viernes, 27 de junio de 2014

Hay que hablar de la muerte


Definitivamente nuestra sociedad no esta preparada para hablar de la muerte y menos de la muerte de un hijo...es que eso no sucede, eso no pasa, los hijos no mueren o no deberían morir pero lamentablemente la verdad es otra.

La verdad es que todos vamos a morir, tarde o temprano. La verdad es que la muerte no discrimina ni condición social, ni creencias, ni raza y tampoco edad. La verdad es que los niños también mueren, los hijos también mueren...todos los días!
Es una triste realidad pero no podemos cegarnos ante ella, no podemos pretender que eso no sucede, no podemos no hablar de eso, no podemos ignorar.

Nadie nos prepara para despedir un hijo.
Si pasó en alguna familia alguna vez, estoy segura que se trató como tu tabú...que nadie podía hablar del hijo/a que murió, nadie preguntaba por el o por ella, había mucho silencio, muchas miradas cruzadas, mucha angustia, mucha tristeza reprimida.
Luego nos pasa a nosotros y como nunca nadie habló, como nunca nadie escuchó, como la sociedad lo niega, como nos dicen de pequeños que los mayores se van primero.....no entendemos, nos mintieron, eso no se supone que debería pasar y ahora que hacemos???? Estamos sumergidos en este mar de emociones que se desborda, que no sabemos manejar, nuestro hijo/a cuando partió no nos dejo un manual para saber que hacer, que pasos seguir y encima que tratamos de lidiar con todas estas emociones incontrolables no podemos hablar con nadie porque nadie quiere hablar de lo que acaba de pasar, de eso no se habla, se calla, se esconde...no vaya a ser que a la sola mención del nombre de nuestros hijos nos derrumbemos en un océano de lagrimas....y yo me pregunto: es eso malo?

Así como nosotros no estamos preparados para despedir a nuestro hijo/a, la sociedad no esta preparada para lidiar con nosotros...que le digo? que hago? lo abrazo? no le digo nada? lo ignoro? le menciono a su hijo/a?

Es lamentable que nadie hable acerca de la muerte de un hijo.
La muerte de un hijo es incluso mas tabú que el sexo.

Recuerdo la entrevista que una reconocida periodista con muchos años de experiencia  me hizo hace algunos meses para su programa.
Fue la peor entrevista que me han hecho. Ella estaba muy nerviosa. Lo noté cuando me saludó, no sabia que decirme, como tratarme, creía que yo era de cristal y pensaba que ante cualquier mención de la palabra muerte o del nombre de mi hijo me iba a quebrar en mil pedazos ahí delante de ella y lo peor delante de cámaras.
Se disculpó conmigo muchas veces por lo nerviosa que estaba y me dijo que era la primera vez que conversaba sobre este tema ¿?....se notaba que no sabia por donde empezar, que preguntar, que decir, como tratarme, se equivocó en mi edad y en el nombre de mi hijo.
Salí molesta, decepcionada y también me causó un poco de risa, no lo puedo negar.
Cuando manejaba de camino a mi casa le dije a mi tía (quien me acompañó) que me parecía increíble que una periodista como ella no haya sido capaz de manejar un tema tan natural como la muerte. Si! natural. Porque la muerte es parte de la vida, porque sucede a cada momento, porque es lo único seguro que tenemos en esta vida...el saber que vamos a morir.

Hay que hablar, hay que hablar de como nos sentimos, de lo que sentimos, de nuestros hijos, de su partida, de su vida....hay que hablar de la muerte!

En nosotros está que empecemos a cambiar esto, no convirtamos a la muerte de un hijo en un tabú y no convirtamos a nuestros hijos en el elefante blanco del que nadie habla.



martes, 24 de junio de 2014

Ser fuerte o tener Fortaleza?

Algo que muchas veces escucho de los padres que asisten a Thaniyay es que tienen que ser fuertes.

Nos lo dicen los amigos, familiares...tienes que ser fuerte...te lo dicen en el velorio, en el entierro.
Lo escuchamos tanto que por un momento nos lo creemos.

Hace poco estuve en el velorio del hijito de una amiga, estábamos las dos sentadas conversando y se acerca una mamá de un compañero de clase de su hijo mayor. Le dió el pésame (algo que hasta no entiendo ni lo que significa) y luego le empezó a hablar de Dios y de la Virgen y le repitió varias veces que tenia que ser fuerte. Yo la escuchaba y en mi mente le decía (a la mamá) cállate, no sigas hablando, no la embarres más.
Yo sé que estas personas (hay muchas) lo hacen con la mejor intención, nos quieren ayudar pero lo que no saben es que no nos ayudan y que lo nos están diciendo nos entra con la misma rapidez con la que sale.

La semana pasada en el grupo de los martes, una mamá que ha perdido a su hijo hace 1 mes, nos contaba que ella ya debería estar cocinando pero que no tiene ganas, nos hablaba con lágrimas en los ojos que no encontraba el gusto por hacer las cosas que antes si le gustaba hacer y lo repitió también varias veces el "tengo que ser fuerte".
Cuando terminó de hablar yo le pregunte: y por que tienes que ser fuerte??? Ha pasado 1 MES! de la partida de tu hijo, por que diablos hay que ser fuertes???

Vamos! hemos perdido un hijo, no tenemos que ser fuertes por lo menos no ahora, no en las primeras horas, no en los primeros días, no en los primeros meses. Tenemos que llorar, tenemos que sentir ese dolor, tenemos derecho a derrumbarnos...el llorar es sano, es revitalizante, es en esos momentos hasta mas ncesario que respirar.
Al principio estas en shock, no sientes...pero cuando eso se termina y aterrizas viene el dolor directo al corazón, hay que dejarlo entrar, no hay que pelearnos con el dolor (acá un post donde hablo del dolor http://meganeelcielo.blogspot.com/2012/11/el-dolor-mi-amigo.html), hay que sentirlo, en carne viva.

Una vez leí que le preguntaban a Alejandro Jodorowski (novelista, dramaturgo, artista, poeta chileno, acá su pagina en facebook https://www.facebook.com/alejandrojodorowsky),  acerca de la partida de su hijo y el dijo: "Si, te va a doler, te va a doler muchísimo pero doliendo es la única manera que puede sanar".

Así que no tenemos que ser fuertes, luego se vienen momentos en los cuales si vamos a necesitar de toda muestra fortaleza y, esa es una palabra que me gusta más...FORTALEZA.
El ser fuerte es no dejar mostrar sus sentimientos, mostrarte entera, integra, que nada te tumba, que nada te afecta, que todo esta bien, que tu puedes solo, que no necesitas ayuda.
Tener fortaleza es mostrarte vulnerable, es llorar, es dejar salir tus sentimientos, es mostrarte tal y como te sientes, es pedir ayuda (si la necesitas), es sentir el dolor que entra vivo, hirviendo, matándonos un poquito y seguir ahí, de pie diciéndo:  Si a la vida a pesar de todo!

Así que démonos un tiempo de llorar, de sentir, de dejar que el dolor nos destroce el alma, de querer ser fuertes y luego después de ese momento, nos levantaremos con la cabeza en alto y llenas del amor y de la fortaleza que nuestros hijos nos dan.


domingo, 15 de junio de 2014

Para ustedes....papás!


"Acá en Thaniyay es el único lugar donde puedo llorar sin que me juzguen"

"Tengo que ser fuerte por mi familia"

"Cuando estoy en el micro o manejando lloro"

"Generalmente lloro en la ducha, nadie me ve, nadie me escucha"

"Todos creen que por ser hombre no puedo llorar, ni expresar mi pena"

"La veo tan mal a mi esposa que yo no puedo darme el lujo de estar mal ni triste"

"A mi esposa le dieron el tiempo que ella quisiera tomarse en el trabajo, yo tuve que regresar a los dos días de la partida de mi hijo"

"Yo tuve que hacer todos los trámites en la morgue, en el cementerio porque mi esposa estaba destrozada y yo también pero por yo ser el hombre tenía que ser fuerte y hacerlo"

"Estoy destrozado...mi vida se fue con mi hijo"

"Nunca podré llevar a mi hija al altar"

"Nunca sabré si mi hijo se hubiese parecido a mi a los 35 años"

"Me refugié en el alcohol, porque salía por un momento de la realidad, pero luego regresaba y era peor"

"Me refugié en el trabajo...no quería regresar a la casa porque me mataba llegar y ver a mi esposa llorando echada en su cama"

Estas son algunas de las muchas frases que los papas nos dicen en Thaniyay...cada vez que los escucho y ahora que las escribía se me parte el corazón.

La sociedad cree que el papá no sufre tanto como la mamá.

Nosotros llevamos a nuestros hijos en el vientre por 9 meses pero eso no nos da el derecho de pensar que nuestro amor y nuestra pena es más grande que la de ellos.
Tal vez no los veamos llorar como nosotras, gritar como nosotras, expresar su pena como nosotras pero sí que la sienten! Han perdido un hijo ellos también, esa personita amada...he visto a muchísimos padres llorar como niños porque extrañan a sus hijos y no saben que hacer...tienen que ser fuertes dicen....y yo me pregunto: de verdad? De verdad tienen que ser fuertes??? No! Tienen todo el derecho como nosotras de no ser fuertes, de llorar a mares, de maldecir, de expresar su pena, de no querer ir a trabajar...

Hoy yo los acompaño en su dolor, hoy yo los invito a llorar, hoy yo les digo que se den permiso de derrumbarse y hoy seremos nosotras quienes los vamos a sostener, hoy pueden llorar en nuestro hombro y nosotras los consolaremos.

Hoy les digo que los admiro, admiro su fortaleza, su amor tan grande hacia nosotras y hacia nuestros hijos....su temple, su control, su bondad, su compasión.

Hoy celebro la vida junto a ustedes y junto al mejor padre que pude escoger para mis 3 hijos....mi esposo, mi amigo, mi confidente, mi compañero, mi amor...mi Juanjo!

Ursula 



viernes, 13 de junio de 2014

Contigo aprendí


Aprendí que no somos seres humanos, somos seres espirituales viviendo una experiencia humana.

Aprendí que hay vida mas allá de la vida, que esta vida no es nada mas que un sueño y que la verdadera vida es la que vamos a vivir cuando partamos.

Aprendí que no puedo superar tu partida si no tengo Fe, que la Fe sostiene, la Fe te levanta cuando caes, te impulsa a seguir caminando cuando sientes que ya no puedes mas.

Aprendí que existe un Dios bondadoso, una Madre que arrulla, que te acompaña, que no te abandona.

Aprendí que hay un cielo.

Aprendí a amarte sin tenerte al lado, aprendí un nuevo lenguaje de amor, el lenguaje mas puro y mágico, aquel que no necesita palabras, que no necesita tocar, abrazar, besar porque se comunica directo de frente al corazón.

Aprendí a hablarte sin que me contestes con palabras porque me respondes con señales maravillosas, con sutiles brisas, con sonidos que solo tu y yo conocemos, con olores...aprendí a identificar esas señales, a saber que esas señales eres tu.

Aprendí a abrazar tu ausencia.

Aprendí a sentirte sin verte.

Aprendí a extrañarte sin sufrir.

Aprendí a recordarte siempre con una sonrisa.

Aprendí que uno se alimenta y crece cuando piensa en el otro, que el ayudar a otro te ayuda a ti mismo.

Aprendí que el dolor es un gran maestro pero solo si nosotros le dejamos que nos enseñe.

Aprendí a encontrarle un nuevo sentido a mi vida.

Aprendí a encontrarle un sentido a tu partida.

Aprendí que tengo que vivir el hoy, que no puedo pensar en el mañana, que lo mas valioso que tenemos es este momento...el presente.

Aprendí que todo esta en la actitud con la que afrontemos lo que nos sucede.

Aprendí a decir mas seguido, te quiero, te amo, disculpa, te admiro.

Aprendí a hablar, a no guardar mis sentimientos para después, a decirlos hoy!

Aprendí que la distancia entre tu y yo es solo momentánea y que somos nosotros los que marcamos que tan separados o juntos queremos estar.

Aprendí que todo se logra, como tu me dijiste en sueños...poco a poco.

Aprendí a valorar y amar la vida.

Aprendí a respetar a la muerte.

Aprendí el verdadero significado de la Esperanza.

Aprendí que todo tiene un para que, por mas duro que sea todo tiene un sentido.

Aprendí a decirle: Si a la vida a pesar de todo!

Aprendí que nunca es tarde para comenzar.

Aprendí que los amigos son la familia que tu escoges.

Aprendí que el sufrimiento en si no tiene sentido pero que se puede encontrar un sentido en el sufrimiento.

Aprendí que el mundo esta lleno de personas extraordinarias.

Aprendí mas de mi misma en este tiempo que en todos los años que he vivido.

Aprendí que soy una mujer con mucha fortaleza.

He aprendido muchas cosas desde que te fuiste, tal vez algunas a la fuerza porque no tenia opción...he aprendido tanto y sigo aprendiendo y eso solo te lo debo a ti...mi gran maestro!

Pero sabes que es lo mas difícil que he tenido que aprender? He tenido que aprender a vivir sin ti y si de alguna manera lo he aprendido pues mi corazón y mi regazo de madre te van a extrañar toda mi vida...hasta que nos volvamos a ver mi chiquito.

Mami








miércoles, 4 de junio de 2014

Yo SI creo


Este post es una opinión totalmente personal.

Yo nunca he sido una católica practicante y mucho menos fanática, hay muchas cosas acerca de la religión católica y más sobretodo de las iglesias con las cuales estoy en total desacuerdo. Pero para mi (y acá pueden haber algunas personas que discrepen conmigo) una cosa es la iglesia y sus normas y reglas humanas y otra muy diferente es Dios y la Fe que cada uno de nosotros tenga. Como dije, no soy una católica practicante, no voy a misa los domingos, no me confieso pero si me considero una persona con mucha Fe.

Últimamente debido a esto de la unión civil y otros temas, encuentro muchos comentarios negativos hacia la iglesia, los sacerdotes, Dios, la Fe y nuestras creencias.
Creo, en mi humilde opinión que tenemos que separar a Dios de estos temas. 

Me duelen mucho los comentarios acerca de la no existencia de Dios ni del cielo y yo me pregunto? Estas personas que piensan o mejor dicho que afirman que no hay un Dios y que no hay un cielo habrán perdido alguna vez a alguien muy muy querido? Habrán sentido este dolor desgarrador que se siente al perder a alguien amado? Habrán sentido acaso la necesidad, las ganas incontrolablesy dolorosas, la desesperación de querer volver a ver y abrazar a esa persona que se fue? Me atrevo a decir que no y si lo han sentido y así incluso siguen sin creer en Dios les pido públicamente que me cuenten por favor como lo hacen.

Cuando partió Gabriel, obviamente me peleé con Dios, lo culpé de llevárselo, no podía creer que hubiese permitido semejante desgracia, no lo podía entender, me sentí abandonada, no escuchada, sola muy sola pero nunca dudé de su existencia, dudé de muchas cosas relacionadas a El, muchas pero nunca de si existía o no y saben por que? Porque tenía la necesidad de saber que mi hijo no estaba sólo, tenía la necesidad de saber que iba a volver a ver a mi hijo, que ese miércoles no fue el último día, que cuando yo parta lo voy a volver a ver....y no solo la necesidad sino que yo quería la seguridad...esa Fe de saber que la muerte no existe, esa Fe de saber que hay vida más allá de la vida, esa Fe de saber que mi hijo está en un lugar mejor que este, que está bien, que está cuidado, protegido, que está siendo amado como yo lo amo, que está siendo mimado, apapachado y esa Fe, esa necesidad, esa seguridad A MI me la da Dios.

No puedo imaginar como hubiese sido mi camino sin creer en Dios, sin tener la Fe de saber que voy a volver a ver a mi hijo, de saber que Gabriel está vivo. 
Me falta mucho por recorrer si lo sé, reniego todavía de muchas cosas referente a Dios y a la Iglesia, me falta cantidad por aprender, no creo en algunas cosas, me es tan difícil creer en algunas cosas, soy necia, estoy molesta si, aún estoy molesta, me falta tanto para llegar a donde quiero llegar pero lo estoy intentando poco a poco (como me dijo Gabriel) sé que lo voy a ir logrando.

Por eso digo nuevamente, de verdad pueden haber personas que después de haber perdido lo que más aman en esta vida, puedan seguir dudando de la existencia de un cielo? Que no crean en que existe Dios?( lo llamen como lo llamen)...no creo, la verdad no creo.

Ursula