viernes, 13 de junio de 2014

Contigo aprendí


Aprendí que no somos seres humanos, somos seres espirituales viviendo una experiencia humana.

Aprendí que hay vida mas allá de la vida, que esta vida no es nada mas que un sueño y que la verdadera vida es la que vamos a vivir cuando partamos.

Aprendí que no puedo superar tu partida si no tengo Fe, que la Fe sostiene, la Fe te levanta cuando caes, te impulsa a seguir caminando cuando sientes que ya no puedes mas.

Aprendí que existe un Dios bondadoso, una Madre que arrulla, que te acompaña, que no te abandona.

Aprendí que hay un cielo.

Aprendí a amarte sin tenerte al lado, aprendí un nuevo lenguaje de amor, el lenguaje mas puro y mágico, aquel que no necesita palabras, que no necesita tocar, abrazar, besar porque se comunica directo de frente al corazón.

Aprendí a hablarte sin que me contestes con palabras porque me respondes con señales maravillosas, con sutiles brisas, con sonidos que solo tu y yo conocemos, con olores...aprendí a identificar esas señales, a saber que esas señales eres tu.

Aprendí a abrazar tu ausencia.

Aprendí a sentirte sin verte.

Aprendí a extrañarte sin sufrir.

Aprendí a recordarte siempre con una sonrisa.

Aprendí que uno se alimenta y crece cuando piensa en el otro, que el ayudar a otro te ayuda a ti mismo.

Aprendí que el dolor es un gran maestro pero solo si nosotros le dejamos que nos enseñe.

Aprendí a encontrarle un nuevo sentido a mi vida.

Aprendí a encontrarle un sentido a tu partida.

Aprendí que tengo que vivir el hoy, que no puedo pensar en el mañana, que lo mas valioso que tenemos es este momento...el presente.

Aprendí que todo esta en la actitud con la que afrontemos lo que nos sucede.

Aprendí a decir mas seguido, te quiero, te amo, disculpa, te admiro.

Aprendí a hablar, a no guardar mis sentimientos para después, a decirlos hoy!

Aprendí que la distancia entre tu y yo es solo momentánea y que somos nosotros los que marcamos que tan separados o juntos queremos estar.

Aprendí que todo se logra, como tu me dijiste en sueños...poco a poco.

Aprendí a valorar y amar la vida.

Aprendí a respetar a la muerte.

Aprendí el verdadero significado de la Esperanza.

Aprendí que todo tiene un para que, por mas duro que sea todo tiene un sentido.

Aprendí a decirle: Si a la vida a pesar de todo!

Aprendí que nunca es tarde para comenzar.

Aprendí que los amigos son la familia que tu escoges.

Aprendí que el sufrimiento en si no tiene sentido pero que se puede encontrar un sentido en el sufrimiento.

Aprendí que el mundo esta lleno de personas extraordinarias.

Aprendí mas de mi misma en este tiempo que en todos los años que he vivido.

Aprendí que soy una mujer con mucha fortaleza.

He aprendido muchas cosas desde que te fuiste, tal vez algunas a la fuerza porque no tenia opción...he aprendido tanto y sigo aprendiendo y eso solo te lo debo a ti...mi gran maestro!

Pero sabes que es lo mas difícil que he tenido que aprender? He tenido que aprender a vivir sin ti y si de alguna manera lo he aprendido pues mi corazón y mi regazo de madre te van a extrañar toda mi vida...hasta que nos volvamos a ver mi chiquito.

Mami








3 comentarios:

  1. ay por Dios..!!! he llorado desde la primera palabra... Mi hijo también se llamaba Gabriel y has puesto palabras en donde no podía ponerlas. Tal vez no he aprendido tanto como tú lo has descrito, pero quiero llegar a hacerlo y estoy en el sendero. Sabes? yo iba manejando cuando tuvimos un accidente y mi pimpo (como yo le llamaba) murió ahí, en mis brazos a la edad de 4 años. Este año estaría por cumplir 8 años.
    Gracias... de verdad Gracias por tus palabras.
    Un abrazo de corazón a corazón.

    ResponderEliminar
  2. Verdaderamente desde el corazón de una Madre amorosa, que confía en Dios, porque sabe que todos tenemos un propósito en la vida y una vez cumplidos volvemos a la casa del Padre!!, todos venimos aprender!!. Te quiero amiga siempre cuenta con una sincera y honesta amistad.

    ResponderEliminar