viernes, 26 de septiembre de 2014

Es el primer año el mas difícil?


Recuerdo mi primer año sin Gabriel. Gabriel partió un 29 de diciembre así que lo primero que viví sin Gabriel (sin contar todos los días sino hablando de fechas especiales e importantes) fue año nuevo. El 31 de diciembre nosotros estábamos saliendo de la casa de mis papas con Gabriel para ir al crematorio. Recuerdo que en el camino al cementerio pensaba que paradogica es la vida, yo y mi familia viviendo una tristeza tan grande y el mundo preparándose para la mayor fiesta del año.
Recuerdo también haber entrado al facebook en algún momento del día y ver los post y fotos de las personas todas felices, preparándose para el año nuevo y ahí me di cuenta que el mundo sigue girando y las personas siguen con su vida y yo también tenia que seguir.

Luego vino el santo de Gabriel, 9 de marzo, habían pasado 2 meses de su partida. En ese santo hubiese cumplido 5 añitos. Que hacer???? No quería vivir ese día, no me parecía justo, se supone que debía estar con mi hijo en su cumpleaños. Así que decidí hacer algo diferente ese día y con mi esposo decidimos bautizar a Leia que tenia 3 meses. Fue un día lindo, el Padre en el bautizo habló muy bonito y menciono la presencia de Gabriel. Estuvimos contentos por Leia y también por Gabriel porque sabíamos que el estaba con nosotros y estaba bendiciendo a su hermanita.

Luego vino el día de la madre...fui a Jardines de la Paz a ponerle flores a Gabriel y recuerdo haber pensado una vez mas que injusto! Por que tengo que ponerle flores a mi hijo en un cementerio? Lo pasé tranquila, en familia. No contesté llamadas y no quería que nadie me diga feliz día...feliz? Para mi no era completamente feliz porque me faltaba un hijo para apachurrar.
Luego el santo de Cristobal...tenia que estar bien y feliz por el y no me costó, de verdad estaba feliz y bien por mi hijo, quería celebrarlo, me hacia falta Gabriel pero ya estaba empezando a sentirlo dentro mio.

Luego mi santo...quise hacer algo distinto. Fui con mi familia a ver al señor de los Milagros (acá el post donde hablo acerca de esta linda experiencia http://meganeelcielo.blogspot.com/2011/11/gracias-senor-de-los-milagros.html ) y luego almorzamos en mi casa, en la noche estuve con algunos amigos. La pasé bien, acompañada, recordando con melancolía mi ultimo cumpleaños que fue el único que tuve a mis tres hijos conmigo, claro Leia estaba en mi panza pero estaban los 3 conmigo. Y ese ultimo santo me tomé esta foto con los tres sin pensar en que iba a atesorar esta foto un año después.


Luego vino el santo de Juanjo, el santo de Leia...todos con una tristeza difícil de ocultar, extrañando mucho a Gabriel, tratando de entender el por que de las cosas.

Navidad...que fuerte...decidimos con mi esposo no pensar en que íbamos a hacer. Ese año no hubo árbol ni nacimiento en la casa, lo hablamos con Cristobal y el entendió (pero que feliz estuvo la siguiente navidad cuando si hubo árbol)


El mismo 24 decidimos que hacer y decidimos pasarlo en familia, pero también ahí mismo a las 10 de la noche decidimos irnos antes de las 12 y así lo hicimos. Nadie nos dijo nada, nadie nos miró mal...no nos sentimos mal. No queríamos darnos cuenta que ya eran las doce y no queríamos recibir abrazos de feliz navidad. Hicimos lo que sentimos y lo que quisimos. Llegamos a la casa y acostamos a los niños y pasamos las 12 dormidos en Paz! Al día siguiente si les deseamos Feliz Navidad a nuestros hijos y sabíamos que Gabriel estaba ahí con nosotros.

Yo siempre he hecho lo que he querido, claro dentro de los limites. Me he caracterizado y hasta ahora creo de tener un carácter fuerte y de luchar por lo que quiero y por lo que me parece justo.
Y esto no cambió en mi duelo.
Algo que me ayudó mucho en mi primer año sin Gabriel fue el hacer lo que sentía y lo que quería sin importarme que pensara el resto.

Me ayudó el vivir un día a la vez, el no hacer planes mas allá de los siguientes 10 minutos ya que no sabia como me iba a sentir. 
En ese primer año, me escuché, me comprendí, me conocí mucho mas, me quise mucho mas, aprendí a tenerme paciencia, a respetar mis tiempos, a no compararme con el resto, a valorizar mis sentimientos, a reconocerlos. Aprendí que no estaba sola que habían muchas personas como yo. Aprendí a darle valor al tiempo, aprendí a no juzgar a no minimizar los comentarios de las personas que no habían pasado por esto. Aprendí el verdadero significado de la palabra Paciencia y de la palabra Esperanza.

Fue un año difícil? Hoy 3 años y medio después no se si lo llamaría difícil, prefiero llamarlo un año desafiante, un año aleccionador, un año de introspección, un año de conocimiento...un año que definió un poco mas quien soy y hacia voy.

Con amor,

Ursula

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Hay que soltar


Todos tenemos miedo, ya sean miedos reales o irreales, miedos que nos han impuesto o que nosotros mismos hemos creado.

A partir de la muerte mi hijo por tu lado dejé de tener miedo pero por otro ahora el miedo más grande que tengo es que me vuelva a pasar. 
Antes que Gabriel parta, el que uno de mis hijos muera me parecería algo súper lejano, no era real, eso no pasaba, eso no me iba a pasar....pero me pasó, la peor pesadilla que tenemos los padres se hizo realidad para mi, esa pesadilla a la cual todos los padres huimos, yo la tuve que vivir despierta, entonces...ahora que ya lo viví, que viví aquello que se supone no pasa...quien me dice que no me puede volver a pasar? 
Yo sé no hay garantías, ni para mi ni para nadie, tengo miedo, si, si lo tengo, no quiero volver a vivir lo que viví, pero puedo vivir con esta angustia y miedo? Si puedo, quiero? No, no quiero.

No podemos dejar que el miedo nos domine, que nos maneje, que nos haga suyo, no podemos dejar de vivir por temor, no podemos evitar que nuestros hijos vivan, no podemos transmitirles nuestros miedos a ellos.

Tenemos que aprender a soltar, a dejar ir, a abrir las manos y dejar de retener lo que no tiene que ser retenido...no podemos controlar nada, sólo nos queda confiar en que todo es perfecto, en que todo llega cuando tiene que llegar y todo se va cuando se tiene que ir.

Ursula

martes, 16 de septiembre de 2014

El duelo no es una enfermedad



Por qué nos es tan difícil conectarnos con el dolor?

No estamos acostumbrados a sentir dolor, ni físico, ni espiritual...nuestra generación es la generación del placer...algo te incómoda, te duele entonces te medicas, haces lo que sea por evitar ese momento de dolor y/o sufrimiento....por qué???
Le tenemos miedo al dolor, huimos del dolor, lo evitamos a toda costa, no lo queremos, no queremos sentirlo, no queremos experimentarlo.
Si tan sólo dejáramos que el dolor nos enseñe, si tan sólo dejáramos que entre y que nos muestre lo que tiene por mostrar.

El otro día estuve en un velorio acompañando a una persona muy querida.
En un momento ella se quiebra, lo cual es completamente natural, acaba de perder a su pareja, obvio que tiene que quebrarse, obvio que tiene que llorar pero no, las personas no están acostumbradas a eso, las personas no quieren que sufra, que se conecte, que sienta, entonces que hacen? Te ofrecen con la mejor intención una pastillita, una pastillita nada mágica. Esa pastillita no hará desaparecer el dolor, esa pastillita no hará que aceptes la partida de tu ser querido más rápido, no hará que dejes de llorar, lo único que hará es desconectarte por un momento sólo por un momento de la realidad que esta viviendo, anestesiará por un momento tu mente y tu corazón pero no retrocederá el tiempo, no hará que esa persona querida despierte. Y cuando el efecto de la pastillita pase (porque no dura para siempre) te conectarás de una manera más dura con la realidad, te caerás de cara al piso y el dolor será aún más grande.

Hay algo que tenemos que entender EL DUELO NO ES UNA ENFERMEDAD! El duelo no requiere medicación, no en un duelo normal y saludable. Como en todo hay excepciones y hay duelos crónicos en los cuales la medicación es recomendada y aceptada.

No le tengamos miedo a conectarnos con el dolor y dejar que no enseñe, el dolor puede ser un gran maestro pero sólo si lo permitimos.

Ursula

lunes, 8 de septiembre de 2014

Todo es perfecto!



Después de lo que he vivido estos dos días no puedo dejar de preguntarme...nuestra fe tiene un limite?
Dos muertes cercanas, dos personas jóvenes...tanto dolor y sufrimiento a su alrededor...hasta donde puede una persona sufrir? es que acaso hay un limite para el sufrimiento también?

Sí, a raíz de la muerte de Gabriel he comprendido, entendido, interiorizado muchas cosas, he tratado de entender con lo mas profundo de mi alma y dejar de lado mi limitada mente, lo he conseguido en algunas cosas pero cuando sucede esto, cuando ves que nada tiene sentido, que una persona puede sufrir una y otra vez es ahí cuando vuelvo a preguntarme todo de nuevo, cuando vuelvo al día uno en donde no comprendía nada pero luego entiendo o por lo menos lo intento de ver mas allá de lo evidente.

Trato de ver que todo es perfecto, que no hay errores en esta vida, que nuestro plan de vida es ideal y que se van acomodando las piezas de nuestro rompecabezas poco a poco.

Hay misterios en la vida que nunca entenderemos, hay misterios en la muerte que no podemos ni siquiera intentar comprenderlos, hay misterios que van mas allá de lo que nuestros ojos humanos pueden ver.

Estoy segura que esto que ha pasado, que estas dos muertes no son errores (ninguna muerte lo es), el universo es muy sabio.

Una de las muertes, comprendo la misión de esa persona, lo que vino a hacer y lo que le faltaba por hacer para poder partir, lo hizo y regresó a casa.
Por es mas difícil tratar de comprender la otra muerte...pero estoy segura que esta gran madre tiene un propósito y una misión enorme en esta vida...estoy segura va a haber mucho aprendizaje alrededor de ella, todos los que la rodean y conocen tienen mucho que aprender, valorar, amar...ella va a ayudar a muchas personas a despertar, a abrir los ojos...

Todo lo que nos pasa en la vida es para que aprendamos, para que sanemos, para que evolucionemos y a veces el plan es tan grande y perfecto que lo que le sucede a una familia tiene un efecto no solo en esa familia sino en muchas mas.
Todo lo que se va a lograr a partir de esta muerte van a ser cosas inimaginables, increíbles y con una bendición eterna.

Yo lo veo así porque es la única manera en que puedo intentar comprender tanto dolor.

Una vez mas...la muerte nos abre a la vida!

domingo, 7 de septiembre de 2014

Una vez más


Una vez más me sorprende la muerte.
Una vez más nos pone al límite, nos hace ver nuestra vulnerabilidad, nuestra mortalidad, nos hace ver que no podemos controlar todo mucho menos cuando vamos a partir.

Una vez más la muerte nos enseña a amar la vida, a vivir el presente, a vivir sólo por hoy todos los días , a decir hoy: te quiero, te amo, te extraño, te admiro...una vez más nos enfrenta con su maravilloso misterio, ese misterio que nos envuelve, nos alucina, nos engaña (muchas veces), nos sorprende.
Nos hace sentirnos ignorantes, humanos, nos hace intentar responder sus preguntas, esas preguntas que sabemos no tienen respuestas y si las tiene no las vamos a encontrar con nuestra mente humana y limitada.

Una vez más nos hace mirarnos a nosotros mismos, nos hace mirar muy dentro de nosotros y preguntarnos si estamos haciendo bien las cosas, si estamos realmente viviendo o simplemente sobreviviendo, si estamos amando con locura, si estamos abriendo nuestro corazón y nuestra mente a los demás y a nosotros mismos.
Nos hace cuestionar nuestras creencias, nuestras vivencias.
Nos para frente al abismo de nuestra vida, nos hace maldecir a la vida, al destino, al dolor pero al mismo tiempo también nos hace abrazar la vida, respirarla, amarla, sentirla...la muerte nos hace sentir más vivos que nunca.

Por qué se van los buenos? Porque son los afortunados, son los que ya cumplieron con lo que vinieron a hacer, dejaron sus lazos de amor tejidos entre las personas que tocaron su vida, porque ya están en paz, en armonía, alcanzaron la máxima luminosidad y regresaron a casa si justamente eso regresaron a casa.

Gracias por iluminar las vidas de las personas que te conocieron, en especial la vida de esas tres mujeres a las cuales les dejaste más de lo que te puedes imaginar, endulzaste sus vidas y las hiciste felices, gracias por quedarte hasta que lo cumpliste.

Que tu luz brille por siempre Sandro! 

Ursula

viernes, 5 de septiembre de 2014

Amar es dejar ir



Somos egoístas, no creo que no haya nadie que pueda decir que nunca en su vida ha sido egoísta o ha pensando egoístamente.
Muchas veces pensamos en nosotros primero, en nuestro bienestar...somos nosotros quienes no queremos sufrir, no queremos sentir dolor, no queremos tener que pasar por el largo y triste camino de la separación y para evitar eso muchas veces hacemos cosas sin realmente pensarlas, las hacemos por instinto, por miedo, pensamos que las hacemos por amor y quizá si quizá, quizá en el fondo el amor si esta presente pero si miramos un poquito más adentro esta nuestro egoísmo.

Cuando Gabriel salió de sala de operaciones y estuvo en cuidados intensivos no sabíamos cuanto tiempo iba a estar en coma, no sabíamos si iba a despertar algún día y si despertaba no sabíamos si iba a ser el mismo Gabriel...el golpe en su cabecita fue muy muy fuerte y lo más probable es que si el hubiese sobrevivido no hubiese sido mi Gabriel.
Tal vez hubiese estado muchos años conectado a una máquina, tal vez no hubiese podido caminar, tal vez hubiese tenido que estar echado en su cama de por vida....tal vez, tal vez, tal vez.

Muchas cosas que en su momento no las sabía, no sabía lo que iba a pasar con mi hijo pero si hubo algo que supe desde el instante en que entré a verlo a cuidados intensivos y fue que de ninguna manera iba a ser yo quien retenga a mi hijo en esta vida, que de ninguna manera iba a alargar su vida artificialmente sólo porque yo no podía soportar el dolor de su partida...no importa como lo tenga lo único que importa es que se quede conmigo....muchas veces he escuchado eso y yo Ursula no estoy de acuerdo.

Yo quería y quiero para mi hijo lo mejor, quería que este bien, quería que sea libre, que este feliz, que no este conectado a una máquina, no quería verlo así, dormidito sin poder moverse, sin poder hablar, NO! Ese no era mi hijo!
A pesar del gran dolor que significó despedirme de mi hijo, a pesar del gran dolor que significa vivir sin mi hijo, en ese momento pensé en el y no en mi. Le dije que se vaya en paz que mami iba a estar bien, que no se preocupe por mi, sólo le pedí que me de fuerzas para soportar su partida y ni bien terminé de decir eso, Gabriel se fue.

Si, dejé mi lado mi egoísmo, dejé mi lado mis necesidades, deje de lado lo que yo quería para pensar en mi hijo y en lo que el necesitaba, mi amor de madre va más allá de mi egoísmo....amo tanto a mi hijo que lo dejé partir en PAZ! Así de grande es mi amor por el.

Ursula

lunes, 1 de septiembre de 2014

Hoy te digo que te quiero!


El otro día falleció un amigo de mi papá y el me contaba acerca de como a raíz de su muerte habían empezado una serie de correos entre los amigos hablando maravillas de él (no hay muerto malo)...a lo que mi papá me decía: por qué somos así los seres humanos? por qué tenemos que esperar a que la persona muera para decirle todo lo que pensamos de esa persona? por qué en vida no podemos decirle que la queremos, que la admiramos? por qué???
Estuvimos hablando de eso un rato y él hasta ha pensado hacer algo al respecto con su grupo de amigos lo cual me parece super.

Luego me puse a pensar en eso cuando estaba sola y es verdad. 
Casi nunca le decimos a las personas lo que pensamos de ellas, esperamos que se mueran para publicar en facebook cuánto las amábamos, cuánto los admirábamos, cuánto los extrañamos y encima lo ponemos en facebook como si facebook fuera un medio directo al cielo donde las personas que ya no están lo pueden leer y ver...que equivocados estamos.

No voy a juzgar, ni criticar.
Yo he pasado por la experiencia de haber visto morir a mi hijo y me he quedado en paz y con una tranquilidad inmensa de saber que en vida le dije a mi chiquito todo lo que pensaba de él, le dije todo lo que me amaba, le dije como lo admiraba, le dije todo lo que debí decirle como si muy dentro de mi corazón yo hubiese sabido que se iba a ir pronto.

No esperemos que esa persona a quien amamos, a quien admiramos se vaya para recién darnos cuenta lo que significa para nosotros...no esperemos que se muera para publicar en facebook cuanto la amamos y extrañamos...hagamoslo hoy! Hoy digamosle a esa persona que la queremos, hoy digamosle que admiramos de el o de ella...HAGAMOSLO HOY! no mañana, HOY!

Ursula