miércoles, 29 de mayo de 2013

Visita en sueños

Hoy a los dos años 5 meses de la partida de Gabrielito, mi hija de Leia de 2 años se despierta y nos dice a su papa y a mi: soñé con Gabriel (ella tenía 26 días de nacida cuando Gabrielito partió así que recuerdos de su hermano no tiene, pero si estoy segura que desde que estuvo en mi vientre ella sintió el gran amor de su hermano y más aún cuando nació, los 26 días que estuvieron juntos fueron intensos, llenos de amor y suficientes para que Leia tenga un vínculo con su hermanito. Yo le hablo de Gabriel y ella sabe quien es, cuando ve fotos de el y sabe exactamente quien es), le volví a preguntar: con quien soñaste? Y me dijo: con Gabriel mami, las lágrimas ya empezaban a caer y le pregunto: y que soñaste? Y me contestó: me dijo que me quería mucho....sólo pude abrazarla y no pude evitar llorar, Cristóbal que también escuchó no dijo nada sólo se paró y me abrazó.

No se cómo describir lo que siento....es una mezcla de tristeza infinita, de alegría, de sorpresa, de nostalgia, de envidia (si, porque yo hace más de 1 año que no sueño con mi chiquito), de agradecimiento......justo ayer hablábamos en el grupo de los martes en la noche acerca de la vida después de la vida y hoy Leia me dice esto...definitivamente si hay vida después de la vida, lo he dicho mil veces y lo volveré a repetir...la muerte como tal no existe, nosotros existimos más allá de ella y los sueños que tenemos con nuestros hijos no son sólo sueños, en realidad ellos han estado con nosotros, en realidad Gabrielito visitó a Leia en sueños y de verdad le dijo que la quiere mucho....todo es real, tan real que me pone la piel de gallina y mi corazón no puede estar más contento de saber que mi chiquito esta nosotros a pesar de lo que nos separa por ahora.


domingo, 12 de mayo de 2013

A todas nosotras...madres admirables!

Hoy yo celebro a las madres que tenemos un hijo en el cielo, a las que tienen más de un hijo en el cielo y a las madres que tienen a su único hijo en el cielo.

Hoy celebro nuestro coraje, nuestra valentía, nuestra fuerza, nuestro amor, nuestro empuje!
Pero también celebro nuestra gran habilidad para mentir porque decimos que estamos bien cuando en el fondo estamos destruidas, hoy celebro que somos payasos expertos, porque dibujamos una sonrisa en nuestro rostro, hoy celebro nuestro silencio, ese silencio que es preferible a que digamos en realidad lo que quisiéramos decir, hoy celebro nuestra diplomacia con algunas personas cuando en realidad quisiéramos decirles que se callen la boca, celebro también nuestra rabia, nuestra envidia,  nuestra impotencia, nuestros grandes por que? por que mi hijo? por que a mi?, celebro nuestras noches en vela pensando en nuestros hijos, celebro todas nuestras lagrimas derramadas y también las que derramaremos, celebro todos los abrazos recibidos, todas las muestras de cariño, todas las galletas que nos han llevado para endulzarnos la vida (gracias por el intento), celebro también los días que estuvimos sin comer, celebro todos los platos y tazas que hemos roto en un intento de que la pena no nos coma por dentro, celebro los controles remotos tirados contra la pared, celebro las largas conversaciones que hemos tenido y que tendremos con esas amigas que no son amigas sino son familia, celebro las idas a donde el cuerpo de nuestros hijos descansa eternamente, celebro todas las flores que hemos comprado para ellos con todo el amor y pena del mundo, celebro la incredulidad que sentimos cuando vemos el nombre de nuestros hijos escrito en una lapida, celebro todas las oraciones dedicadas a ellos, celebro la cantidad infinita de Padres Nuestros y Ave Marias que hemos rezado hasta el cansancio, celebro las horas que hemos pasado pensando sólo en ellos y las ganas de querer abrazarlos nuevamente, celebro el sentirnos culpables por pensar erróneamente que pudimos haber hecho algo más por ellos...
Pero también celebro nuestra capacidad de levantarnos de la cama cada mañana, celebro nuestra creatividad porque tenemos que ingeniarnos mil maneras para poder seguir adelante, celebro que tengamos esa fuerza que sólo tenemos las madres para, a pesar del gran dolor seguir de pie, celebro nuestro coraje por seguir por la vida con la frente en alto, celebro nuestro gran amor que a pesar que nos separe una dimensión desconocida sigue tan intacto como el último día que los abrazamos, celebro nuestra Fe, esa Fe que nos dice que cuando nos toque partir ahí estarán ellos para recibirnos, celebro nuestra memoria que permite guardar todos y cada uno de los recuerdos de nuestros maravillosos hijos, celebro que ahora nos demos cuenta de lo que realmente vale la pena, celebro que haya nacido en nosotros la Esperanza más fuerte que nunca, celebro que tengamos más amor para dar, celebro que seamos capaces si queremos de transformar todo nuestro dolor en amor, celebro que seamos ahora más compasivas que antes, celebro que estemos poco a poco aprendiendo a vivir sin tenerlos físicamente con nosotros, celebro nuestras ganas, nuestro amor por ayudar a otros padres, celebro que estemos aprendiendo una nueva forma de amar, esa forma de amar sin poder demostrarlo físicamente, celebro que sigamos con nuestra capacidad de amar intacta, HOY CELEBRO QUE SOMOS MADRES CON UN HIJO EN EL CIELO Y QUE PESAR DE ESO LE SEGUIMOS DICIENDO SI A LA VIDA!


jueves, 9 de mayo de 2013

Thaniyay Trujillo...una realidad!




Estoy en el lobby del hotel, en Trujillo esperando que llegue Mariela...la maravillosa persona que se va a encargar de los grupos acá.

Me parece increíble que hoy en la noche vayamos a tener nuestra primera reunión acá. Me parece ayer cuando empezamos Thaniyay en Lima.

A veces no me la creo...el otro día una amiga me pregunto: te das cuenta de todo lo que se ha logrado con Thaniyay? La verdad tuve que reconocer que no, que no me había dado cuenta.
Pero hoy que estoy acá ya haciendo realidad un sueño, si me pongo a pensar en todo lo que se ha logrado y no puedo sentirme más contenta.

Thaniyay Trujillo empezó casi como quien no quiere la cosa. Cuando recién empezamos en Lima me escribió una mama de acá. Al leer su correo sentí algo especial con ella y con su historia, me escriben muchas personas y a todas les contesto, les doy la información y luego nos conocemos cuando asisten a los grupos pero con ella era diferente, yo vivía en Lima ella en Trujillo, yo ni pensaba en ese momento en expandirnos. 
Me escribió y como dije sentí ago especial, le respondí y ella volvió a contestarme y así estuvimos por muchos meses con correos que van y vienen, conociéndonos a través del internet, hasta que un día me escribe diciéndome que venía con su esposo a Lima, tenían que hacer unas cosas y de paso querían asistir al taller que Thaniyay estaba organizando. Y así fue, finalmente le pude poner un rostro a esas largas horas de correos escritos, a esa historia llena de dolor y esperanza que me contaba en cada correo. 
Salimos a desayunar un día y ahí entre el café y un jugo de naranja salió la pregunta: han pensado en abrir en Trujillo? Se me prendieron muchas luces, mi mente empezó a viajar a mil por hora, pensando en como podríamos hacer....pensando: esto es! Thaniyay va a empezar a crecer y así vamos a poder ayudar a cada vez más padres. Este desayuno fue en noviembre del año pasado y hoy 9 de mayo empezamos el primer grupo.

Tengo que agradecer a Mariela y a Patrica las personas que se van a encargar de los grupos acá, agradecerles su valentía, su confianza.

Estamos empezando a crecer y no puedo dejar de agradecerle a mi hijo Gabriel....su partida no nos dejo un gran dolor, nos dejo un camino de amor, nos dejo enseñanza, nos dejo compasión, nos dejo una gran tarea de ayudar al prójimo, de salir de nuestro dolor para ir al encuentro de otras personas que también sufren y así lo estamos haciendo y con todo esto estoy Honrando la vida de mi hijo!

Te amo chiquito!