jueves, 25 de octubre de 2012

Nuestro Hogar

Desde que Gabrielito partió me encuentro en una búsqueda necesaria y agotadora de saber que pasa cuando te mueres, yo tengo la FE de creer que con la muerte no termina todo, se que hay vida mas allá siempre lo he dicho y lo seguiré diciendo porque es lo que creo. Se que Gabriel esta vivo....pero donde? en el cielo? pero....que es el cielo? acaso es un lugar? un lugar como la tierra?

En mi desesperada búsqueda he leído algunos libros acerca de la vida después de la muerte, libros donde personas que estuvieron clinicamente muertas cuentan su experiencia, todas hablan de una luz muy brillante, hermosa y que sentían un amor que jamas habían experimentado y que querían irse con la luz pero no era su momento....será realmente así? Otras contaban acerca de que se encontraron con personas de su familia que habían muerto antes.....he visto mucho vídeos  reportajes, testimonios, películas que hablan sobre esto. Y lo mas importante he soñado con Gabrielito, lo he visto feliz, he recibido señales de el, que mas necesito para estar realmente segura que si hay vida mas allá de la muerte???? Creo que nada simplemente confiar en mi Fe y quedarme tranquila y seguir con esta linda esperanza de que cuando me toque partir ahí estará mi chiquito esperándome!

El otro día una amiga me hablo de una película brasilera, de un vidente muy conocido Chico Xavier.
Se trata de un doctor que muere y va a donde supuestamente vamos a ir todos cuando partamos.....lo curioso de esto es que este doctor en realidad le ha comunicado a Chico Xavier desde el "cielo" todo lo que se ve en la película.....para creer? no lo se.

A mi me impactó mucho esta película, no por lo que es el cielo sino porque creo que nos abre los ojos acerca de como estamos viviendo acá en la tierra. Que es lo que estamos haciendo por los demás,  por nosotros mismos? Somos realmente buenos? amamos de verdad? o nos hacemos daño los unos a los otros? Estamos hechos para la bondad, para hacer cosas buenas, para amar, para vivir en Paz....como vivamos acá vamos a vivir cuando partamos.....nunca es tarde para hacer mejor las cosas.



miércoles, 17 de octubre de 2012

Tu vida cuenta

Es la historia de una mujer que siempre se sentía insatisfecha, siempre estaba en la búsqueda de algo que llene el vacío que ella sentía.
Al estar tan concentrada en esta búsqueda no se daba cuenta que la vida la estaba llamando para algo muy especial.

La vida le habló en varias ocasiones pero ella no escuchaba porque no creía que ella fuera a hacer algo especial.

La vida en este incansable llamado, le regaló un primer hijo, un hijo con el que ella aprendió a ser mamá, un hijo maravilloso que sería su soldadito valiente.
La vida esperó y esperó que ella despertara y acuda a su llamado...pero ella no despertó.

Fue en ese momento que en el cielo se llevó a cabo una reunión muy especial.
Estaba Dios con unos angelitos y juntos estaban tratando de encontrar alguna forma para que ella despertara...hasta que uno de ellos, un angelito con la carita mas dulce que podía existir, levantó su manito gordita y dijo: Yo sé como hacer que ella despierte. Dios mándame a la tierra que yo la ayudaré a despertar.
Dios lo miró con su rostro lleno de amor y bajó la cabeza ya que sabía el gran sacrificio que este angelito estaba a punto de hacer y asintió porque sabia que era la misión de ese angelito.

Y así fue como esta mujer tuvo a su segundo hijo y aprendió mucho mas y valoró mucho mas su maternidad. A este angelito ella le puso por nombre, Gabriel.

Este angelito sabía lo que tenía que hacer para que ella despertara pero no se sentía preparado así que esperó 4 años, 4 años maravillosos.
Y 26 días antes que sucediera lo que tenia que suceder para que ella despierte, Dios le mandó una tercera hija, una hija que iba a ser pero ella aún no lo sabía, su salvavidas y su maestra en el arte de sanar, esta niña era, es una sanadora de corazones.

Y sucedió...sucedió lo que tenia que suceder, Gabriel el angelito que se había ofrecido a ayudar a que su mamá despierte, partió, partió la lugar de donde había venido y con su partida el sabía que ella iba a despertar y acudir al llamado de la vida.

Y así fue, ella despertó, fue tan grande el dolor que sintió después de la partida de Gabriel que tuvo que despertar y se dió cuenta finalmente de lo que la vida le había estado tratando de decir.

Se dió cuenta que ella es sanadora, sanadora de corazones, que a través de su propia herida, a través de conocer y experimentar su propio dolor, ella iba a poder sanar los corazones de personas como ella.

Y así lo está haciendo, está sanando corazones, sanandolos con una mano y con la otra al mismo tiempo sana su propio corazón.

Y desde el cielo orgulloso la mira, protege, bendice, ilumina y acompaña su Angel Gabriel.


miércoles, 3 de octubre de 2012

Y tu, en qué crees?


Muerte: Extinción de la vida

Para los Cristianos, la muerte es el tránsito de la vida terrenal hacia Dios, el cuerpo muere pero al alma vive en el descanso eterno.
Para los Judios, la muerte se concibe como la separación del alma y el cuerpo, como el fin natural de la vida y el paso de este mundo al mundo futuro.
Para los Musulmanes, al igual que los Cristianos las almas van al cielo y serán juzgadas según sus obras.
Los Hindúes creen en la reencarnación  el alma renace en este mundo no necesariamente en un cuerpo humano. Es el karma resultante de sus acciones pasadas el que determina el tipo de renacimiento.
Para los Budistas la muerte no es mas que un tránsito.

Yo creo que definitivamente hay vida después de la muerte, lo he dicho y lo diré mil veces, mi hijo esta vivo, mas vivo que nunca...donde esta? Quiero pensar que está en el cielo, que está al lado de Dios y que todos cuando nos toque partir iremos ahí también. Pero claro, nadie sabe a ciencia cierta si eso es verdad, la Fe es la que nos da consuelo, la que nos da Esperanza de saber que volveremos a ver a las personas que se fueron antes de nosotros.
En mi caso, he leído mucho, pregunto cada vez que puedo y tengo una inmensa Fe que me dice que SI, que mi hijo está con Dios, que está vivo, que esta feliz, que está conmigo y que cuando me toque partir el estará ahí esperándome y nos abrazaremos para siempre...es una alegría que conforta mi corazón y que me ayuda a seguir viviendo en Paz.