domingo, 14 de agosto de 2011

Estas conmigo!

Pienso mucho en la vida después de la vida...en que habrá mas allá, cuando uno deja de existir en este mundo, a donde te vas? 

De hecho sé que mi hijo sigue vivo, en otra dimensión, en otro mundo, quiero creer que está bien, que está en paz, que es feliz esté donde esté. Una vez una tía me contó que una señora le había dicho: Que bonito debe ser el cielo, no? y mi tía le pregunta: Por que? a lo que la señora responde: Porque nunca nadie ha regresado. 

Yo siento a mi hijo conmigo y le hablo siempre, pero han habido tres ocasiones en las cuales lo he sentido muy muy cerca.

Como toda mamá, uno no quiere que su hijo sufra, que sienta dolor y hasta el día de hoy me pregunto si mi hijo sufrió, si le dolió... los días después de su muerte me atormentaba pensando en como estaría, si estaría bien, hasta el día de hoy lo hago pero con menor intensidad, pero en esos días era como una obsesión y lo único que hacia era pensar en como estaba, donde estaba, si estaba bien, si al momento del accidente se asustó, si le dolió...recuerdo una noche haberme ido a dormir pensando mucho en eso y no puedo decir con toda claridad si estaba dormida o despierta, pero creo haber estado entre dormida y despierta y estoy segura haber visto la carita de mi hijo acercarse a mi con una gran sonrisa y darme un beso, me desperté al instante o bueno no se....pero recuerdo haber abierto los ojos y haber sentido que mi hijo estaba bien.

La segunda vez, tuve que ir al departamento con Juanjo para firmar la venta...yo ya había regresado al depa pero siempre de día nunca de noche, ese día tuvimos que ir en la noche porque la vecina que nos compró el departamento solo podía a esa hora, llegamos al departamento y no pude bajar, le dije a Juanjo que no podía, el accidente había sucedido de noche, no podía entrar al edificio y menos al que fue nuestro departamento, le dije que por favor suba el y que yo lo esperaba en el carro pero que se apure y si yo tenia que firmar algo que me baje los papeles. El subió y me quede sola en el carro. No pasaron ni 3 minutos y empecé a sentir que no podía respirar, me faltaba el aire y me estaba ahogando, prendí el contacto y abrí las ventanas, trate de calmarme y respirar, me recosté en el asiento, en eso sentí una suave brisa que entraba por la ventanas acompañada de un olor a alcohol, poco a poco me fui calmando, pude volver a respirar y sentí una paz increíble que me iba envolviendo mientras el olor a alcohol se hacia cada vez mas fuerte...Gabriel? Empecé a hablar con él y mientras las lágrimas corrían por mis cara pude sentir que mi hijo estaba ahí conmigo, abrazándome en silencio, dándome paz, tranquilidad, amor muchísimo amor.
El ultimo olor que tengo de mi hijo, es el olor a alcohol, cuando estaba en cuidados intensivos y me acerque a él, olía a alcohol, lo olí, cuando estaba acá conmigo me encantaba olerlo, ese olorcito a él, era delicioso y ese último día también me acerqué a olerlo y olía a alcohol, se me quedó ese olor grabado en mi mente, en mi corazón y ese día él vino a estar conmigo y todavía olía a alcohol.

Y la ultima vez que lo he sentido con total claridad fue este viernes...no había tenido un buen día y cuando manejaba de regreso a mi casa en la noche, estuve pensando muchísimo en él, recordando el momento del accidente y deseando con todas mis ganas el abrazarlo una vez mas, solo quería eso, un abrazo de mi chinito! Llegué a mi casa, mis hijos ya estaban dormidos y Juanjo no estaba....me acosté y me quede dormida pensando en mi chiquito...de hecho fue un sueño pero creo que lo que sucedió fue muy real dentro de lo real de un sueño. 
Estaba en un lugar, no se cual y una persona que no recuerdo quien era me dijo: Solo ha bajado un ratito, de ahí tiene que regresar y me señaló una puerta blanca, recuerdo haber caminado muy lentamente a esa puerta, con miedo, con duda, con ansiedad, con felicidad, con ganas, recuerdo que me sudaban mucho las manos y antes de abrir la puerta voltee a mirar a esta persona y ella sonrió, abrí la puerta y ahí estaba él, sentadito en un banquito, me vio y sonrió, esa sonrisa suya tan picara, con esos ojitos chinitos que hablaban...me arrodillé en el piso y extendí mis brazos y el vino corriendo y me dió un abrazo, esos abrazos que duran toda la vida, esos abrazos que no quieres que terminen nunca, esos abrazos que te llenan de amor, de felicidad, de paz y pensé: Lo estoy abrazando una vez mas y no quería soltarlo, lo abrazaba con tanta fuerza...hasta que me dijo: Mami me tengo que ir, cogió mi cara entre sus manos, esas manitos gorditas que Leia ha heredado, me miró, sonrió y me desperté. NO!, no quería despertarme, quería seguir durmiendo, quería seguir soñando, quería quedarme ahí con él por siempre... al instante que abrí mis ojos, se me cayeron millones de lagrimas, sentía todavía en mis brazos su calor, podía sentirlo conmigo. Estoy segura que estuve con mi hijo, estoy segura que lo abracé, que lo toque.

Puedo decir que mi hijo esta bien, que esta conmigo y que estará conmigo por siempre!

4 comentarios:

  1. WOAW!!!! hace poco hablamos sobre tu Blog que ya no lloraba al leerlo por que estaba " aprendiendo y entendiendo" mucho de tu experiencia pero hoy te digo me fue imposible contener mis lagrimas, como uno pudiera poner pausa, despertar y al volver adormir seguir con esos sueños maravillosos..... que suerte haz tenido de poder estar con tu chiquito lindo.

    ResponderEliminar
  2. Es maravilloso saber que tú y tu familia siempre estarán bien cuidados por el Angel Gabriel.

    ResponderEliminar
  3. Me parece q cada vez que estas triste tu angelito te visita para que sepas que el esta bien. y tu cada vez que estes triste apachurra muy fuerte a Cris y a Leia ya q los 2 tienen algo de Gabriel :)
    SRV

    ResponderEliminar
  4. Disculpame, recién he encontrado tu blog y no puedo parar de llorar. No comprendo aún, me duele tu dolor, tengo miedo que algo malo le pase a mi bebe algún día, no poder tenerlo conmigo, me quema la espalda, no puedo parar, quizas no te doy animo como otras sólo queria decirte que transmites mucho, abraza muy fuerte a tus pequeños.

    ResponderEliminar