viernes, 24 de agosto de 2012

Etapas del duelo

Duelo viene del latín "Dolus" que significa dolor.

"Hay que entender al duelo como un proceso de rehabilitación completa que nos devuelva a la plenitud y también nos devuelva la entereza de volver a amar, con huellas, con aprendizaje pero mejor preparados para seguir adelante."

"La finalidad del duelo es dar expresión y cause sano a los sentimientos, serenar el sufrimiento dominando la pena de la separación, aceptar la realidad de la muerte y amar con un nuevo lenguaje de amor al fallecido."

Me gustaron mucho estas dos explicaciones del duelo.

El duelo es un proceso que todos los que perdemos a alguien vamos a pasar. El duelo tiene etapas y todos vamos a pasar por esas etapas, pero no todos las vamos a vivir de la misma manera y no nos va a durar el mismo tiempo y tampoco las vamos a vivir en un mismo orden.
El duelo es muy personal, muy intimo es muy de nosotros.

Según mi experiencia y lo que he podido leer en este tiempo, he podido encontrar 5 etapas del duelo, las cuales son:

  1. La negación, el aislamiento, el shock: La negación nos permite amortigiuar el dolor ante la noticia, nos permite recobrarnos, es una defensa provisoria y será sustituida por una aceptación parcial. Lo que yo entiendo por esto y basada en mi propia experiencia es que el shock te ayuda a hacer lo que tienes que hacer en ese momento es como si tu alma abandonara tu cuerpo y así no puedas derrumbarte ni sentir dolor, ni nada para que puedas actuar. Esto puede durar horas, como me duró a mi, o días, semanas, meses. En mi caso el shock fue cuando me entero del accidente, me duró hasta que mi hijo falleció. Todo ese tiempo, mientras llamaba a la ambulancia, a mis papas, al pediatra, me llevaban a la clínica, firmaba para que lo operen, dejaba un deposito en la clinica.....todo eso lo hice en piloto automatico, es mas ahora me doy cuenta que mi alma dejó mi cuerpo y era como si yo hubiese estado arriba en el techo mirando todo....no podía sentir nada, no sentía nada y tampoco podía llorar, no entendía nada....pero eso me ayudó a hacer lo que tenia que hacer por mi hijo hasta que partió.
  2. La ira, la rabia: La negación es sustituida por la ira, la envidia, el resentimiento, surgen todos los por que. Es una etapa difícil de afrontar, esto se debe a que la ira se desplaza en todas direcciones aun injustamente. Aparecen los si hubiera, si hubiera hecho esto o aquello tal vez mi hijo/a estaría vivo/a. Aparece también la culpa, la culpa por estar nosotros vivos, las auto acusaciones. Pero hay que recapacitar de lo ilógico de la culpa por algo que no estaba en nuestras manos y algo que no pudimos cambiar. Como culparnos de algo que no es nuestra culpa? Pero es normal sentir culpa, sentir rabia, rabia hacia nosotros, rabia hacia el hijo/a que se fue.....por que te fuiste? por que me abandonaste? rabia hacia los médicos, hacia Dios, hacia las personas que no han perdido a sus hijos. Hay que entender que es normal y que es temporal, que no nos vamos a sentir así siempre.
  3. La tristeza: Cuando ya no se puede seguir negando la muerte, somos invadidos por una tristeza profunda, es un estado general pero temporario y nos prepara para la aceptación de la muerte. Hay que expresar la pena, la tristeza, hay que llorar. Yo no creo en lo que algunas personas dicen que no hay que llorar porque sino nuestros hijos también lloran y se ponen tristes....como no llorar si se nos ha muerto un hijo? Como no vamos a llorar? Por supuesto que tenemos que llorar es lo mas natural del mundo aparte que eso va a durar un tiempo, no vamos a llorar para siempre, pero hay que expresar nuestros sentimientos, nuestra tristeza, nuestra pena.
  4. La aceptación: Quienes ya hemos pasado por las etapas anteriores y hemos podido expresar nuestros sentimientos de dolor, de ira, de rabia, de tristeza, podremos ir contemplando lo próximo a venir con mas tranquilidad. Con la aceptación poco a poco se empieza a sentir un poco de paz, ya se puede estar bien solo o acompañado. La vida se va imponiendo. Yo creo que hay que llegar a esta etapa para poder encontrar paz, paz contigo misma y paz con el hijo/a que se fue.
  5. Esperanza: Es la que sostiene y da fortaleza al pensar que se puede estar mejor y se puede promover el deseo de que todo este dolor tenga algún sentido. Permite poder sentir que la vida aun espera algo importante y trascendente de nosotros. Y la esperanza diría yo también de saber que volveremos a estar con nuestros hijos cuando nos toque a nosotros partir. Ellos solo se nos han adelantado a un viaje maravilloso que haremos todos nosotros.

No necesariamente tenemos que pasar estas etapas en ese orden, como una mama dijo ayer en el grupo: Yo  estoy viviendo todas las etapas a la misma vez menos la aceptación. 
Somos seres únicos y como únicos que somos vamos a vivir la perdida de nuestros hijos de manera única así  como el duelo. pero no hay que correr para tratar de llegar al final, hay que vivir cada etapa, aceptarla, es un proceso y como tal va a pasar y es importante que lo vivamos para así poder llegar a la resolución de un  duelo sano.

Solo deseo para todos los padres que hemos perdido un hijo que lleguen a la aceptación y con ella a la esperanza y que empiecen a sentir paz en sus corazones.





1 comentario:

  1. Sabias palabras Ursulita, ayudan a los padres que como tu han tenido que pasar por tan grande dolor. Un fuerte abrazo! Sisi

    ResponderEliminar