jueves, 20 de diciembre de 2012

Hoy salí de viaje...

Comparto con ustedes un texto que ya no recuerdo donde lo encontré pero me gustó mucho....

"Hoy salí de viaje, un viaje rápido y bonito. 
Aquí es corto, los espero a la vuelta de la esquina, pero para ustedes sé que es largo. 
Hoy les escribo para contarles de mi viaje. Aunque no lo sepan, traje el mejor equipaje que pude, y así quiero decírselos. 

Mi maleta ha venido cargada de cariño, de amor que ustedes me han dado en todo este tiempo que hemos compartido. He traído también valores, muy buenos valores que ustedes me han enseñado.
 
Aquí no he tenido que aprender a amar, papás… porque ustedes ya me lo enseñaron. 
Quiero que sean consientes de la importancia del trabajo que han realizado, han hecho de mí la persona que sigo siendo, y les repito: quiero que lo sepan. 

No lo olviden, me he traído conmigo cada juego, cada enseñanza, cada parte de ustedes que me dieron y créanme: eso lo es todo. 
Así ha tenido que ser y han tenido que ser ustedes, para poder enseñarme todo aquello que me ayudó y me sigue ayudando, porque solo ustedes lo han hecho. 

No se preocupen por el tiempo que van a estar sin verme, porque ahora me toca a mí.
Me toca a mí, enseñarles y tener con ustedes la misma paciencia que tenían conmigo cuando me enseñaron a andar; ahora los voy a ayudar yo a caminar sin mí, porque deben hacerlo y yo los guiaré en ello… Caerán unas cuantas veces, como tantas caí yo, pero recuerden… amorosamente me levantaban y me decían que pronto sanaría: hoy les toca a ustedes papás. Les toca levantarse y ponerse en pie tantas veces como sea necesario… es sencillo, me decían, recuerdan? Pues hagámoslo juntos, estoy con ustedes. Si yo pude, ustedes pueden…somos uno, saben?

No se preocupen porque no hablamos, porque tenemos el mejor lenguaje que se pudo inventar: el corazón. 
No se preocupen porque no nos veamos, porque mi imagen irá a ustedes cuantas veces lo necesiten.
No se preocupes porque no nos toquemos, recuérdenme tan solo y volverán a sentirme. 
Abran la maleta de todo el equipaje que me dieron, y quédense con eso, pues “eso” soy yo.

Si ustedes lloran, yo les secaré las lágrimas. Si ustedes sonríen, yo reiré. Si ustedes ríen, yo bailaré. Si bailan, saltaré. Y cuando menos se lo esperen, y sin que se den cuenta, habrán sanado y entonces esteremos verdaderamente juntos. 

Estoy en cada amanecer, dándoles fuerzas para comenzar el día. Estoy en cada atardecer, tranquilizándolos para descansar un profundo sueño. En cada flor que se abre, dándoles color y alegría a su vida. En cada carcajada, llenándoles de fuerza. Y en tantas pequeñas cosas, que ahora les pasan desapercibidas.

Si no me encuentran, acudan a mi casa que es la suya: su corazón y allí estaré. 

Los quiero papás, sean fuertes, por ustedes… ¡Y sonrían que los espero!"
                                                                                                                                         - Anónimo - 

0 comentarios:

Publicar un comentario