sábado, 25 de febrero de 2012

San Bartolo



El ultimo día de Gabrielito lo pasamos en San Bartolo.

Fue un día maravilloso, la pasamos increíble, el lo pasó lindo.......jugó como nunca, comió como nunca, se bañó en el mar todo el día. 
Después que se fue, estuve analizando todo su ultimo día y la verdad que fue el mejor. 
El estuvo FELIZ, disfrutó ese día al máximo, no se quejó de nada, cuando llegamos a la casa, no renegó para bajar del carro (como siempre lo hacia), se bañó también sin protestar y comió también sin protestar.......fue un día maravilloso.......

Y San Bartolo se me quedó guardado en el corazón como el ultimo lugar en el que estuve con mi hijo. 
Ese verano no pude regresar y creo que jamas podré regresar (aunque hace poco regresé pero de noche y no a la playa), San Bartolo guarda muchos recuerdos maravillosos, pero recuerdos llenos de dolor.

Regresé hace unos días porque era santo de un amigo e hizo una parrillada en su casa de San Bartolo. En el momento en que Juanjo me dijo para ir, no pensé mucho pero cuando estábamos en camino, quise dar media vuelta y volver a la casa.

Llegamos a la entrada de San Bartolo y regresé al 29 de diciembre del 2010....... estaba yo con mis dos hijos en el carro, yendo a pasar un lindo día de playa con la familia, pasamos por la bodega donde hacia casi un año yo había parado con mi hijos a comprarles papitas lays porque se morían de hambre........luego pasamos por el malecón........cuantos recuerdos!!! y caí en cuenta (mas todavía) de cuanto extraño a mi hijo, lo extraño tanto que duele, me duele físicamente cada respiro que yo puedo dar y el ya no puede........me duele el querer abrazarlo y solo abrazar al aire........lo extraño cada segundo de cada día, me hace muchísima falta, me hacen muchísima falta sus abrazos, sus besos, sus apachurrones.
Daría todo por escuchar su vocesita una vez mas, daría todo porque una vez mas me diga: "ay si como no", daría todo lo que tengo y lo que no tengo por abrazarlo y sentir sus manitos en mi cara una vez mas........solo una vez mas........ daría todo por volver a San Bartolo pero con mi chiquito de la mano.

viernes, 10 de febrero de 2012

1 4 0 8

El numero favorito de Gabriel era 1408.

Desde chiquito cuando tu le preguntabas: Cual es tu numero favorito? El te decía: mil cuatrocientos ocho.
También lo usaba para decirte por ejemplo, mami yo te quiero 1408 veces o también cuando yo le decía: me das un beso? El me decía: te doy 1408 besos.

Unas semanas antes que el partiera, mi papi le mandó a hacer un polo blanco con el numero 1408 en colores.......le encantó! Lamentablemente nunca se lo pudo poner.......ahora mi papi guarda ese polo en su cajón y en su corazón.

Cuando Gabrielito estaba acá conmigo, nunca me puse a investigar ni tampoco le pregunté por que le gustaba ese numero, de donde lo había sacado, que significaba para el.....simplemente me parecía gracioso que lo usara y que bien que sabia usarlo.

Cuando el parte, me quedé pensando mucho en ese número y encontré algunas cosas que me dejaron mas que sorprendida.

Puse 1408 en google y lo primero que me salió fue una película que se llama así, 1408 
Hacia mucho tiempo yo la había visto.....es una película de terror que trata de un escritor cuyo último libro le ha llevado a varios hoteles presuntamente encantados. El recibe una postal anónima del hotel Dolphin, la cual le advierte de que no debe entrar a la habitación 1408. El escritor llama al hotel para pedir la habitación, pero no está disponible para reservas. No obstante, el igual va.
Cuando el llega al hotel es atendido por el administrador, quien le pide que no entre a la habitación. Olin le informa de las muertes que han ocurrido en ese lugar, advirtiéndole que no durará más de una hora dentro. Sin embargo, el decide seguir con su plan. Dentro de la habitación comienza a registrar sus comentarios en una grabadora. A medida que la situación comienza a empeorar  intenta salir de la habitación, pero sin resultados. 
Al darse cuenta que no puede salir de la habitación y que la única opción que tiene para salir es suicidarse, crea una bomba e incendia la habitación. Mientras el escritor está en el hospital, le cuenta a Lily (su ex esposa) que vio a Katie, la hija fallecida de ambos, en la habitación, pero ella no le cree. Tras su recuperación, el encuentra la grabadora que utilizó y ambos escuchan la cinta, la cual había registrado el encuentro entre el escritor y su hija.

Me gustaría volver a verla....sobretodo para saber que se dijeron el escritor y su hija cuando se encontraron. El compositor de la música de la película se llama Gabriel.

Algo mas que encontré es que al parecer si tu inviertes los dos últimos digitos, osea 1480 ese el valor numérico de Cristo y 1408 es el valor numerico de Salvador.
Gabriel siginifca:  "La Fuerza de Dios".
Creo que mi chiquito estaba anunciando anticipadamente que habia sido elegido y habia aceptado y accedido al llamado de Dios.

Pero lo que mas me llamó la atención y con lo que me quedo por siempre es que si tu sumas 1408, osea 1+4+0+8, te da 13 y si sumas 1+3, te da 4.......4 fueron los años que mi Gabrielito vivió acá con nosotros.




jueves, 2 de febrero de 2012

Chocapic

Hay situaciones en las cuales tú piensas que nunca te vas a encontrar o reacciones de diferentes personas que piensas que tú nunca tendrías.

La realidad es que tú no sabes cómo vas a reaccionar ante las diferentes situaciones que se te pueden presentar.

Hace tiempo (mucho antes que Gabrielito partiera) vi una película en la cual el hijo de la protagonista se moría. 
En una escena ella está en el supermercado y pasa por la sección de cereales y rompe en llanto. 
Más tarde le cuenta a su esposo lo que había sucedido y le dice: Cuando dejaré de llorar? Cuando podré pasar por la sección de cereales y ver su cereal favorito y no romper en llanto?

Recuerdo que la escena de esta mujer en el pasillo del supermercado llorando a mares con todas estas personas que la miraban, me llamó la atención y recuerdo haber pensado que conociendo como soy yo, yo nunca lloraría así en público pase lo que pase.

Yo me considero una persona bastante emotiva, una persona que puede expresar muy bien lo que siente y sin temor pero a través de las palabras, no soy tanto de expresar mis emociones a través de llantos o risas desenfrenadas, es por eso que esa escena me pareció, podría decir un poco irreal, irreal para mi mundo.


Cristóbal casi siempre ha comido los mismos cereales, zucaritas. 
El otro día estaba por ir a hacer las compras cuando Cris me dice: Mami ya me aburrí de los Zucaritas, me puedes comprar chocapic? Ok, le contesté.

En ese momento no me acordé o no quise hacerlo o no lo relacioné que los cereales favoritos de Gabrielito eran los chocapic.

Ahí estaba yo haciendo mis compras y llegué a la sección de cereales y cogí los zucaritas, seguí comprando y de pronto recordé que Cris me había pedido los chocapic, regresé al pasillo de los cereales en busca de los chocapic y cuando los vi recordé.

Ahí estaba mi chiquito en la mesa de la cocina comiendo feliz su cereal con leche en su platito del pato Donald, ahí estaba mi chiquito en el sillón de la sala de estar viendo dibujos comiendo su chocapic, ahí estaba mi chiquito pidiéndome tempranito en la mañana: mamita, me sirves mis cornflakes?

No pude  más y rompí en llanto, si ahí estaba yo entre cereales, galletas y panes, llorando desconsoladamente con todas las personas mirándome. 
No me quedé ahí, dejé mi carrito con todas mis compras y salí de Wong.

Entendí que no se puede juzgar a nadie (aunque haya sido una película), que no puedes saber cuándo a ti te puede suceder algo así. 
Entendí que hay que respetar todas las reacciones de las personas aunque a ti en ese momento te parezcan exageradas, fuera de lugar o irreales. 
Entendí que cuando tienes que llorar, llora! Estés donde estés.