martes, 27 de enero de 2015

Yo soy yo...tu eres tu


Hay algo que todos deberíamos hacer y es respetarnos.

Respetar el proceso de duelo, respetar nuestras formas, nuestro tiempo, nuestras creencias.

Hay que saber entender que lo que me hizo bien a mi no necesariamente le va a hacer bien a la otra persona.
Todos somos distintos y así como somos distintos vamos a vivir nuestro duelo de forma única y personal. 
A nuestro tiempo, con nuestros pensamientos, con nuestras propias elecciones, con nuestras propias creencias. Si esta bien o mal? Es que no hay bien ni mal en el duelo. No hay una regla, no hay una ley, hay nuestra ley, nuestra regla.

Aprendamos también a ser tolerantes con el otro. Aprendamos a no juzgar. Nadie sabe lo de nadie. No sabemos como esta persona vive su proceso internamente, que dolores tienes, que sufrimientos tiene, que historias no cerradas tiene. Todos libramos nuestras propias batallas y ninguno de nosotros tiene porqué señalar al otro.

Cada uno vive su duelo como lo tiene que vivir, cada uno tiene distintas herramientas, porque cada uno de nosotros es un mundo irrepetible.

Respetemos, respetemos a los demás, respetemos su proceso, respetemos sus formas, respetemos sus tiempos, respetemos sus creencias.

Vivamos en paz! 

Con amor,

Uchi 

sábado, 10 de enero de 2015

Mi hijo vivió lo que tenia que vivir!


Por que tenemos la costumbre de querer aquello que no tenemos? De pensar en todo aquello que nunca podremos tener en vez de enfocarnos en aquello que si tenemos, en aquello que si tuvimos?

Cuando Gabriel murió por bastante tiempo pensaba en todo aquello que mi chiquito no vivió y que yo no viviría con el. Como el ir al colegio, el que vaya a la universidad, el que se enamore, se case, tenga hijos, etc. 
Pensaba mucho en eso y me dolía mucho. 

Nuestros hijos son nuestras mayores ilusiones, tenemos para ellos sueños, proyectos, una vida hasta los 100 años y con su muerte se llevaron todo eso y con que nos quedamos? Con lo que nunca fue, con lo que nunca será y no hay cosa peor que extrañar aquello que nunca sucedió.
Como bien lo dice el maestro de maestros Joaquín Sabina "no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió"

Pero no solo me pasa a mi.
Son muchos los papas que en Thaniyay nos dicen esto. 
Nunca veré que mi hijo/hija vaya a la universidad, no podré llevarla al altar, no tendré nietos de ese hijo/a, tenía tanto por vivir, se fue en sus mejores años. Y si bien es cierto por que tenemos que pensar en eso? Por qué concentrarnos en lo que nunca será? Por qué mejor no pensamos en todo lo que tuvimos? En todos los años, días, horas, semanas, meses maravillosos que pasamos con ellos? Por qué no pensamos en todo lo que hicieron? En todo lo que lograron?

Gabriel se fue de 4 años porque eso era lo que él necesitaba para cumplir aquello que vino a hacer, no necesitó mas, solo 4 años y su vida lo puedo decir hoy fue PLENA! Su vida fue totalmente plena y vivió todo lo que tenía que vivir porque eso era lo que el necesitaba.
Bendito mi hijo que logró en 4 años lo que muchas personas logran a los 90. Que alma mas evolucionada, avanzada, brillante, iluminada para haber vivido una vida plena a los 4 años. 

Así que con eso me quedo yo! 

Me quedo con sus 4 años, 9 meses, 21 días vividos al máximo, vividos plenamente.

Mi hijo vivió lo que necesitaba vivir, ni un día más ni un día menos!!!

Uchi