lunes, 17 de febrero de 2014

Me gané el cielo!

El otro día una persona me pregunto: por que escribes?
Me quede pensando y le respondí: porque me ayuda a sanar y lo mejor que no solo a mi sino a los padres que me leen y también porque no a las personas que sin haber perdido un hijo me leen y pueden aprender mucho con mi experiencia.

Este blog empezó como un diario, a los 6 meses de la partida de Gabriel una muy buena amiga psicóloga me sugirió que escriba todo lo que sentía, que el escribir es una excelente terapia. Así que me compre un cuaderno y empecé a escribir y al hacerlo me di cuenta que no solo iba a sanar mi corazón sino que podía en ese papel quedar inmortalizado recuerdos maravillosos de mi hijo, vivencias, anécdotas…me di cuenta que la memoria es muy frágil y que si bien todavía recuerdo con nitidez los 4 años 9 meses 21 días que tuve a mi hijo conmigo físicamente, se que poco a poco me iré olvidando de algunas cosas.

Siempre me ha resultado muy fácil escribir, siempre he tenido diarios, poemas…pero esta vez era diferente, esta vez estaba escribiendo acerca del dolor más grande que un padre puede experimentar. Muchas veces he llorado al haber escrito, muchas he borrado lo escrito, muchas veces he maldecido tener que escribir….pero tengo que aceptar que me ha ayudado y mucho y lo mejor de todo que no solo me ha ayudado a mi sino como dije al principio a todos los que me leen.

Como paso de un cuaderno a convertirse en un blog? Pues un día le conté a mi mami que estaba escribiendo y fue ella quien me dijo que porque no empezaba un blog…lo pensé durante algunas semanas y finalmente ante su insistencia lo hice y así nació Me gané el cielo.
Porque ese nombre? También me lo han preguntado. 
Pues el día del velorio de mi hijo me dijeron muchas cosas, cosas que las personas te dicen supuestamente para darte fuerzas o porque es lo que se debe decir ante una situación como esta…todo lo que me decían me sonaba vacio, todas las palabras caían en un pozo sin fondo y sin ser escuchadas, hasta que llegó un tío ya mayor, me abrazó, tomó mi rostro entres sus manos y me dijo: Te ganaste el cielo cholita…fue lo más lindo que jamás me han dicho, esas 5 palabras hicieron en mi lo que ninguna de las palabras antes dichas habían logrado…le agradecí inmensamente en silencio su tremenda sabiduría y así cuando tuve que ponerle un nombre a mi blog no lo dude ni un segundo…Me gané el cielo! Y si es verdad…todos los que hemos perdido un hijo nos hemos ganado el cielo!

1 comentario:

  1. El viaje eterno de mi hijo, es un dolor que no puedo describir, pero tú tienes mucha razón, NOS GANAMOS EL CIELO!!!!!!, TENEMOS UN ANGEL EN CIELO!!! QUE HERMOSO saber que nuestros hijos están mejores que nosotros, y tener LA ESPERANZA que cuando nos toque partir nos vamos a encontrar y que el amor es mas fuerte, es sublime. AMO A MI HIJO CON TODAS LAS FUERZAS DE MI ALMA.

    ResponderEliminar