domingo, 15 de junio de 2014

Para ustedes....papás!


"Acá en Thaniyay es el único lugar donde puedo llorar sin que me juzguen"

"Tengo que ser fuerte por mi familia"

"Cuando estoy en el micro o manejando lloro"

"Generalmente lloro en la ducha, nadie me ve, nadie me escucha"

"Todos creen que por ser hombre no puedo llorar, ni expresar mi pena"

"La veo tan mal a mi esposa que yo no puedo darme el lujo de estar mal ni triste"

"A mi esposa le dieron el tiempo que ella quisiera tomarse en el trabajo, yo tuve que regresar a los dos días de la partida de mi hijo"

"Yo tuve que hacer todos los trámites en la morgue, en el cementerio porque mi esposa estaba destrozada y yo también pero por yo ser el hombre tenía que ser fuerte y hacerlo"

"Estoy destrozado...mi vida se fue con mi hijo"

"Nunca podré llevar a mi hija al altar"

"Nunca sabré si mi hijo se hubiese parecido a mi a los 35 años"

"Me refugié en el alcohol, porque salía por un momento de la realidad, pero luego regresaba y era peor"

"Me refugié en el trabajo...no quería regresar a la casa porque me mataba llegar y ver a mi esposa llorando echada en su cama"

Estas son algunas de las muchas frases que los papas nos dicen en Thaniyay...cada vez que los escucho y ahora que las escribía se me parte el corazón.

La sociedad cree que el papá no sufre tanto como la mamá.

Nosotros llevamos a nuestros hijos en el vientre por 9 meses pero eso no nos da el derecho de pensar que nuestro amor y nuestra pena es más grande que la de ellos.
Tal vez no los veamos llorar como nosotras, gritar como nosotras, expresar su pena como nosotras pero sí que la sienten! Han perdido un hijo ellos también, esa personita amada...he visto a muchísimos padres llorar como niños porque extrañan a sus hijos y no saben que hacer...tienen que ser fuertes dicen....y yo me pregunto: de verdad? De verdad tienen que ser fuertes??? No! Tienen todo el derecho como nosotras de no ser fuertes, de llorar a mares, de maldecir, de expresar su pena, de no querer ir a trabajar...

Hoy yo los acompaño en su dolor, hoy yo los invito a llorar, hoy yo les digo que se den permiso de derrumbarse y hoy seremos nosotras quienes los vamos a sostener, hoy pueden llorar en nuestro hombro y nosotras los consolaremos.

Hoy les digo que los admiro, admiro su fortaleza, su amor tan grande hacia nosotras y hacia nuestros hijos....su temple, su control, su bondad, su compasión.

Hoy celebro la vida junto a ustedes y junto al mejor padre que pude escoger para mis 3 hijos....mi esposo, mi amigo, mi confidente, mi compañero, mi amor...mi Juanjo!

Ursula 



9 comentarios:

  1. Me conmovió tu relato Úrsula... es tan verdadero lo que dices... nosotros perdimos a nuestro hijo de 31 años y no hay un momento del día que no lo piense, se me aparece en cada rostro joven, en cada sitio de la casa hay algo de su presencia...
    Y él eligió no estar, no luchar, no pensar que dejaba una familia destrozada, aniquilada, sin respuestas a su decisión. Y veo a su hijito, mi nieto, que va a tener una vida sin el acompañamiento de un padre y eso me hace mucho mal... y no creas que pienso tanto en mí, lo mantendré en mi corazón siempre, siempre. Y mi marido sufre tanto, él es más débil que yo, se quiebra, no lo puede nombrar sin llorar, por eso te digo, el hombre que se desahoga queda aliviado, aunque sea por un tiempo... aunque la herida está abierta para siempre. Yo también celebro la vida con mis cuatro hijos, mi esposo y Ramiro <3 porque sé que Dios lo tiene a su lado.
    Un abrazo Úrsula y gracias por compartir
    Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta! Te mando un abrazo con mucha Luz

      Eliminar
  2. Muy cierto tuve que ir ala morgue a ver lo del cementerio , volver al hospital donde ella fallecio , ir ala reniec a sacar la partida de defuncion , a la comisaria para que la fiscal nos investigue , a ver sobre lo resultados de la necropcia..... conun nudo en mi garganta , con el llanto contenido con el alma destrosada , con una falsa fortaleza ,ya que por dentro era un ser echo giñapos , cuando mi sueño era ver creser ami hija , llevarla asu primer dia de clases preparar su quinceañero o llevarla de brazos al altar y engreir asus hijos mis ninietos , fue duro mantener la calma y llorar mi hija sin que me vea mi señora para que no se derrunbe mas de lo que estaba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hay que darse un tiempo para llorar...guardarnos todo dentro no es sano. Déjalo salir...un abrazo fuerte!

      Eliminar
  3. Exactamente, nosotros tenemos que hacernos los fuertes delante de los demas y delante de nuestras esposas, pero por dentro sufrimos tanto como ellas. Mi pequeño JoseMaria te extraño mucho a pesar de estos casi 3 años de tu partida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se los va a extrañar toda la vida! Un abrazo fuerte

      Eliminar
  4. Que hermosas palabras y que ciertas son, nosotras las mijeres no nos detenemos a llorar, a maldecir a gritar y nuestros esposos la mayoria del tiempo sufren en silencio por que deben ser el pilar, pero papas, desahoguen esa pena, unanse a sus esposas en ese sufrimiento tan duro, yo estoy segura que asi la pena sera mas ligera y abremos de recordar a nuestros hijos con AMOR y AMor

    ResponderEliminar
  5. con mi esposo tuvimos qye llevar a nuestro hijo a su nueva casa el día del padre y cada día del padre el sufre mucho porque recuerda que un domingo nuestro campeón se fue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, debe ser muy doloroso pero recuerden que la muerte no existe. Su hijo esta con ustedes y lo estará siempre, solo que de otra forma, en otro estado. te mando un fuerte abrazo

      Eliminar