miércoles, 31 de julio de 2013

Si hay luz al final del camino!

Estoy casi todos los días en contacto con papas que han perdido a sus hijos, recibo llamadas todos los días, recibo correos, todos de padres que buscan consuelo, respuestas, ayuda. 
En Thaniyay estoy con todos estos padres con los cuales se ha creado un vínculo que va más allá que la amistad. Pero desde que paso lo de Gabriel, no había estado con una persona cercana a mi que haya perdido un hijo...hasta el otro día.

Tengo que ser sincera....no quería ir al velorio, no porque no quisiera estar con ella sino porque sabía exactamente por lo que estaba pasando...que dolor! 
Al final decidí ir (sabía que lo iba a hacer). Llegamos, había mucha gente y la vi, al fondo, sentada, triste muy triste, destrozada como estuve yo, como hemos estado todos los que hemos perdido un hijo....no pude seguir caminando, me paralice, mi corazón se aceleró, mis manos empezaron a sudar y mis lágrimas a caer....mi mamá se acercó primero y vi el abrazo que se dieron y más lágrimas empezaron a caer...Gabriel ayúdame, le pedí, ayúdame para poder decirle lo que a mi me hubiese gustado que me digan cuando tu partiste. 
Me llene de valor y camine, me vio, la vi y nos abrazamos, en ese abrazo que sólo las madres que han perdido un hijo saben dar, ese abrazo que no necesita palabras, ese abrazo que calma, que acompaña, que sana, que habla más que mil palabras. En el momento que me vio y que me abrazo supe que había hecho bien en ir, supe que así como a mi me hubiese gustado recibir el abrazo de alguien que hubiese perdido un hijo a ella también.

No es fácil lo que le espera, es un camino muy duro, doloroso, triste....pero hay una luz al final del camino, si la hay!
Como le dije...sólo te puedo decir que si se puede! Si se puede vivir después de la partida de un hijo, si se puede volver a ser feliz, todo a su tiempo, todo a su momento pero si se puede! 
Como me hubiese gustado a mi que me digan eso y que me lo diga una persona que habiendo perdido un hijo supo salir adelante, encontrandole un nuevo sentido a su vida y a la partida de su hijo.

Si se puede! No sólo yo soy la prueba de eso sino todos los maravillosos padres que asisten a Thaniyay!

2 comentarios:

  1. A mi también me hubiera gustado recibir esa palabras y es gran abrazo

    ResponderEliminar
  2. es como lo describes,la primera vez me quede congelada,sin palabras,las lagrimas corrían por mi rostro sin parar,volví a vivir todo,recordé situaciones que había olvidado. De pronto me llene de valor y fui al encuentro de unos Padres que estaban en el sitio que estuve yo tiempo atrás,me unió a ellos un gran abrazo,sin palabras.Hasta ese momento me habían dicho como hacíamos nosotros para salir adelante,recordarlo siempre con un gran amor era lo que les contestábamos,y ahora ellos estaba allí.recuerdo que me dijo :recordarlo con amor podre? me duele, no tenerlo, no verlo,no oírlo,nos hace falta su alegría. les contestamos, dense su tiempo con amor.Nuestros hijos quedan con nosotros ,sus recuerdos viven con alegría al final del camino encuentras la felicidad.
    gracias a todo lo que he encontrado en Thaniyay hoy,se que que voy por el camino correcto.
    Clara

    ResponderEliminar