viernes, 27 de junio de 2014

Hay que hablar de la muerte


Definitivamente nuestra sociedad no esta preparada para hablar de la muerte y menos de la muerte de un hijo...es que eso no sucede, eso no pasa, los hijos no mueren o no deberían morir pero lamentablemente la verdad es otra.

La verdad es que todos vamos a morir, tarde o temprano. La verdad es que la muerte no discrimina ni condición social, ni creencias, ni raza y tampoco edad. La verdad es que los niños también mueren, los hijos también mueren...todos los días!
Es una triste realidad pero no podemos cegarnos ante ella, no podemos pretender que eso no sucede, no podemos no hablar de eso, no podemos ignorar.

Nadie nos prepara para despedir un hijo.
Si pasó en alguna familia alguna vez, estoy segura que se trató como tu tabú...que nadie podía hablar del hijo/a que murió, nadie preguntaba por el o por ella, había mucho silencio, muchas miradas cruzadas, mucha angustia, mucha tristeza reprimida.
Luego nos pasa a nosotros y como nunca nadie habló, como nunca nadie escuchó, como la sociedad lo niega, como nos dicen de pequeños que los mayores se van primero.....no entendemos, nos mintieron, eso no se supone que debería pasar y ahora que hacemos???? Estamos sumergidos en este mar de emociones que se desborda, que no sabemos manejar, nuestro hijo/a cuando partió no nos dejo un manual para saber que hacer, que pasos seguir y encima que tratamos de lidiar con todas estas emociones incontrolables no podemos hablar con nadie porque nadie quiere hablar de lo que acaba de pasar, de eso no se habla, se calla, se esconde...no vaya a ser que a la sola mención del nombre de nuestros hijos nos derrumbemos en un océano de lagrimas....y yo me pregunto: es eso malo?

Así como nosotros no estamos preparados para despedir a nuestro hijo/a, la sociedad no esta preparada para lidiar con nosotros...que le digo? que hago? lo abrazo? no le digo nada? lo ignoro? le menciono a su hijo/a?

Es lamentable que nadie hable acerca de la muerte de un hijo.
La muerte de un hijo es incluso mas tabú que el sexo.

Recuerdo la entrevista que una reconocida periodista con muchos años de experiencia  me hizo hace algunos meses para su programa.
Fue la peor entrevista que me han hecho. Ella estaba muy nerviosa. Lo noté cuando me saludó, no sabia que decirme, como tratarme, creía que yo era de cristal y pensaba que ante cualquier mención de la palabra muerte o del nombre de mi hijo me iba a quebrar en mil pedazos ahí delante de ella y lo peor delante de cámaras.
Se disculpó conmigo muchas veces por lo nerviosa que estaba y me dijo que era la primera vez que conversaba sobre este tema ¿?....se notaba que no sabia por donde empezar, que preguntar, que decir, como tratarme, se equivocó en mi edad y en el nombre de mi hijo.
Salí molesta, decepcionada y también me causó un poco de risa, no lo puedo negar.
Cuando manejaba de camino a mi casa le dije a mi tía (quien me acompañó) que me parecía increíble que una periodista como ella no haya sido capaz de manejar un tema tan natural como la muerte. Si! natural. Porque la muerte es parte de la vida, porque sucede a cada momento, porque es lo único seguro que tenemos en esta vida...el saber que vamos a morir.

Hay que hablar, hay que hablar de como nos sentimos, de lo que sentimos, de nuestros hijos, de su partida, de su vida....hay que hablar de la muerte!

En nosotros está que empecemos a cambiar esto, no convirtamos a la muerte de un hijo en un tabú y no convirtamos a nuestros hijos en el elefante blanco del que nadie habla.



1 comentario:

  1. Siento y pienso lo mismo. La ausencia no es más liviana por no mencionar nuestros fallecidos hijos. Incluso, percibo el silencio como un agravio porque parece negar su existencia, corta, pero real. Abrazos en el dolor de otra madre sin su hijo.

    ResponderEliminar