sábado, 23 de julio de 2016

Tu duelo es tuyo, no dejes que te lo quiten


Casi nunca escucho radio, pero un día de la semana pasada por esas casualidades de la vida, encendí mi auto y estaba en una radio my conocida. Llegue a escuchar el final de una entrevista y escuché que el entrevistador le pedía al psicólogo que había estado entrevistando que les de un consejo a las personas que estaban atravesando un duelo. Lo que este señor contestó me dejó con la boca abierta, él dijo lo siguiente: Bueno lo que les podría decir es que si después de 3 meses siguen llorando y siguen con una pena muy grande lo mejor es que busquen ayuda profesional y medicación. QUE??? no podía creer lo que acababa de escuchar de un supuestamente profesional de la salud. Lo primero que pensé fue: se nota que él no ha perdido un hijo y después pensé, este señor no ha vivido un duelo nunca.
Me dio mucha pena por las personas que estaban escuchando ese programa, definitivamente muchas de ellas en duelo muy reciente por la pérdida de un ser querido y sientiéndose muy tristes y al escuchar lo que este señor decía con la supuesta autoridad que tiene, han debido sentir que estaban por un mal camino y que necesitaban urgente ir a buscar ayuda profesional y medicarse. Que daño tan grande puede haber hecho este "psicologo".

El duelo es la respuesta emocional que vamos a tener ante cualquier pérdida. Nuestro cuerpo, nuestra naturaleza es tan sabia que vamos a entrar en este proceso para poder lidiar, avanzar, aceptar, interiorizar la pérdida que hemos tenido.
El duelo tiene algunas características:
  • Es inevitable, lo vamos a vivir si o si. Podemos aplazarlo? si podemos. Pero en algún momento de nuestra vida va a regresar y va a ser peor. Lo mejor es vivirlo en su momento.
  • No tiene tiempo. Es lo que he aprendido en estos 4 años acompañando a familias en su proceso de duelo. Nos puede durar 3 meses, 8 meses, 5 meses, un año, dos años, toda la vida. Va a depender de lo que nosotros hagamos para salir adelante, de las herramientas que tengamos, de los recursos que dispongamos. El tiempo no sana, somos nosotros quienes nos sanamos a través del tiempo.
  • No es lineal. El duelo es como una montaña rusa. Una montaña rusa de emociones. Muchas veces estamos arriba y otras veces abajo. Al principio las caídas son bien pronunciadas y seguidas y conforme vamos trabajando nuestro duelo éstas son cada vez menos pronunciadas y menos frecuentes.
  • Conlleva sufrimiento. Sí, vamos a sufrir, nos va a doler, vamos a llorar, vamos a sentir rabia, envidia, odio, culpa, ira, una pena muy profunda. Vamos a sentir todo en carne viva, y es normal y esta bien sentirlo porque estamos sanando y para poder sanar nos tiene que doler. Como dijo Alejandro Jodorowsky https://es.wikipedia.org/wiki/Alejandro_Jodorowsky cuando murió su hijo: Va a doler, y va a doler muchísimo pero así es la única forma en que va a sanar.
(Hace un tiempo escribí un post acerca de duelo en donde Jorge Bucay, en su libro "El Camino de las Lágrimas" hace una analogía maravillosa de la herida física con el duelo, acá les dejo el link por si quieren leerlo http://meganeelcielo.blogspot.pe/2015/05/las-etapas-del-duelo-segun-jorge-bucay.html)

Esas características para mi son las mas significativas.
Así que vivamos nuestro duelo, no dejemos que nadie nos diga que ya es momento de dejar de llorar, que nadie nos diga que ya es momento de retomar nuestra vida, que ya es momento de ir a bailar, que ya es momento de escuchar música, que ya es momento de retomar la intimidad con nuestra pareja, que ya es momento de dejar de ir al cementerio tan seguido, que ya es momento de regalar sus cosas, que ya es momento de transformar su cuarto, que ya es momento de salir con los amigos, que ya es momento de dejar de hablar de ellos, que ya es momento de dejar de tener la mirada perdida, que ya es momento de dejar de escribir en facebook cosas de nuestros hijos, que ya es momento de dejar de escribirles a ellos (como si ellos lo fueran a leer), que ya es momento de dejar de ir a ese grupo de ayuda mutua, que ya es momento de salir de viaje, que ya es momento de tener la mirada triste, que ya es momento de dejar de celebrarle el cumpleaños, que ya es momento...

Vivamos nuestro duelo en nuestro tiempo, en nuestra forma, con nuestros recursos, pero si sentimos que necesitamos ayuda ya sea de un médico, de un grupo, de algún amigo, entonces busquemos esa ayuda, no nos aislemos.
Nosotros mejor que nadie sabemos que es lo mejor para nosotros, así que miremos dentro de nosotros y busquemos en nuestro interior las respuestas, ahí están todas, aprendamos a escucharnos, a escuchar nuestro cuerpo, a escuchar nuestra alma.

Y para las personas que están acompañándonos en este camino, por favor déjennos vivir nuestro duelo, déjennos llorar, déjennos encerrarnos en el baño...no nos vamos a hacer daño. Dennos nuestro espacio y nuestro tiempo para vivir nuestro duelo, para poder retomar las riendas de nuestra vida, para poder adaptarnos a esta nueva vida sin este ser tan querido.

Con amor,

Uchi




1 comentario:

  1. Hace un par de dias me pasaron el link de esta pagina y como es la vida no? Mi hijo tambien se llama Gabriel fue una señal de el que llegue aqui. Primero decirte gracias como mamá de un angel no hay mejor ayuda que poder leer y conpartir los mismos sentimientos que solo una mujer que ha pasado por esto puede entender.
    Tienes mucha razon sobre el duelo mi Gabriel partio hace 4 meses y medio y me duele como 3l primer dia o mas quizas, la pase al principio muy mal doctores medicamento mi mundo se vino abajo mis ilusiones todo pero fui yo quien en nombre de mi hijo dijo basta se que Gabriel no quiere verme asi y por el estoy ahora aqui luchando por ser mejor persona ser mejor hija amiga ser mejor en todo. Mi vida sigue salgo tengo amigos lo voy a visitar cada dia que puedo hago muchas cosas comparto con mi familia estudio y sigo adelante pero eso no significa que no llore que no me duela que no me encierre en mi cuarto llorando por su ausencia m3 duele no tenerlo y lloro y grito de impotencia por no poder tenerlo y seguire llorando toda mi vida pero lo mejor viene cusndo dejo de llorar m3 veo en el espejo y veo a mi hijo, respiro me seco las lagrimas y sonrio xk cada vez que lloro me lleno de energia con ganas de comerme el mundo y hacer mil cosas quw llenen de orgullo a Gabriel.
    El duelo en cada persona en distinto que no nos digan como debemos llevarlo si nos quieren ayudar respeten nuestro espacio si necesitamos ayuda debemos buscarla pero no nos dejamos vencer que el perder a un hijo no es para derrumbarnos sino para luchar por ser mejor.
    Saludos

    ResponderEliminar