lunes, 25 de agosto de 2014

Humanicemos la Salud!



"SI PUEDO CURAR, CURO. SI NO PUEDO CURAR, ALIVIO. SI NO PUEDO ALIVIAR, CONSUELO"

Donde esta nuestra compasión? Nuestro respeto? Nuestro amor? Nuestro cuidado? Nuestra responsabilidad? Nuestra humanidad?

Nosotros no somos un número, un apellido, una persona más en una lista de pacientes para ser atendida. No somos un enfermo, ni una enfermedad, no somos un contagio, no somos una úlcera, una hemorragia, un corte, un cáncer, un dolor de cabeza o de barriga, no somos una enfermedad terminal, no somos un diagnóstico, no somos esa palabra que nadie quiere decir...somos mucho más que eso que nos aqueja...SOMOS SERES HUMANOS!
Y así debemos ser tratados, como seres humanos con sentimientos, con emociones. Debemos ser tratados con amor, con cuidado, con paciencia, con tolerancia.

Tomemos conciencia! 

Para la persona que atiende somos uno más en su larga lista de cosas por hacer, es un número de camilla o de cuarto, pero no para los familiares. Para ellos, ella es la persona más importante, para ellos no es un apellido, ni un número, no es un cáncer, ni un golpe, ni un desmayo, ni un dolor...para ellos sus familiares es mamá, es papá, es su hijo, es su abuelito, su abuelita, su tío, su prima...es família!

Entonces de parte del cuidador...donde esta la empatía? El amor? El cuidado? La paciencia? El respeto? LA HUMANIDAD????

La vida da muchas vueltas...tratemos a los demás como quisiéramos que nos traten a nosotros o a ún familiar nuestro....algún día podríamos estar en ese lugar donde no queremos y nos pueden tratar como algún día nosotros lo hicimos.

La base de todo es el AMOR!

Ursula

lunes, 18 de agosto de 2014

Nosotros si sabemos


Hay algo que siempre se dice en Thaniyay y es que ahí es el único lugar donde podemos decir lo que queramos, que podemos llorar, reír, recordar y que somos los únicos que nos entendemos.

Muchas veces nosotros nos discriminamos, muchas veces nosotros nos aislamos y no queremos compartir con nadie sólo con los que han pasado por lo mismo que nosotros....pero por que lo hacemos???

Porque la verdad somos los únicos que nos entendemos. 

Hoy estuve hablando con una mama que asiste a Thaniyay y me contaba que fue con su esposo a hablar con un padre y que no sólo no los ayudó sino que los hizo sentirse muy mal, más a el que a ella. Les dijo cosas que no se les puede decir a unos padres que acaban de perder un hijo.....pero claro...el como podría saberlo???

Nosotros si sabemos que decir y que no decir....sabemos las palabras correctas para ser dichas en el momento correcto...sabemos en que momento dar un abrazo o en que momento sólo dar una palmada en la espalda...sabemos acompañar en silencio sin hacer de ese silencio algo incómodo...sabemos qué da consuelo y que no.
Podemos decir: yo te entiendo, te acompaño, sé lo que estas sintiendo, sé que como duele y lo decimos de corazón porque nosotros una vez estuvimos ahí, en ese momento, en ese lugar.

No desmerezco la ayuda de los demás, ni sus palabras, ni sus abrazos, ni sus oraciones...pero el estar entre nosotros, el hablar el mismo idioma, el entendernos sin tener la necesidad de hablar, el entendernos tan sólo con la mirada no tiene precio y poco a poco nos vamos ayudando, nos vamos sanando, vamos saliendo y ahí estamos todos sosteniéndonos unos a otros, unidos por el amor a nuestros hijos.

Ursula 

martes, 12 de agosto de 2014

Amemos nuestra vida!



Estaba el otro día con un grupo de amigas conversando de todo y de nada. En un momento una de ellas me pregunta como estoy...pero no era el como estoy diario era el como estoy profundo, ese como estoy que se refería a Gabriel. Me quedé pensando un segundo y le contesté: estoy bien! A pesar de todo puedo decir que estoy muy bien. Hubo un breve silencio que me pareció eterno y luego una de las dijo: que fuerte todo lo que has vivido, no quisiera ser tu.
No quisiera ser yo, ella no quiere ser yo...me quedé un momento en silencio y en ese momento pensé muchas cosas:

Sí, yo y todos los padres que hemos perdido un hijo representamos para los demás padres la peor pesadilla. Representamos la fragilidad de la vida, nuestra vulnerabilidad, res presentamos la mortalidad de nuestros hijos, aquellos que se supone no mueren. Nosotros caminamos con los zapatos que nadie quiere ponerse pero saben que? A pesar de todo, a pesar del dolor, a pesar del sufrimiento y la pena, a pesar de lo terrible que fue tener que despedirme de mi hijo, de lo terrible que es tener que vivir sin él a mi lado, yo AMO MI VIDA! Y no la cambiaría por la vida de nadie. 
Así como esa persona no quisiera ser yo, yo no quiero ser ella.
Soy feliz siendo yo y viviendo mi vida.
He aprendido a amar mi vida con sus dolores y con sus ausencias, con sus tristezas y sus caídas.

Aprendamos a amar nuestra vida, nuestro entorno,nuestra familia. Aprendamos a agradecer el ser nosotros, el estar vivos, el poder disfrutar de aquellos a quienes tenemos con nosotros, a agradecer el estar viviendo esta nuestra vida.
Cada uno de nosotros es un ser único y especial, nadie es como nosotros. Somos especiales, importantes, únicos así como somos y así única es nuestra vida también.

Amemos esta nuestra vida, no nos comparemos con nadie, no envidiemos a nadie. 

De alguna extraña manera somos nosotros afortunados...nosotros vemos ya la vida sin la venda en los ojos, vemos la vida tal y como es y vemos lo que realmente importa. Vemos la Luz que hay detrás de todo lo que sucede. Sabemos apreciar cada segundo, cada minuto, cada hora, sabemos valorar aquel abrazo, aquel beso, aquella caricia. Vivimos el día a día abrazando cada instante y atesorandolo en nuestro corazón, porque nosotros conocemos la fragilidad de la vida, porque nosotros hemos visto a la muerte y así viéndola hemos podido ser capaces de apreciar la vida!

Con cariño,

Ursula

lunes, 4 de agosto de 2014

Nos iluminas con tu Luz!


Es increíble como ha cambiado mi relación con Gabriel desde que el partió y no hablo solo de la separación física.

Cuando Gabriel estaba acá conmigo dependía totalmente de mi.
Él partió cuando tenia 4 añitos, su mundo era yo y su familia. Me necesitaba para bañarse, para ir al baño, para que le sirva su comida, ya comía solo pero le encantaba que yo le de de comer. Era muy independiente en algunas cosas pero era un niñito todavía y moría por mi y por estar conmigo.
Nosotros su familia eramos su centro, su mundo...eramos quienes le dábamos seguridad y amor. Él con nosotros se sentía seguro y amado.

El otro día me puse a pensar en eso y me di cuenta que ahora soy yo la que necesita de él. Soy yo la que le pide seguridad y amor, soy yo la que ahora se siente segura y amada teniéndolo a él en el cielo. No es que antes no me haya sentido así pero es diferente saber que de alguna extraña manera es ahora él quien nos cuida y protege.

Gabriel partió de 4 años pero sin embargo para mi él ya no tiene esa edad, para mi él ahora es un alma sabia y evolucionada, maestra, divina...un alma que ahora vela por nosotros enviándonos su Luz y Amor.

La foto que comparto hoy de Gabriel, me encanta. Creo que tenia 2 años. Me encanta como la Luz ilumina su carita de felicidad, esa Luz divina que hoy lo ilumina y que es parte y siempre fue parte de él. Esa Luz que hoy el comparte con nosotros y nos la envía para darnos calor en las noches frías y tristes, para iluminar nuestros momentos de oscuridad, para señalarnos el camino que debemos seguir...para compartir su Luz con los demás.

Ursula