lunes, 17 de abril de 2017

Un cumpleaños de Gabriel que no esperaba


Me ha tomado un tiempo escribir este post. No se por qué. Varias veces me senté a escribir y lo dejaba a medias y algunas ni siquiera podia empezar a escribir. 

El 9 de marzo fue cumpleaños de Gabriel, cumplió 11 años. Como todo los años desde que partió decidimos celebrar su día. Juanjo iba a estar de viaje justo ese día pero lo conversamos e igual decidimos que haga algo en la casa con la familia (repito como todos los años).
Así lo hicimos. Les dije a mis papas, mi hermana, mi suegra, mi cuñada que vengan a mi casa para celebrar el cumple de Gabriel (como todos los años).

Antes todos los cumples de Gabriel siempre han sido días alegres, días en los cuales siempre me he sentido bien y siempre desde su primer cumpleaños desde que partió me ha gustado celebrarlo.

Pero este cumple fue diferente. Me sentí mal desde la madrugada, tuve todo el día muchas nauseas, dolor de barriga y de cabeza, a las justas pude hacer las cosas, estuve casi todo el día echada en mi cama sintiéndome fatal, solo quería dormir. Al día siguiente cosa rara o no tan rara se me fueron todos los síntomas.

Me sentí triste de no haber podido disfrutar su cumple como años anteriores, de no haber estado con la familia, de no haberle preparado algo especial como los años anteriores y por eso también me sentí culpable.

Que había pasado? Por que justo ese día me sentí así? 

Como Terapeuta de Duelo y Holistica puedo entender algunas cosas y como mamá de Gabriel otras. Al día siguiente cuando ya me sentía mejor, entendí:

  • Que no siempre las cosas van a suceder como nosotros las planeamos. 
  • Que no porque ya hayan pasado 6 años mi cuerpo no va a reaccionar.
  • Que tenia que hacer una pausa, que mi cuerpo me estaba pidiendo descansar.
  • Que extraño a mi hijo, lo extraño mucho y por más que yo quiera que algunas fechas pasen desapercibidas, tendré que aceptar que el corazón tiene otros planes.
  • Que las nauseas son rechazo, rechazo a una idea o a una experiencia...Que estaba rechazando yo?
  • Que esta bien pedir ayuda. Yo siempre la pido cuando me doy cuenta que sola no voy a poder.
  • Que hay que aceptar que algunos días la tristeza nos va a acompañar y no pasa nada, solo hay que dejarla entrar ya que no se va a quedar ahí para siempre.
  • Que hay que escuchar a nuestro cuerpo y hacerle caso. El cuerpo habla y tiene mensajes importantes para darnos, hay que saber escuchar con atención.
Así que así fue este cumpleaños de Gabriel, muy diferente a los anteriores.

Me costó vivirlo, me costó entenderlo, me costó aceptarlo pero seguiré caminando, seguiré viviendo, seguiré aceptando que habrán mas fechas así.

Con amor,

Uchi

10 comentarios:

  1. Siempre me identifica leerte... yo todavía lucho con las fechas. No logro conectar con ningún festejo familiar ya que Emanuel no está y es algo que me duele en el cuerpo aún... cada vez que viene una de esas fechas, en las que se supone que la familia se reúne (siempre eran en casas esas reuniones) comienzo a pasarla mal, y mientras mas trato de vivirlas con alegría, mas triste me siento... mientras mas trato de sonreir, mas ganas de llorar me agarran. Y solo quisiera que cada uno esté en su casa y sentirme mas tranquila.
    Tengo claro que tengo que seguir, que no quiero relacionar a mi hijo solo con la tristeza... en el día a día lo voy logrando, pero cuando tengo que convivir con situaciones que compartía con él, me cuesta mucho (hablo de cenas con amigos con hijos de su edad, de partidos de basquet, reuniones de la familia, que repito siempre eran en casa).
    En fin, leyendote espero que en algún momento pueda vivir estos momentos con menos dolor y pueda volver a subirme al ritmo de los demás sin sentirme tan afuera de todo.
    Te envío un saludo afectuoso como siempre.

    Silvana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir Silvana, es un camino lento que necesita de mucha paciencia. Te siento segura y con mucha esperanza de querer estar mejor y estoy segura que asi sera. Te mando un fuerte abrazo!

      Eliminar
  2. Nunca olvidare la muerte de gabito... el mismo tiempo q el no está es el mismo tiempo que no está mi mamá. Cierro los ojos y te mando el abrazo q no puedo darte.... victoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Victoria, un fuerte abrazo para ti tambien.

      Eliminar
  3. Te leo y teniendo la gracia de mis hijos vivos(26 y 22) tambien aprendo y reflexiono sobre lo fragil que es la vida. No creas que tus aprendizajes solo les llegan a aquellos que han vivido esa dolorosa experiencia. Nos abdre los ojos a los que no. Nos alerta. Nos sensibiliza. Es muy importante lo que haces y que no lo haces desde el papel de la victima. Sinceramente. Diego Lenis - Cali

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Diego por tus palabras. A valorar la Vida! Un abrazo

      Eliminar
  4. Te entiendo. A veces parece que lo hemos superando bien y de pronto... te sorprendes de ver que en alguna forma aún tienes heridas abiertas. Tal vez no tan grandes ni profundas como antes, pero estás ahí y hay que atenderlas, porque somos carne y espíritu, y necesitamos que ambos estén bien.
    Superar la muerte de un hijo no nos hace poderosas ni super mamás. Sólo nos da una experiencia diferente.
    Me gustan tus escritos, pero éste me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto lo que dices, gracias por leerme y comentar. Un fuerte abrazo

      Eliminar