martes, 1 de abril de 2014

Los sentimos

Sentimos a nuestros hijos de la misma manera siempre?

Recuerdo los primeros días, meses de su partida era increíble como podía sentirlo, hasta hubieron veces en que lo sentía físicamente, fueron pocas pero fueron justo lo que yo necesitaba para poder seguir viviendo, esa certeza de que estaba conmigo, de que no había muerto, que seguía conmigo acompañándome y dándome fuerzas, las fuerzas que le pedí me diera antes que se fuera.

Recuerdo uno o dos días después de su partida, estaba echada en la cama, llorando y no se si me quedé dormida o estaba despierta yo creo que estaba en ese estado entre dormida y despierta....y he visto con total claridad la carita de Gabriel que se acercaba a mi desde la puerta, su carita sonriente, llena de paz y tranquilidad y he sentido como una luz me envolvía y me llenaba de amor y en ese preciso instante supe que mi hijo estaba bien, que estaba feliz y que no se había ido...esa fue la primera vez que lo sentí que realmente lo sentí y otra vez que lo sentí muy claramente fue unos meses después. Había tenido un mal día, me sentía triste, sola, mi esposo estaba de viaje....recuerdo haber estado manejando a la casa y haberme puesto a llorar en el carro desconsoladamente, preguntado a la vida esa pregunta sin respuesta: POR QUE???? Llegué a mi casa, mis hijos estaban dormidos, Juanjo no estaba, me sentí más sola....me eché en mi cama vestida, cerré los ojos y sentí que alguien me abrazaba, realmente sentí el calor del abrazo, sentí los brazos alrededor mío y no necesité nada más para saber que era Gabriel el que me estaba abrazando. Más lágrimas cayeron pero ya no me sentí sola y su abrazo me reconfortó como nunca nadie lo había hecho. 
Pasaron los meses y ya no lo volví a sentir así, y con sentir así me refiero a físicamente, sentir realmente su presencia. 
Yo sé que Gabriel está con nosotros, sé que Gabriel no ha muerto lo sé porque mi amor de madre me lo dice, porque recibo sus señales, porque hablo con él y él me responde a su manera.

Conversaba el otro día con una amiga que también perdió a su hijito y ella me decía lo mismo....y llegamos a la conclusión que al principo los sentimos tanto porque los necesitamos, necesitamos ese calorcito, esa presencia, ese contacto y luego ya cuando vamos avanzando en nuestro camino y ya podemos avanzar solos ellos continúan con su camino sin abandonarnos pero ya no haciéndose TAN presentes.
Ellos están con nosotros siempre, viven dentro de nosotros y los sentiremos cuando de verdad los necesitemos.
Como por ejemplo el otro día me encontraba muy triste no por Gabriel sino por otro tema familiar....le pedí a un amiga para conversar ya que necesitaba un consejo y mientras le contaba lo que me estaba sucediendo me puse a llorar y me sentí muy triste porque no sabía si iba a poder solucionar eso y me dió miedo también....y sentí en ese momento que una mano se posaba en mi hombro (sólo estábamos las dos y ella estaba frente a mi) y ahí mismo supe que era Gabriel y supe también que todo iba a estar bien y así fue.

No tengo miedo ni tristeza de no sentirlo como antes porque sé que esta conmigo y sé que en el momento en yo necesite sentir su presencia física, la sentiré. Y sé que si ya no lo siento como antes pues quiere decir que estoy avanzando, que he avanzado en mi proceso y que tal vez ya no necesite tanto de su ayuda, de su fuerza, quiere decir que puedo caminar sin que él me tenga que sostener pero tengo la certeza que si me caigo él estará ahí para levantarme.

4 comentarios:

  1. Perdí a mi mamá hace casi ya tres años,la extrAño mucho,tengo demasiadas cosas que contarle y siempre me pregunto xq se fue,como fue que me dejó.La veo en sueños y su sonrisa me dice q todo va a estar bien.Su amor cura mi dolor.

    ResponderEliminar
  2. precioso,si he sentido todo lo que cuentas,y si creo que es muy cierto si ya nos los sentimos fisicamente es por que estamos avazando,gracias,tus plabras son las correctas.

    ResponderEliminar
  3. muy lindo cosas muy parecidas me sucedieron e incluso escuche su voz diciendome mami te amo mucho y me dijo q alla todo era felicidad y es bonito compartir estas experiencias tan magicas q una como madre solo puede sentirlo ... ahora estoy convencida de q esos contactos si fueron verdaderos no solo yo lo e sentido sino todas las mamis q pasamos por este dolor .. gracias por compartir con nosotros Ursula....

    ResponderEliminar
  4. Es maravilloso lo que sientes. Dios quiera que todas las madres que hemos pasado por esta triste pérdida, vivamos experiencias similares. Muchas de ellas las siento, pero aún me falta aprender a caminar en esta triste etapa de mi vida. Gracias Ursula por el tiempo que nos dedicas.

    ResponderEliminar