miércoles, 23 de enero de 2013

No es como pensamos

Definitivamente algo que he aprendido entre las muchísimas cosas que he tenido que aprender desde que Gabriel partió es a no juzgar.
Es difícil, es muy difícil y uno siempre tiende a hacerlo pensando esto no haría yo, esto no me pasaría a mi, yo no haría esto pero lo que es cierto es que nunca sabemos lo que nosotros haríamos en cierta situación hasta que pasamos por ella.

No podemos saber lo que vive una persona, no podemos saber por que hace lo que hace, por que actúa de esa manera y no lo podemos saber porque simplemente no somos esa persona, no estamos en sus zapatos, no vivimos su vida y no sabemos lo que esa persona vive cada día.

Mi papa siempre me dice: Nadie sabe lo de nadie.

Y es verdad.

Cuando me paso lo de Gabriel, yo pensaba en lo que los demás debían estar pensando, no lo sabía pero me imaginaba, era yo y mi imaginación y eso me alejó de muchas personas.
Tiendes a pensar que nadie te va a entender, que nadie sabe lo que estas sufriendo, piensas que te miran mal como sí tuvieras algo contagioso.
Las miras y tratas de meterte en sus mentes para saber lo que están pensando de ti....de la mama que perdió un hijo de la manera supuestamente para mi más absurda.

Yo pensaba que me juzgaban por no haber cuidado a mi hijo (tal vez algunas si lo hicieron pero no todas las que yo pensaba), por no haber puesto mallas....era verdad eso o simplemente producto de mi imaginación y mi culpa?

También pensaba que si me veían bien era porque ya había olvidado a mi hijo, ya me había recuperado y eso que significaba? Qué no lo había querido suficiente y si estaba mal debía ir al psiquiatra......todos esos fantasmas y pensamientos irracionales no hacían más que alejarme de las personas porque ya no sabía como actuar.....debía estar triste? Debía estar tranquila? Debía estar con una sonrisa dibujada en mi rostro? Debía estar llorando?

No, no debía nada! Tenía que estar como yo me sentía y no ha debido importarme lo que los demás pensaran de mi......bueno pues eso lo aprendí después y también el no juzgar a otros como pensaba que me juzgaban a mi.

Somos seres únicos, especiales, no hay nadie más como nosotros y no hay nadie más viviendo nuestra vida.
Hay que entender que nunca vamos a saber si eso que esta viviendo esa persona nos puede pasar a nosotros y menos aún como actuaríamos, que haríamos.

No juzguemos a esa mujer que se acaba de separar, no juzguemos a esos padres que su hijo esta metido en drogas, no juzguemos a esos padres que acaban de perder un hijo, no juzguemos a esos padres cuyo hijo se ha suicidado, no juzguemos a esa madre que en el supermercado perdió la paciencia con su hijo de 3 años y podría seguir mi lista pero el mensaje es muy simple....no juzguemos y vivamos en paz con nosotros y con los demás.

1 comentario:

  1. Hola, buenas noches o buenos días según donde estés y leas esto... Gracias Sra Ursula por compartir esto, es cierto nadie debe juzgar a nadie pues no sabemos qué es lo que pasó o qué hay detrás de un parecer. Gracias por compartir las experiencias. Estuve leyendo algunas de sus publicaciones, ahora estoy lejos de mi madre pero cada vez que veo sus fotos y su rostro por skype digo: cada vez me enamoro más de ella, es mi persona perfecta y la amo con todo mi corazón... Puede que Gabriel no este aquí mirandola pero tiene dos hijos seguro maravillosos esperando ese amor que sólo una madre puede dar y Gabrielito ansioso dentro de cada uno de allos esperando ese cariño y regalando sonrisas.

    ResponderEliminar