lunes, 8 de febrero de 2016

Pérdidas Secundarias


Cuando se nos muere alguien que amamos no solo vamos vivir el duelo por esa persona que se fue sino por todo lo que esa persona significa para nosotros y todo lo que esa persona se llevó con ella.
Y cuando es un hijo el que muere pues lo que perdemos es una lista interminable de cosas que perdemos con él/ella y estas son las llamadas perdidas secundarias...perdidas que no le damos mucha importancia ya que estamos obviamente dolidos enormemente por la partida de nuestro hijo/a, entonces como podemos ocuparnos de las otras perdidas que trae consigo la muerte de nuestro hijo/a?

Claro no le damos importancia a estas otras perdidas pero sin darnos cuenta estas pérdidas suman mucho a nuestro duelo, a nuestro dolor, a nuestra pena. Tenemos en algún momento que darnos un tiempo para vivir el duelo por estas pérdidas, darles cabida en nuestra vida, en nuestro proceso para no seguir arrastrándolas con nosotros.

Y cuales son estas pérdidas secundarias? Acá algunos ejemplos:
  • Tal vez con la muerte de nuestro hijo/a tuvimos que mudarnos. Entonces también estamos perdiendo nuestra casa nuestro barrio, todo lo que significaba vivir ahí, dejamos también los recuerdos vividos en esa casa, los amigos que hicimos.
  • Perdemos los sueños que teníamos con este hijo/a, perdemos las expectativas, perdemos lo que hubiésemos querido para ese hijo/a.
  • Perdemos todos los momentos que hubiesen podido ser vividos.
  • Perdemos una parte de nosotros.
  • No perdemos nosotros por un tiempo.
  • Perdemos una parte de nuestra familia.
  • Perdemos nuestra rutina.
  • Perdemos por un tiempo las ganas de vivir, la alegría, la esperanza, la fe, el sentido.
Podría continuar con la lista pero prefiero no hacerlo ya que como dije al inicio la lista puede ser interminable.

Si, perdemos no solo a nuestro hijo/a sino también perdemos cosas muy importantes para nosotros, cosas que quizá no le damos importancia porque lo más importante para nosotros es nuestro hijo/a pero sugiero darnos un tiempo, un espacio cuando sea el momento adecuado para cada uno de nosotros para darnos cuenta cuales son estas pérdidas secundarias y cómo están afectando nuestra vida, nuestro duelo, nuestro proceso.
Hacer una lista de estas pérdidas secundarias nos pueden ayudar a tomar conciencia de cuales son y a poder tomar acción para poder recuperarnos y seguir adelante con la esperanza y la alegría que antes teníamos.
Claro nunca será igual pero podemos empezar de cero y crear nuevos recuerdos.

La tragedia nos da la oportunidad de reconstruir y si se puede!

Con amor y aun reconstruyendo,

Uchi 


0 comentarios:

Publicar un comentario