martes, 12 de agosto de 2014

Amemos nuestra vida!



Estaba el otro día con un grupo de amigas conversando de todo y de nada. En un momento una de ellas me pregunta como estoy...pero no era el como estoy diario era el como estoy profundo, ese como estoy que se refería a Gabriel. Me quedé pensando un segundo y le contesté: estoy bien! A pesar de todo puedo decir que estoy muy bien. Hubo un breve silencio que me pareció eterno y luego una de las dijo: que fuerte todo lo que has vivido, no quisiera ser tu.
No quisiera ser yo, ella no quiere ser yo...me quedé un momento en silencio y en ese momento pensé muchas cosas:

Sí, yo y todos los padres que hemos perdido un hijo representamos para los demás padres la peor pesadilla. Representamos la fragilidad de la vida, nuestra vulnerabilidad, res presentamos la mortalidad de nuestros hijos, aquellos que se supone no mueren. Nosotros caminamos con los zapatos que nadie quiere ponerse pero saben que? A pesar de todo, a pesar del dolor, a pesar del sufrimiento y la pena, a pesar de lo terrible que fue tener que despedirme de mi hijo, de lo terrible que es tener que vivir sin él a mi lado, yo AMO MI VIDA! Y no la cambiaría por la vida de nadie. 
Así como esa persona no quisiera ser yo, yo no quiero ser ella.
Soy feliz siendo yo y viviendo mi vida.
He aprendido a amar mi vida con sus dolores y con sus ausencias, con sus tristezas y sus caídas.

Aprendamos a amar nuestra vida, nuestro entorno,nuestra familia. Aprendamos a agradecer el ser nosotros, el estar vivos, el poder disfrutar de aquellos a quienes tenemos con nosotros, a agradecer el estar viviendo esta nuestra vida.
Cada uno de nosotros es un ser único y especial, nadie es como nosotros. Somos especiales, importantes, únicos así como somos y así única es nuestra vida también.

Amemos esta nuestra vida, no nos comparemos con nadie, no envidiemos a nadie. 

De alguna extraña manera somos nosotros afortunados...nosotros vemos ya la vida sin la venda en los ojos, vemos la vida tal y como es y vemos lo que realmente importa. Vemos la Luz que hay detrás de todo lo que sucede. Sabemos apreciar cada segundo, cada minuto, cada hora, sabemos valorar aquel abrazo, aquel beso, aquella caricia. Vivimos el día a día abrazando cada instante y atesorandolo en nuestro corazón, porque nosotros conocemos la fragilidad de la vida, porque nosotros hemos visto a la muerte y así viéndola hemos podido ser capaces de apreciar la vida!

Con cariño,

Ursula

2 comentarios:

  1. Eres extraordinaria y unica! dios te bendiga y declaro que lo mejor esta por venir!.

    ResponderEliminar
  2. Es la verdad Ursula todo lo q dices tiene sentido a mi me pasa lo mismo muchas personas me paran y me dicen q fuerte q eres yo no quisiera estar en tus zapatos,y siento tanta indignacion y verguenza ajena por la burrada q sale de cada boca.....y si es verdad cada ser humano es distinto y unico,no saben lo q dicen no pueden opinar lo q no han vivido...ab
    razos...

    ResponderEliminar