domingo, 27 de noviembre de 2011

Devuélvanme mi vida!

Yo sali de mi casa un 29 de diciembre a las 8pm y no volví mas!

Yo sé que mi hijo no va a volver jamas, eso con todo el dolor de mi corazón lo he aceptado...pero lo que no acepto todavía es el no poder tener mi vida como era antes del 29 de diciembre.

Sé que mi vida jamas será la misma porque mi hijito ya no estará mas con nosotros, siempre lo extrañaremos, lo echaremos de menos, su lugar siempre estara vacio físicamente pero lleno en nuestros corazon y nuestro amor hacia el.

Pero mi vida, mis cosas, mi rutina, a donde se fueron?

Yo era feliz en ese departamento, fuimos muy felices los casi 3 años que vivimos ahi, me encantaba donde quedaba, el tener todo cerca....tiendas, farmacias, el nido de Gabriel, un parque lindo, el zoologico del colegio La Inmaculada, todo!.....yo era feliz con mi vida y ahora todo cambió.
Nada volverá a ser igual, para empezar yo no soy la misma que era antes del 29 de diciembre, mi familia no es la misma, mis amigos no son los mismos, mi rutina no es la misma, mi vida no es la misma!

Todo cambió, todo cambió en un segundo, toda mi vida dió un giro inesperado, inimaginable y nadie me preguntó si yo quería ese cambio, nadie me preguntó si estaba lista para tal cambio......simplemente sucedió y ahora tengo que adaptarme.

No tuve tiempo de prepararme, no tuve tiempo de despedirme de mi vida, simplemente se fue y ahora tengo que construir una nueva. 

Todo sucedió tan rápido, todos los cambios, todas las decisiones tuvieron que ser tomadas tan rápido. 
Juanjo y yo teníamos clarísimo que no podíamos regresar a dormir al departamento, así que nos quedamos en la casa de mis papas, también coincidimos en que teníamos que venderlo, que ya nunca mas íbamos a poder vivir ahí y lo pusimos en venta y en una semana lo vendimos.....ahora teníamos que buscar un nuevo lugar y mientras lo buscábamos nos quedamos donde mis papas....en un día la casa de mis papas pasó a tener a 4 huéspedes mas, tuvieron que adaptarse a tenernos ahí y lo hicieron y nos recibieron con los brazos abiertos! Gracias papas, gracias por acogernos en ese momento y siempre!

Así que de haber vivido en nuestra casa donde fuimos felices, pasamos a vivir donde mis papas y sin Gabriel....todo esto en menos de un día.

Quiero mi vida de vuelta, quiero poder regresar a trabajar sin sentir la tristeza de salir de mi trabajo y no ir mas a recoger a Gabriel del nido, quiero poder volver a comer helado de limón sin sentir que lo comía con mi chiquito y nunca mas lo haré, quiero volver a escuchar las canciones que él cantaba sin romper en llanto,  quiero volver a poder pasar por donde vivía antes y no sentir un dolor desgarrador, quiero volver a poder reírme a carcajadas sin sentirme culpable, quiero poder volver a decir soy feliz!, quiero volver a ver a mis hijos y no sentir que me falta uno, quiero poder volver a ir a misa, quiero volver a ver a mi sobrino sin compararlo con Gabrielito y pensar que así estaría mi cholito, quiero volver a no sentir envidia de las familias que no han perdido un hijo, quiero volver a ser como era antes del 29 de diciembre! Quiero volver a tener a mis 3 hijos conmigo! Quiero volver a abrazar a Gabrielito! Quiero volver al 28 de diciembre del 2010!!!

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Recuerdos

No se si será porque ya se acerca navidad y el aniversario del año de la partida de Gabrielito pero tengo muy presente todo lo que hice los días previos a su partida. 

Pasan por mi mente estos momentos como si fueran una película, un vídeo, tengo imágenes tan grabadas y se pegan a mi mente como una foto......trato de evitarlos pero no puedo, vienen a mi sin que yo los invite y me ha pasado que simplemente una imagen me puede derrumbar y hacerme quebrar en llanto. 

El otro día manejaba de regreso a mi casa y se me vino el recuerdo de la ultima vez que comí con Gabrielito en un restaurante. Fue el día de la actuación de fin de año de su nido, fui solo con Cristóbal y cuando terminó los llevé a comer algo a Don Mamino.....recuerdo esto como si hubiese sido ayer, recuerdo todo lo que hablamos, lo que comimos, recuerdo la ropa que tenia Gabrielito, lo feliz que estaba y recuerdo que por nada se quería quitar su sombrero de rey mago......bueno recordé esto como si lo estuviera viviendo otra vez y no pude mas, rompí en llanto en un segundo, un llanto que no podía controlar, un llanto que me llena de dolor, un llanto por estar donde estoy y no poder estar nuevamente ahí con él.

Recuerdo muy claramente todo lo que hice días previos al accidente, el accidente fue un miércoles en la noche, recuerdo lo que hice el lunes, el martes y el miércoles..... lo que me pasa ahora es que si hoy un lunes tengo que hacer por casualidad lo que hice ese lunes, no lo hago. Por ejemplo el otro día tenia que ir al regatas y me di cuenta que era martes y no fui porque ese martes fuimos al regatas.....por ahora no puedo, siento que si repito lo que hice esos días puede repetirse lo que viví ese miércoles.

Sé que no puedo vivir así pero eso es algo que me esta pasando recién ahora y me imagino que es una etapa que pasara así como todas han estado pasando.

No quiero que llegue diciembre, antes lo veía tan lejos y ahora esta aquí nomas. 

Por un lado el 3 de diciembre Leia cumple 1 año....que alegría! mi chiquita ya va a tener un año y se lo vamos a celebrar como se lo merece, el dolor lo llevo por dentro y ese día estaré contenta por mi hija.....pero por otro lado se acerca navidad, la primera navidad sin mi chiquito, se acerca el 15 de diciembre, el 15 de diciembre pasado fue la graduación de Gabrielito del nido! Estaba tan feliz ese día y tan orgulloso, recuerdo perfecto todo lo que hicimos ese día......se acerca su misa del año......se acercan fechas muy duras, fechas muy importantes y llenas de dolor, de sentimientos, de emociones, sé que juntos las pasaremos, juntos los 5, Juanjo, yo, Cristóbal, Gabrielito y Leia.


martes, 15 de noviembre de 2011

RENACER!

SI A LA VIDA A PESAR DE TODO!

Cuando sucedió lo de mi hijo, busque en internet algo, en realidad no sabía que buscaba, lo que quería era encontrar a alguien que me hiciera entender lo que estaba pasando. No encontré nada acá en Perú y me propuse hacer algo acá para ayudar a todas las personas como nosotros que pasan por esta terrible experiencia y buscan a alguien que haya pasado por lo mismo, que te diga que SI lo vas a superar, que el dolor no se va pero que aprendes a vivir con el, fue así que con 2 buenas amigas, nos propusimos crear una ONG. 

En mis búsquedas por internet encontré una organización Norteamericana de ayuda a padres que han perdido hijos, les escribí y ellos me contactaron con Renacer Argentina. Renacer es una organización de ayuda mutua a padres que han perdido hijos, Renacer es lo que yo quiero hacer acá en Perú.

Les escribí y me contestó Graciela una increíble mujer que ahora tuve el placer de conocer personalmente. Graciela sin conocerme me ayudó mucho, a distancia me dió más de lo que muchas personas que estando cerca a mí no podían darme.

Fue asi que este proyecto fue tomando forma pero necesitábamos saber más de Renacer, conocerlo de cerca así que cuando Graciela me invito a la celebración de los 20 años no lo dudé ni un segundo e hice mis maletas, la idea era ir con Juanjo pero por temas del trabajo no pudo acompañarme  pero me acompañó mi mamá.


Lo que encontré acá es más de lo que buscaba, todo lo que viví estos 3 días sobrepasó mis expectativas. Pude darme cuenta que Renacer es una obra de amor, de amor a nuestros hijos que ya no están, de amor a nosotros mismos y de amor al prójimo. 

En estos 3 días he recibido muchísimos abrazos, abrazos de personas extrañas pero que te abrazan como si te conocieran de toda la vida.  Acá en Renacer no existe la condición social, no existe a que religión perteneces o si eres blanco, negro, amarillo o morado, todos somos iguales, todos somos personas que hemos pasado por la terrible experiencia de perder un hijo. A todos nos une algo tan fuerte que no sé cómo explicarlo porque va más allá de toda palabra.

Fueron tres días muy intensos, con conferencias, talleres, canciones, lagrimas, abrazos, sonrisas, alegría, tres días con muchas emociones.

Cuando llegué el primer día y pasamos al auditorio, habrán habido unas 200 personas, al sentarme y al mirarlas no pude sino conmoverme al darme cuenta que todas estas personas así como yo habíamos perdido un hijo, somos muchas pensé y me pareció realmente sorprendente. Conoci personas maravillosas cada una de ellas con su historia, habían padres que no solo habían perdido un hijo sino habían perdido 2 y seguían en pie! Habian historias de suicidios, de homicidio, de accidentes, de enfermedades…..tantas desgracias, tanto dolor pero tanto amor, tanta vida! Todas saliendo adelante, todas incluida yo habíamos apostado nuevamente por la vida y ese justamente es el lema de Renacer SI A LA VIDA A PESAR DE TODO!


Renacer está en muchos países, en Chile, Uruguay, Mexico, Ecuador, España…asi como yo fueron unas personas de Ecuador y Uruguay y también fue una mama peruana. En un momento de la conferencia del dia dos, hablaron los representantes de cada país donde hay Renacer, como en Perú todavía no hay me sorprendí mucho cuando el maestro de ceremonias dice: Y donde están mis mamas de Perú? Que suban! No tuvimos escapatoria y muertas de vergüenza tuvimos que subir al escenario y hablar frente a fácil 500 personas.
Mery hablo primero y le agradesco porque después a mi no me quedó mucho por decir, pero dije lo que sentía y fue lo siguiente: “Soy Ursula mamá de Gabriel, al verlos a todos ustedes reunidos, podría decir que acá se siente mucho dolor pero en realidad lo que se siente es AMOR, amor de verdad!”. Luego agradecí a Graciela el haberme dado la mano aun sin conocerme y a la distancia y terminé con un: Pronto habrá un Renacer Perú!
Me sentí satisfecha por lo que dije, porque lo dije de corazón y antes que termine este año habrá un Renacer Perú.

El ultimo dia, nos juntamos para una “mateada” (tomar el famoso mate argentino) y compartir todo lo vivido.


Fue también una señora de unos 80 años que nos hizo llenarnos de energía a través de la danza, nos hizo sacar todo lo que teníamos dentro a través de la música y los movimientos…..nos dijo: dejen que su cuerpo hable a través de los movmientos, dejen que saque todo lo que tiene dentro, déjense llevar y asi lo hicimos y fue mágico. 


En un momento me detuve para observar, observar a todos estos padres, algunos podrían haber sido mis abuelos, otros mis papas y ahí estaban moviéndose al ritmo de Abba y su canción “I have a dream” y me percaté que todos (incluso yo) hacíamos movimientos hacia el cielo, siempre las manos extendidas al cielo, saludando a nuestros hijos y me desarmé (aun mas) cuando miré a un papá que le hacia hola al cielo y le mandaba miles de besos y todo esto con una sonrisa de oreja a oreja pero con el rostro cubierto de lagrimas.

Gracias Renacer! 


Gracias por estos tres días maravillosos, gracias a todos los padres que me abrazaron y me acogieron, gracias mami por acompañarme y compartir conmigo esta experiencia, gracias Juanjo por haber hecho posible este viaje, gracias Macu por haber cuidado a mis hijos en mi aunsencia como si fueran tuyos y GRACIAS GABRIEL,  SIN TI NADA DE ESTO SERIA POSIBLE, TE AMO!


miércoles, 9 de noviembre de 2011

A mother holds her children´s hands for awhile...their hearts forever!


Quisiera meter a mis hijos a una burbuja y que nunca les pase nada. Después de haber vivido lo que viví con Gabrielito estoy segura que no seré capaz de volverlo a vivir y nadie me asegura que no me puede volver a pasar. Sí, perdí un hijo y nada ni nadie me asegura que no puedo perder otro. 
Se lo comenté a una amiga y me dijo: NO! no te va a volver a pasar! Y yo le contesté: por que? por que no me puede volver a pasar? Si yo te contaba eso antes que mi hijo muriera tu respuesta hubiese sido la misma......no te va a pasar eso y me pasó! Ella guardó silencio.

Y es que si me puede volver a pasar como le puede pasar a cualquier persona, como me pasó a mi.

Unos 2 meses después de la muerte de Gabrielito, yo había salido con Cristóbal para llevarlo a sus clases y Leia se quedó con la nana, todavía estábamos en la casa de mi papas pero mis papas también habían salido. Ya estaba por llegar a la casa cuando recibí una terrible llamada, dije alo y lo único que escuché fueron llantos, llantos de mi hija y de la nana....casi me muero! Tuve que frenar en seco controlarme ya que Cris estaba a mi lado y preguntarle mil veces a la nana que había pasado. Entre sollozos incontrolables me dice que un perro había mordido a Leia.....COMO??? un perro??? COMO ASÍ??? ESTA ELLA BIEN???? La nana logra decirme que Leia esta bien pero que le sale mucha sangre de la piernita....Dios mio pensé, no otra vez, no me hagas vivir otra vez lo mismo por favor. Como ya estaba llegando le dije que saliera para ir a emergencia cuando cuelgo el teléfono miro a mi hijo y estaba con sus manitos juntas, con los ojitos cerrados y con lagrimas y diciendo: Gabrielito por favor cuida a nuestra hermanita, que no le pase nada. NO ES JUSTO!!!, pensé. 

Llegamos a la casa y ahí estaba mi bebe de 3 meses mordida por un perro, con las fuerzas que me mandó Gabrielito, pude bajar del carro, cargarla y ver la herida, tenia 2 tajitos en su piernita, por uno si salia sangre por el otro no tanto......mi nana estaba hecha un mar de lagrimas y echándose la culpa de lo que había pasado, logré tranquilizarla y meterla al carro con mi hija para ir a la clínica. En el camino llamé a Pascual y  me hizo estacionar y describirle la herida, una vez mas GRACIAS Pascual! Me dijo que no era nada grave que según lo que yo le describía no iba a necesitar puntos, solo que le laven bien la herida y que cuando llegue lo llame para que hable con el Dr. de emergencia....me tranquilizó y pude seguir manejando.
Llegamos a emergencia y felizmente no fue nada grave, le limpiaron la herida y le pusieron una benda....Gracias a Dios ella ya estaba tranquila y sonriendo nuevamente. 

Cuando llego a la casa, el dueño del perro había ido a buscarme y me dejo su cartilla de vacunas con todo al día  fui a buscar al dueño ya que el perro tenia que quedarse en observación por 10 días.....cuando llego el señor estaba muy preocupado y para mi sorpresa cuando trae al perro que era un labrador y me enseña...yo no lo podía creer......el perro no tenia dientes!!!!! Ni uno!!! No pude sino agradecer a mis dos hijos. Gabrielito había escuchado a su hermano y había cuidado a nuestra Leia.

Como es de suponer Leia estaba bien pero fastidiada, ya me había dicho Pascual que podía tener un poco de dolor y que le diera panadol. Así lo hice y se durmió pero a los 10 minutos se despertó llorando desconsoladamente, una mamá sabe reconocer el llanto de sus hijos y este llanto era de susto. Lógico la había mordido un perro que para ella debe haber sido como un caballo, claro que tenia que estar asustada. Juanjo estaba de viaje así que estábamos las dos solas......logré calmarla abrazándola fuerte pero cuando la echaba volvía a llorar y así estuvimos como por un par de horas.

Llegó mi mama y le conté lo sucedido...Leia seguía llorando, mi mami la cargó y yo me quedé sentada en la cama mirando a mi mami tratar de calmar a mi hija con todo el amor que una abuela tiene y mi hija seguía llorando.....no pude mas, otra vez sentí que estaba viviendo la noche que murió Gabrielito, no pude contener el llanto y fue por un segundo solo por un segundo que pensé: No puedo mas, no puedo soportar ver sufrir a mis hijos, no podría soportarlo una vez mas y pensé en irme, en irme lejos y dejar a mis hijos y así no tener que pasar por caídas, enfermedades, fiebres, golpes.....no podría soportarlo...y en ese segundo mi hija se calmó. 
Se que jamás lo hubiese hecho, jamás los hubiese dejado pero era tal mi angustia de ver sufrir a mi hija que se me cruzó ese pensamiento por la cabeza, gracias a Dios solo por un segundo. 

Me sentí muy culpable por haber pensado eso pero me di cuenta que soy humana, que tengo derecho a decir BASTA! no puedo mas! Dénme un respiro! 
Acabo de ver morir a mi hijo, acabo de pasar por la experiencia mas desgarradora que cualquier madre puede vivir...POR FAVOR no otra vez!

Sé que no puedo meter a mi hijos en una burbuja, sé que tengo que soltarlos al mundo y sé que se van a caer, que se van a golpear, que se van a enfermar, que van a sufrir y allí estaré yo siempre, para cuidarlos mientras pueda, para ayudarlos a levantarse, para abrazarlos y decirles que todo pasa.



martes, 1 de noviembre de 2011

Gracias Señor de los Milagros!



Yo nunca he sido devota de ningún santo ni nada por el estilo, pero siempre en octubre me entra curiosidad acerca de este Cristo Morado que tiene millones de devotos y dicen es milagroso.

Este 26 el día de mi santo decidimos con mi mami, mi prima y Leia ir a las Nazarenas a visitar al Señor de los Milagros. Pensé que era un buen día para ir, para llenarme de paz y de buenas energías. Camino al centro de lima me sentía un poco inquieta, desde la misa del mes de Gabrielito no he vuelto a entrar a una iglesia y menos rezar o escuchar misa......pero quería ir.....mi hijito ya había planeado mi visita con Dios.

Llegamos y estaba terminando la misa, uf pensé que bueno......pero no sabia que termina una e inmediatamente empieza otra, nos acercamos y la imagen del Señor de los Milagros me cautivó por completo.....no podía dejar de mirarla ni contener las lagrimas. 
Empezó la misa y por un segundo me sentí incomoda, bajé la mirada y abracé a mi hija pero algo me dijo que levante la mirada y así lo hice, miré de nuevo al Señor de los Milagros y me embargó una paz que no me ha dejado hasta ahora.

Sentí que mi hijo está bien, que mi hijo está con Dios, que estaba conmigo en ese momento, me sentí acompañada en mi dolor, confortada.

Me puse a observar los rostros de las personas, algunos llenos de dolor, otros de paz, otros de resignación, otros de suplica pero todos de devoción, la devoción que se siente es contagiosa, el amor que se siente te envuelve, la paz que se siente te acompaña... pero también se siente el dolor, el dolor de alguna pérdida (como la mía), el dolor de alguna enfermedad que no se va, el dolor de algún milagro a la espera de ser cumplido. 

Llegó el momento del Padre Nuestro y la verdad quería taparme los oídos...abracé nuevamente fuerte a mi hija y me preparé para volver 10 meses atrás....pero milagrosamente no sucedió eso, no sentí ese dolor que antes he sentido cuando he tratado de rezar, nuevamente sentí mucha paz, sentí a mi hijo abrazándome y sentí que estaba en camino a la reconciliación con Dios. 

GRACIAS SEÑOR DE LOS MILAGROS!