jueves, 22 de noviembre de 2012

El dolor, mi amigo

El otro día un papa que asiste a Thaniyay dijo: Lo que yo quiero es que me quiten este dolor que no me deja vivir.

Que mas quisiera yo que quitarles el dolor a todos los papas que hemos perdido uno o mas hijos, que mas quisiera yo que quitarme mi propio dolor.

Recuerdo como si fuera ayer el dolor que sentía a los pocos días de la partida de Gabriel, un dolor que te quemaba por dentro, un dolor que no te dejaba respirar es mas dejaba de respirar por momentos, un dolor que al sentirlo pensaba que no lo iba a lograr, que no iba a poder seguir viviendo con este dolor.....y ahora al  mes de los 2 años de su partida puedo decir que el dolor no se ha ido pero que he aprendido a vivir con el. He aprendido a respirar nuevamente sintiendo una punzada en mi corazón en cada bocanada de aire, pero respirando. El dolor se adormece no se va no desaparece pero se duerme, esta ahí latente pero sin hacerte el daño que te hacia al principio.

He aprendido a convertir al dolor en mi amigo, entró en mi vida sin que yo lo invitara, lo recibí y le dí mi corazón para que ahí viva pero no haciéndome daño, no acabando con mi vida, no como una cruz que tengo que llevar por el resto de mi vida, sino como un amigo, como una huella, como un aprendizaje, he sabido transformar este dolor tan grande en amor, en amor a los demás  a mi misma, a mi familia, a mis hijos, a mi esposo....a Gabriel.

Alejandro Jodorowski que también  perdió un hijo dice: Va a doler, sí y mucho pero tienes que dejar que duela porque así es la única manera de que sane.

Cuan cierto es eso, no hay que tenerle miedo al dolor, al contrario hay que invitarlo a entrar, hay que sentirlo, hay que dejar que nos destroce el corazón,  el alma porque así que es la única manera en lo que vamos a poder transformar, en que lo vamos a poder conocer de verdad y amarlo y así conociéndolo vamos a poder convivir con el.

Abracemos nuestro dolor sin miedo y poco a poco se convertirá en nuestro amigo y demosle la oportunidad de enseñarnos y aprendamos de el......este dolor tiene mucho que decirnos.....Escuchemoslo!!!!




jueves, 8 de noviembre de 2012

No olviden

La memoria es muy frágil....no lo digo por nosotros los papas, nosotros JAMAS nos vamos a olvidar de nuestros hijos, lo digo por las demás personas.

Siempre lo he dicho y lo diré siempre Gracias a Dios la vida continua y no se detiene por ti.....pero tu vida continua sin tu hijo, tu vida continua con este dolor inmenso que te desgarra el alma, tu vida continua y no es la misma pero la vida de las demás personas continua y sigue siendo la misma.
Y esta bien que sea así  a ellos felizmente no les pasó y ellos no tienen porque cargar con una cruz que no les pertenece.....pero duele, duele ver, sentir que cada vez se acuerdan menos de tu hijo, que cada vez lo mencionan menos cuando tu quisieras que lo mencionen todos los dias. Duele que se olviden por momentos de lo que tu estas pasando, de lo que has pasado y de lo que pasas todos los días.
Tampoco se trata de siempre recordarselos o que siempre estén diciéndote cuanto lamentan la muerte de tu hijo, no, no es eso.....es querer que entiendan que hay momentos en que quieres estar sola, momentos en que no quieres ver a nadie, momentos en que odias al mundo, momentos que quieres gritar, que quieres llorar, que quieres morir, que quieres simplemente hacerte invisible....que entiendan y que no te pregunten: por que estas así ?? ahora por que estas de mal humor? por que estas tan callada???? Que.... ya se olvidaron que hace 1 año 10 meses y 10 días que mi vida se partió en dos??? No siginifica que porque paso ya mas de 1 año el dolor es menos y lo recuerdas menos o ya te sientes mejor. Si, hay momentos en los cuales estas bien. Yo puedo decir que estoy bien, Gracias a Dios estoy bien, pero tengo momentos como todos me imagino en que estoy mal, en que no quiero saber nada de la vida.....pero son momentos que pasan.

Ha pasado 1 año, 10 meses y 10 días que partió Gabrielito y para mi es como si hubiese sido ayer, tengo todavía la herida sangrando y en carne vida pero eso no me impide disfrutar mi vida, a mis hijos, a mi esposo, a mi familia, no me impide sentirme bien y decir que SI ESTOY BIEN.....pero basta un recuerdo vivo, una señal, un olor, una canción, un sueño, para sentir que meten un dedo en mi herida y me duele el alma.

Yo nunca me voy a olvidar de mi hijo, JAMAS, el esta presente en nuestra vida, en nuestros días ...esta vivo en mi y en el corazón de quien lo quiere recordar y agradezco a todas las personas que lo tienen vivo dentro de sus corazones.