jueves, 25 de agosto de 2011

Dios y yo

Cuando te sucede algo tan fuerte, tragico y doloroso como la muerte de un hijo, te cuestionas muchas cosas en tu vida, te cuestionas a ti misma, cuestionas tu desempeño como madre, cuestionas tu relación con los demás, tu relación con tus hijos, con tu esposo, cuestionas tu vida pero sobretodo cuestionas tu Fe en Dios.

Cuando sucedió el accidente y mientras hacia las coordinaciones con la familia, los vecinos, la ambulancia, lo único que hacia era rezar y pedirle a Dios que cuide a mi hijo, que no lo deje solo, que no se lo lleve, cuando llegué a la clínica y mi chiquito entró a sala de operaciones lo único que hice fue rezar, no paré de rezar ni un segundo y no solo recé, tambien hablé con El y le pedí que por favor no se lo lleve, no todavía. Cuando entré a verlo la primera vez y me di con la nocticia que El ya habia decidido llevárselo, también seguí rezando uno no pierde las esperanzas hasta el último momento, cuando entré por segunda y última vez ya no recé, solo hablé con mi hijo y le di permiso para irse....no he vuelto a rezar desde entonces.

Hace unos meses vi una película en donde a los protagonistas se les muere un hijo en un accidente, en una parte de la película esta pareja va a un grupo de apoyo, ella no quería ir pero va para acompañar a su esposo. Llegan y un papá estaba hablando acerca de la muerte de su hija y cuando termina dice: Dios necesitaba un angelito por eso se la llevó. Y ella molesta le dice: Si Dios es todopoderoso y todo lo puede, porque no creó otro angelito de la nada, por que se tuvo que llevar a tu hija para tener otro angelito?

Al dia siguiente de la muerte de mi hijo, estaba yo en la casa de mis papas y llegó el Padre Gonzalo (del colegio de mi hijo) y se sentó a hablar conmigo. De frente le dije que me explique como Dios puede hacer sufrir así a un ser humano, como puede causarle un dolor tan grande a alguien.....POR QUE? No entendía por que, quien era ese Dios que te hace pasar por un dolor tan terrible, le dije que no podía existir Dios porque si existiera no se hubiera llevado a mi hijo. Entonces el me dijo algo que cambió toda mi forma de ver las cosas, que me ayudó a volver a creer en El. Me dijo: Ok Ursula entonces Dios no existe, verdad? No, no existe, le respondí. Entonces si Dios no existe, me dijo respondeme algo: Donde esta tu hijo ahora? Con quien esta tu hijo? Me quede mirándolo, bajé la cabeza y dije casi en un susurro: Con Dios, mi hijo está con Dios.

Yo sé que mi hijo está con Dios, yo sé que Dios existe, yo creo en El, pero en estos momentos de mi vida, no puedo tener la relación que tenia con El antes del 29 de diciembre.

Nunca, nunca en mis 33 años de vida, había rezado tanto como esa noche, nunca! le pedí, le rogué, le grité que por favor no se lleve a mi hijo y se lo llevó, lo que siento ahorita, lo que pienso ahorita, lo que sé ahorita es que El no me escuchó.

No cuestiono su existencia, porque sé que existe, lo que cuestiono es si Dios es la respuesta a todo.

Yo sé que El tiene sus motivos, El sabe mas que nosotros. Yo sé que llegaré a un nuevo entendimiento con El, no sé si podremos volver a tener la misma relación que teníamos antes, no lo se, talvés sea mejor, talvés no, no lo se, lo único que sé es que El está con mi hijo, que lo necesitaba para algo especial y cuando El decide no nos queda otra que bajar la cabeza y decir: que así sea, hágase tu voluntad.

Que así sea entonces...


7 comentarios:

  1. Tranquila Uchi, tomate tu tiempo que nadie te apura.......un dia a la vez.
    un abrazo muy fuerte,
    SRV

    ResponderEliminar
  2. The Rabbit Hole verdad?
    Creo que el discrepar con Dios no es malo, es parte de la vida, además, si cuestionamos algo que El hizo en verdad no dudamos de su existencia, por el contrario, la reafirmamos, sólo que no estamos de acuerdo. El estar molesta con Dios es tu derecho y es totalmente comprensible, ya cuando sea el momento indicado quizás haya una reconcialiación...tiempo al tiempo...

    ResponderEliminar
  3. Ursula ,todas las que como tu y yo perdimos un hijo
    nos cuestionamos exactamente igual ...deja que el
    tiempo corra ,tal vez encuentres la respuesta como
    yo la encontre y no es en el porque ? sera
    en el paraque?
    un beso y que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  4. Cuando operaron a mi hija, pase por lo mismo. Desde que te vi en el programa de Beto no he parado hasta leer todo el blog. No sé decirte porque pero me siento muy identificada con cada cosa que escribes, mi hija tiene 8 años, ya ha tenido 2 entradas al hospital ambas siempre temiendo lo peor. Yo tengo una forma particular de creer en Dios, pero si hago mía la frase: Hagase tu voluntad. Que lindo leerte.

    ResponderEliminar
  5. Iker era un niño perfectamente sano, le di el pecho hasta los 3 años!! Y tenía 4 cuando se fue. Una tarde de un viernes tuvo fiebre y lo recogí del cole. Estuvo perfectamente toda la tarde jugando. Al día siguiente, sábado, lo llevé a urgencias para que le dieran antibiótico y no esperar a la consulta del pediatra hasta el lunes. Lo miraron completamente, tenía unas placas en la garganta, bacteria, no virus, así que me dieron antibiótico. Esa tarde estaba más cansado, tumbado en el sofá viendo la peli de Wall-E, una d sus favoritas. A las 9 de la noche vi que tenía mal color, me entró un escalofrío, un mal presentimiento, no había vuelto a tener fiebre. Pensé que estaría algo deshidratado y le di un batido y un plátano, y corrí a urgencias con el bebé Sara. Pensé que como mucho estaría deshidratado. En el coche me dio otro mal presentimiento, me dijo que estaba cansadito y tenía frío, y le daba con la mano en los pies mientras conducia y le dije "Iker, no te duermas, vamos a contar!" Y empecé a contar con él, tardé 20 minutos en bajar al hospital, vivo en un pueblo pequeño. Cuando llegué, lo cogí en brazos, saqué el carro del bebé y corrí con el. Nada más entrar por la puerta su carita estaba con unas ojeras enormes, y con los labios azules, grité "Dios mío!!! qué pasa!! mi hijo está fatal!!", corrieron los pediatras y gritaban, "llamad a todos los pediatras! A vitales, a vitales" (una sala de reanimación que estaba justo ahí), Yo no paraba de ver correr enfermeras, médicos, todo el hospital corriendo.
    Justo entonces vino una ambulancia con un señor mayor con muy mal aspecto, y lo metieron a la sala de vitales de al lado.
    Me sorprendí pensando "está claro que la muerte está aquí ahora, y solo espero que al que se tenga que llevar sea a ese señor... " y a continuación pensé "no, no, seguro que acaba llevándose a Iker, es mucho más caprichoso" Lloraba sin parar, corría, me sentaba en el suelo, me levantaba, intentaba escanear las miradas de los que entraban y salían pero no me miraban, pasaban corriendo evitándome.
    Llegó mi madre y le dije "ayyymama, Iker se va a morir!!!" y me miró como si estuviera loca, "qué dices, qué dices hombre!".
    Sólo salían para preguntarme qué había pasado, y les dije "he estado esta mañana aquí y solo tenía placas en la garganta!"

    Yo estaba convencida de que iba a morir, y luego de que estaba en una pesadilla, pero si fuera así ya me tendría que haber despertado. Eso que dices que inconscientemente intuías que moriría joven a mi también me pasó, pero al ser mi primer hijo pensé que era algo natural pensar esas cosas.

    Le dije a mi madre, si no se va a morir, ¿por qué no me dicen nada los médicos? ¿Por qué no vienen y me dices, tranquila mujer, que no se va a morir!"
    Tras dos horas y media de reanimación nos metieron en un despacho y empezaron a contar paso a paso lo que habían hecho... hasta que nos dijeron que había muerto. Entró en shock séptico, no había oído ese término en mi vida, es la infección que pasa a la sangre y crea un fallo multiorgánico, no se saben las causas de por qué pasó a la sangre y creó ese cuadro tan fulminante, así que le practicaron la autopsia. Todavía estoy esperando los resultados, pero francamente, no los necesito.
    Estoy convencida de que era su "karma", venir aquí por poco tiempo. A lo largo de los días he encontrado cosas que me hacen pensar que en cierto modo lo sabía. La profesora del cole al entregarme los trabajos me comentó lo mismo... no se quiso pintar en el último dibujo de la familia; llevaba días diciendo que iba a convertirse en estrellita (hablábamos así de la muerte, mi padre murió cuando yo era pequeña y a Iker le hablaba de su yayo diciendole que se convirtió en estrellita)...

    Siento escribir semejante párrafo, pero lo tengo muy reciente y cuando leo estos post empalizo mucho y tengo necesidad de compartirlo.... Gracias

    ResponderEliminar
  6. Se me ha olvidado mencionar que yo lo acepté esa misma noche, tras su muerte nos dejaron estar con él en una sala a parte. Lo abracé hasta que estuvo frío, y le dije a mi madre... ya no está, esto sólo es su cascarita, pero él ya no está. El murió el 21 de febrero de 2015 a las 23:55, y estuve abrazándolo hasta las 6,30 de la madrugada....
    Jamás pensé lo importante y necesario que es para una madre pasar por ese proceso, puede resultar macabro, pero les agradezco mucho al equipo del hospital que tuvieran esa consideración. A la vez que su alma se iba, yo iba sintiendo como esa cascarita estaba quedando sin vida... y entonces lo acepté, porque lo sentí

    ResponderEliminar