jueves, 19 de julio de 2012

A veces se congela el tiempo....


Cuando murió Gabriel, Juanjo quiso quedarse con algunos de sus juguetes.
Mientras embalaban las cosas del departamento para mudarnos, Juanjo fue un día y escogió unos juguetes de Gabriel y los guardó en una bolsita y en su corazón para siempre.

Los tiene guardados en su mesa de noche, en un cajón que esta abajo y que casi nunca lo abre.
Leia que esta cada día mas curiosa el otro día abrió ese cajón y encontró la bolsa con los juguetes......le pidió a su papa que abra la bolsa y que la suba a la cama y saco los juguetes uno por uno observándolos con detenimiento......cuando se aburrió los dejo encima de mi cama y se fue.
Me quede observando los juguetes de Gabriel y me dieron pena y no pude evitar derramar algunas lagrimas, si sentí pena por ellos y sentí aunque ya lo había sentido antes pero ahora lo sentí mas claro que el tiempo se había detenido.....el tiempo se había detenido para mi hijo y para sus juguetes. Sentí pena porque ya nadie iba a jugar con ellos y me acorde de la película Toy Story y de como los muñecos estaban tristes cuando Andy iba creciendo y ya no jugaba con ellos........vamos se que son juguetes, pero al haber sido los juguetes con los que mi hijo jugaba no puedo evitar sentirme así ya que el al jugar con ellos les daba vida y ahora estan ahí  sin que nadie los mueva, ni los haga hablar.....El tiempo se ha congelado, le dije a Juanjo y me dan pena los juguetes porque ya nadie juega con ellos y están en un cajón......pero ahora Leia juega con ellos, me contestó.......y si es verdad ahora a Leia le encanta abrir el cajón de Juanjo y sacar la bolsa con los juguetes los observa como si supiera que tienen algo especial, los saca uno por uno.....sabe que son de su hermano.

Ahora los juguetes de vez en cuando cobran vida como lo hacían cuando Gabrielito jugaba con ellos.....Leia los rescata de la tristeza, del aburrimiento.....Leia descongela el tiempo con sus juguetes.

2 comentarios:

  1. Hola Ursula, acabo de leer todas tus entradas en el blog y estoy conmovida, triste, he derramado muchas lagrimas por la emocion de los sentimientos de amor que transmites hacia tu familia y tu pequeño Gabriel, es inimaginable el dolor que se siente al inicio pero veo que este proceso de sanacion esta haciendo sus frutos, me da mucho gusto saber que ayudas a padres en situaciones similares, a partir de hoy Gabrielito entro a mi corazon y no lo olvidare, gracias por permitirme conocerlo a travez de tus escritos.

    ResponderEliminar
  2. Ursula, hoy te vi en la tele, en el programa de Beto. Tengo tres hijos, pero te confieso que siempre tengo el temor de pasar por eso que tu pasas. Hoy lo vi de otra forma, pero no pude evitar las lagrimas, y no las puedo evitar cuando leo los párrafos de tus escrituras. No se que decirte para que no suene trillado o inapropiado. Solo un fuerte abrazo y una gran felicitación por haber logrado tener una visión distinta de la situación. Sigue adelante! Como dices... Ya llegara el momento de reunirse solo es cuestión de tiempo.

    ResponderEliminar