jueves, 13 de septiembre de 2012

Aprendiendo una nueva forma de quererte

Cuando Gabriel partió se me quedó todo mi amor guardado en mi, no sabia que hacer con todo el amor que estaba reservado para el, donde depositaba las ganas que tenia de abrazarlo? en quien? Que hacia con este amor que sentía me iba a hacer explotar por dentro? Me sentía confundida, rara, molesta, quería gritar, quería pegarle a alguien, quería salir corriendo y no parar de correr nunca, este amor me estaba matando....hasta que entendí que todo este amor se lo tenia que dar a el, a nadie mas, solo a el.....pero como? Como amar a alguien que no esta? que no puedes tocar? que no puedes abrazar? Pues si se puede! Pero hay que aprender, hay que aprender a canalizar todo este amor para enviárselo a nuestros hijos, es una nueva forma de amar y no solo de amar sino también de comunicarnos.....como te comunicas con alguien que no te responde de vuelta? No te responde con palabras pero si lo sientes.

La muerte te lleva a un viaje desconocido, es un camino que recorres a ciegas, un camino que tu misma vas haciendo y es en el mismo camino donde vas aprendiendo.

Yo he tenido que aprender a amar a Gabrielito sin que este conmigo físicamente, a mandarle todo mi amor y asegurarme que le llegue y que lo sienta, he tenido que aprender a sentirlo a el, a no buscar mayor explicaciones a las cosas que pasan cuando tienen que pasar, a las señales que recibo, he aprendido y estoy aprendiendo a estar alerta para poder saber cuando mi chiquito quiere comunicarse conmigo, he aprendido y estoy aprendiendo a hablar con el, sin que me responda, sin esperar que  me responda, tengo la Fe para saber que cuando yo hablo con el, el me escucha.

Cuando un hijo parte se tienen que aprender a la fuerza muchas cosas, desde como hacer para seguir viviendo sin tenerlo al lado, a aprender a volver a estar con uno mismo en paz y a solas.....pero lo que tenemos que aprender poco a poco es a seguir queriéndolos cada día mas sin poder tener la dicha de poder abrazarlos.

1 comentario:

  1. El continuar viviendo sin un hijo es uno de los aprendizaje mas duro, dificil y largo por lo que la vida nos obliga a pasar a algunas personas. Mi pequeña Marietta partio hace ya ocho meses y sí ahora he aprendido a hablar con ella y yo misma me aferro a la idea de que me escucha, solo asi he aprendido a tener pequeños momentos de paz.. paz que tenemos que aprender a buscar y que necesitamos volver a encontrar.
    Un abrazo muy fuerte para ti Ursula.

    ResponderEliminar