jueves, 22 de mayo de 2014

Solo acompañame



No me digas que tengo que ser fuerte, fuerte para quien? Por quien? Para qué? Por mis otros hijos? En este momento no puedo pensar en ellos, mi hijo que se fue ocupa todos mis pensamientos. Tengo derecho a no ser fuerte, a derrumbarme, a llorar desconsoladamente, es una etapa y va a pasar, déjame en este momento no ser fuerte porque sé que habrán muchos momentos que se vienen en los cuales sí voy a necesitar de toda mi fortaleza.

Déjame llorar, por favor! Por favor no me digas que si lloro mi hijo no va a descansar o se va a poner triste. Por favor no me digas eso, lo único que logras es que me sienta más culpable de lo que ya me siento creyendo que por llorar mi hijo sufre.  No es verdad! Tengo que llorar! He perdido un hijo, lo que más amo en la vida, como no llorar? Llorar en este momento es tan natural y tan sano como comer cuando se tiene hambre, dormir cuando se esta cansado, respirar para vivir, reír cuando algo nos causa risa, déjame expresar mi profunda pena y permite que llore.

No me digas que ahora tengo un ángel en el cielo, puede sonar bonito pero no es un consuelo. Si Dios hubiese querido otro ángel lo hubiese creado de la nada no tenía que llevarse a mi hijo para eso. Mi hijo sigue siendo mi hijo, no se ha convertido en ángel...no es un ángel ahora, es mi hijo en el estado más puro y natural.

No compares la pérdida de mi hijo con otra pérdida, sé que perder un padre, un hermano, una abuela es duro pero creo que no se compara con la pérdida de un hijo, el perder un hijo no tiene nombre, por favor no lo compares.

Déjame cuestionar mi Fe, mis creencias sin hacerme sentir culpable por eso. Ahorita Dios no es un consuelo, no necesito escuchar que El sabe a quien le manda estas pruebas, que le da las batallas más difíciles a sus mejores soldados, que Dios sabe por que hace las cosas...NO! En estos momentos no puedo asimilar esas palabras, no me dan consuelo ni paz solo me hace querer no ser tan fuerte o sentirme culpable por ser fuerte...si hubiese sido débil quizá Dios no me hubiese mandado esta prueba...esto es lo que pienso ahorita. Trata de comprenderme sin juzgarme.

No me mires con lástima, eso no me ayuda. Sí, he perdido un hijo pero por eso no estoy condenada a ser un alma en pena,  por eso no estoy condenada a ser siempre la mama que perdió un hijo....si nos encontramos en la calle, abrázame, no me digas nada porque ninguna palabra que me digas aliviará mi dolor pero tu abrazo me hará sentir amor y calor, si nos encontramos por ahí no hagas como que no me has visto, eso me duele, acércate sin miedo, no me voy a derrumbar en tus brazos, quizá suelte algunas lágrimas, tu sólo abrázame.

No me digas que me entiendes porque no lo haces y espero que nunca entiendas lo que se siente perder un hijo, no me digas que me acompañas en mi dolor porque sabes que no es así....lo mejor que puedes hacer es acompañarme en silencio, por ahora todas tus palabras me sonarán vacías pero tu presencia me ayudará.

No conviertas a mi hijo en el elefante blanco del que nadie habla. Por favor no tengas miedo de mencionar a mi hijo, de hablar de él. A mi me gusta escuchar su nombre, me gusta hablar de él, cuando estés conmigo menciona el nombre de mi hijo sin miedo, háblame de él, de las cosas maravillosas que él hacía, de lo que decía, de como era, de lo que más te gustaba de él, el escuchar eso alegra mi corazón, el escuchar su nombre me llena el alma.

Si me ves alegre disfrutando un momento no quiere decir que ya superé la partida de mi hijo como tampoco si me ves triste, sin ganas de levantarme de mi cama no quiere decir que necesite ir al psiquiatra, entiende que estoy tratando de salir adelante como mejor puedo, nadie nos dice que hacer cuando se pierde lo que uno mas quiere, no hay un manual para sobrevivir a la partida de un hijo, voy a tener momentos de gran alegría, como momentos de una inmensa tristeza por favor trata de acompañarme en estos momentos sin juzgarme.

Cuando sea el santo de mi hijo, el aniversario de su partida, mi santo, navidad, día de la madre...dime que piensas en mi, envíame un mensaje o llámame, el saber que te acuerdas de mi y de mi hijo en las fechas especiales me da alegría. Estas fechas son especialmente dolorosas para nosotros y el saber que contamos contigo nos ayuda mucho.

Mi vida cambió cuando mi hijo se fue, yo cambié, no soy la misma persona que era antes. No esperes de mi lo mismo, no esperes que sea la misma de antes. Soy distinta pero no necesariamente peor, tenme paciencia y trata de conocerme nuevamente quizá te guste incluso mas este nuevo yo.

Así te diga que me dejes sola, no lo hagas. Por ahora no sé lo que quiero pero si sé que estar sola no me hace bien, pero tampoco hagas planes conmigo de acá a una semana, por ahora no puedo pensar mas allá de hoy. Procura ofrecerme algo especifico, un almuerzo, una café...planes por el día de hoy....no sé como vaya a sentirme de acá a una semana.

Sé que no soy una buena compañía y no se por cuanto tiempo no lo sea. No te alejes solo porque no sabes que hacer conmigo. Por favor ten paciencia, acompáñame en silencio, abrázame, permite que llore, habla de mi hijo...sé que es no es fácil acompañar a una persona en duelo, lo sé pero piensa lo difícil que es para mi el vivir mi duelo...algún día cuando no esté tan herida te lo agradeceré y podremos conversar quizá como antes.

Es un camino difícil, duro y triste el que me ha tocado caminar por ahora, estoy haciendo lo mejor que puedo y tengo que lidiar en este camino con muchas emociones, angustias, ansiedades, tristezas, dolores, penas...no se como voy a caminar pero si sé que tu estas a mi lado acompañándome en silencio sin juzgarme harás que mi camino no sea mas fácil pero si mas llevadero.








20 comentarios:

  1. trato de escribir pero me has dejado sin palabras, tienes razón nada se compara al dolor de perder a un ser querido, yo perdí a mi esposo hace 5 años y medio y si bien no es lo mismo, el proceso de duelo es similar, sufrí mucho, me tomo años superarlo, perder a mi hijo? no podría, tengo mi pequeño de 6 años es mi vida no me imagino un día sin el, el fue mi fuerza y es mi todo, admiro tu fuerza, tus palabras, tu valentía, yo simplemente no podría, sigue adelante, eres lo máximo, tu hijo estará muy contento de lo que haces, y estará grabando momentos en los que te ve, para que el día que se reencuentren hablen por una eternidad de tus logros y hazañas. Gracias por compartir tu dolor y superación con nosotras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablas por todas nosotras que perdimos el alma al irse un hijo. Gracias!

      Eliminar
    2. claudia consuegra2 de julio de 2014, 23:21

      todo lo q dices es muy cierto yo perdi a mis dos hijos el mismo dia ya van a ser tres años y mi vida no es la misma aun lloro y estoy mal y si nadie sabe lo q es la perdida de un hijo

      Eliminar
    3. Yo tambien siento igual. Son las mismas palabras que yo usaría por que mi hijo tambien murió. Mis familiares tampoco entiende mi dolor y es dificil que me no me comprendan.

      Eliminar
  2. Yo te acompaño en el camino :)

    ResponderEliminar
  3. Cómo te entiendo Ursula... no hay dolor comparable a la pérdida de un hijo
    Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es...no hay un dolor igual. Gracias!

      Eliminar
  4. comprendo lo que escribes, mi hija murio hace 18 meses y el dolor siempre esta, cuando te leia es como si lo hubiese escrito lo describes tambien,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Si, el dolor siempre esta pero con el tiempo ya no nos lastima. Un abrazo

      Eliminar
  5. Tengo hijos en el mismo colegio que los tuyos...no nos conocemos...solo quiero mandarte un abrazo rompe costillaaaaas!!!

    ResponderEliminar
  6. Qué difícil es vivir la muerte de un hijo; te entiendo porque yo también perdí a mi hijo y algunas veces uno se cohibe por cosas que te dicen; y empiezas a vivir tu duelo encerrada y sin dar explicaciones; mi hijo se fué hace un año y medio y me sigue doliendo igual, aunque he tomado terapia y cursos y tengo otros hijos, pero me duele y lloro y lo extraño; aunque muchas personas no lo entienden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es difícil, pero se puede...poco a poco. Un abrazo

      Eliminar
  7. Esta hermoso, dice cosas que a veces no sabemos como expresarlas, gracias y a seguir adelante, que nuestros hijos nos esperan! Dios te bendiga y nos siga dando fuerzas para seguir adelante!

    ResponderEliminar
  8. Me resultan hermosas tus palabras. Nuestro hijo se fue de viaje a la otra vida hace 35 dias. Comparto muchisimas de tus expresiones, llegue al blog casi por casualidad buscando paz.... Te mando un abrazo y bendiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! te acompaño a la distancia. Un abrazo

      Eliminar
  9. Ursula te admiro eh leido tus publicaciones y me sorprende como sacaste fuerza de tu dolor para crear algo tan hermozo como es thaniyay (ojala lo haya escrito correctamente) yo perdi a una criatura en mi vientre muy pequeño aun pero siempre lo recuerdo y ahora que tengo otro dolor (separación) que no me deja enfocarme a mis dos pequeños hijos. Quisiera ser como tu, sacar esa fortaleza para enfocarme a algo maravilloso se que tengo las capacidades pero no puedo ver claro. ¡Que Dios te bendiga por la ayuda moral que das a muchos padres que tenemos un angelito en el cielo.

    ResponderEliminar