miércoles, 31 de agosto de 2011

Ángeles en mi vida

No vemos a los ángeles; pero en las avenidas oscuras de la angustia, se acercan y nos llaman...se parecen a ellas las personas queridas, y no son sino ángeles los seres que nos aman!
                                                                 -Anonimo-
                                                                                                                                                              
Los ángeles en mi vida han actuado de manera silenciosa, a través de personas, personas especiales que han estado conmigo y con mi familia en los momentos mas difíciles, siempre presentes, brindando apoyo ya sea en silencio o no, con un abrazo, una llamada, un correo, una oración, pero haciéndose siempre presentes.
Gracias, gracias de corazón a todos ustedes ángeles en mi vida y gracias también a todos los demás ángeles que estuvieron con nosotros y también a los que yo sin saber están presentes en mi vida.

Gabriel, Cristóbal, Leia, Juanjo, Mami, Papi, Roxy, Sandra, Tia Sandra, Daniela, Fernanda, Mircalla, Mama Aida, Mario, Danitza, Macu, Ague, Tio Javier, Gino, Alicia, Oscar, Luis Antonio, Giselle, Marilin, Alicita, Juano, Alicia C, Flavia, Ale, Javier O, Jimena O, Tio Napo, Tia Susy, Mariella, Patty B, Claudia B, Bruno F, Juan Pedro, Pascual Q, Carmen M, Paola M, Gigi F, Mariela F, Rosanna F, Ofe, Jose A, Marce, Freddie, Claudia I, Javier B, Ani, Claudia S, Geraldine, Gerardo S, Jessica V, Jose V, Manuel I, Patty U, Gabriel M, Nydia, Jocelyn V, Vero, Rosella, Marissa, Carla S, Denise, Fran, Jose Carlos A, Viviana M, Giuliana, Pilar Q, Adriana, Malena, Melissa, Mia, Susi, Fiorella, Margarita C, Alfredo D, P. Gonzalo, Martin P, Rosi, Javier, todos los vecinos de mi ex departamento.

Si me olvido de alguien solo me he olvidado de colocar su nombre acá, porque a TODAS las personas las tengo en mi corazón, tengo guardado cada correo, cada mensaje, cada carta, todas las coronas de misa, todos los letreros de las flores que enviaron, tengo grabado en mi mente y en mi corazón cada rostro, cada palabra, cada abrazo, cada lagrima...por siempre.

GRACIAS!


jueves, 25 de agosto de 2011

Dios y yo

Cuando te sucede algo tan fuerte, tragico y doloroso como la muerte de un hijo, te cuestionas muchas cosas en tu vida, te cuestionas a ti misma, cuestionas tu desempeño como madre, cuestionas tu relación con los demás, tu relación con tus hijos, con tu esposo, cuestionas tu vida pero sobretodo cuestionas tu Fe en Dios.

Cuando sucedió el accidente y mientras hacia las coordinaciones con la familia, los vecinos, la ambulancia, lo único que hacia era rezar y pedirle a Dios que cuide a mi hijo, que no lo deje solo, que no se lo lleve, cuando llegué a la clínica y mi chiquito entró a sala de operaciones lo único que hice fue rezar, no paré de rezar ni un segundo y no solo recé, tambien hablé con El y le pedí que por favor no se lo lleve, no todavía. Cuando entré a verlo la primera vez y me di con la nocticia que El ya habia decidido llevárselo, también seguí rezando uno no pierde las esperanzas hasta el último momento, cuando entré por segunda y última vez ya no recé, solo hablé con mi hijo y le di permiso para irse....no he vuelto a rezar desde entonces.

Hace unos meses vi una película en donde a los protagonistas se les muere un hijo en un accidente, en una parte de la película esta pareja va a un grupo de apoyo, ella no quería ir pero va para acompañar a su esposo. Llegan y un papá estaba hablando acerca de la muerte de su hija y cuando termina dice: Dios necesitaba un angelito por eso se la llevó. Y ella molesta le dice: Si Dios es todopoderoso y todo lo puede, porque no creó otro angelito de la nada, por que se tuvo que llevar a tu hija para tener otro angelito?

Al dia siguiente de la muerte de mi hijo, estaba yo en la casa de mis papas y llegó el Padre Gonzalo (del colegio de mi hijo) y se sentó a hablar conmigo. De frente le dije que me explique como Dios puede hacer sufrir así a un ser humano, como puede causarle un dolor tan grande a alguien.....POR QUE? No entendía por que, quien era ese Dios que te hace pasar por un dolor tan terrible, le dije que no podía existir Dios porque si existiera no se hubiera llevado a mi hijo. Entonces el me dijo algo que cambió toda mi forma de ver las cosas, que me ayudó a volver a creer en El. Me dijo: Ok Ursula entonces Dios no existe, verdad? No, no existe, le respondí. Entonces si Dios no existe, me dijo respondeme algo: Donde esta tu hijo ahora? Con quien esta tu hijo? Me quede mirándolo, bajé la cabeza y dije casi en un susurro: Con Dios, mi hijo está con Dios.

Yo sé que mi hijo está con Dios, yo sé que Dios existe, yo creo en El, pero en estos momentos de mi vida, no puedo tener la relación que tenia con El antes del 29 de diciembre.

Nunca, nunca en mis 33 años de vida, había rezado tanto como esa noche, nunca! le pedí, le rogué, le grité que por favor no se lleve a mi hijo y se lo llevó, lo que siento ahorita, lo que pienso ahorita, lo que sé ahorita es que El no me escuchó.

No cuestiono su existencia, porque sé que existe, lo que cuestiono es si Dios es la respuesta a todo.

Yo sé que El tiene sus motivos, El sabe mas que nosotros. Yo sé que llegaré a un nuevo entendimiento con El, no sé si podremos volver a tener la misma relación que teníamos antes, no lo se, talvés sea mejor, talvés no, no lo se, lo único que sé es que El está con mi hijo, que lo necesitaba para algo especial y cuando El decide no nos queda otra que bajar la cabeza y decir: que así sea, hágase tu voluntad.

Que así sea entonces...


lunes, 22 de agosto de 2011

Da tu corazón, da un abrazo!

Me he dado cuenta a través de mi experiencia, que hay 3 clases de reacciones de las personas ante una situación como la pérdida de un hijo, reacciones hacia uno.

Una de ellas es ignorarte por completo, me imagino que es porque no saben que decirte, prefieren hacer como que no existes a tener que decir algo...lo que sea.
Otra es hacer como si nada hubiese pasado, saludarte como si nada...hola! y que tal? como has estado? Como has estado?????? Se murió mi hijo, como crees que he estado??? y la otra, la que a mi parecer es la mas sincera, la mejor, son las que se acercan, te dan un abrazo esos de oso y te dicen que lo sienten mucho o simplemente no dicen nada pero con el abrazo lo dicen todo.

Comentaba esto con Juanjo y este fin de semana con unas amigas y Juanjo me preguntó que cual de las tres era la que mas me gustaba y le dije que la última, porque como ya lo dije me parece la mas sincera y generalmente estas personas son las personas que de verdad te estiman y las personas que se alegran de verte "bien". Y luego me preguntó cual era la que menos me gustaba y le contesté sin dudar que la segunda, , las que te saludan como si nada, las que no te mencionan nada, las que hacen como si nada hubiese pasado...un ratito, SI ha pasado algo, MI HIJO MURIÓ!, no puedes hacer como si nada hubiese pasado, porque ALGO PASÓ!

Estas tres reacciones las he podido ver y experimentar muy claramente en el colegio de mi hijo.
Están las mamas que fingen no verme y que esquivan mi mirada y el encontrarse conmigo, como si la muerte de mi hijo fuese contagiosa y les pueda pasar a ellas también.
También están las que me saludan como si nada. El otro día estaba conversando con una muy buena amiga y se acerca una amiga de ella pero que también me conoce y sabia lo que había pasado y me saluda como si nada, hola! como estas? QUE??? QUE COMO ESTOY? ESTOY HECHA MIERDA PORQUE MI HIJO MURIÓ!!!

No pido que todas las personas sientan pena, me abracen todo el tiempo y me digan que lo sienten, NO de eso no se trata, se trata de tener un poco  de consideración y respeto no por mi sino por mi hijo, no se murió mi perro...se murió mi hijo...EL VIVIÓ Y FUE IMPORTANTE! quizá no para ustedes, pero él fue una personita que vivió, una personita que conociste, no finjas que no pasó nada, no finjas que todo esta bien, eso no me hace sentir mejor al contrario, hace que me sienta peor.

Y están las personas que me ven, se me acercan y con muchísimo cariño me abrazan y me dicen que lo sienten mucho o talves no dicen nada pero que con ese abrazo me hicieron sentir y me dijeron todo.

Gracias! Gracias a ustedes porque son esos abrazos los que me dan fuerzas, son sus buenas vibras las que me ayudan.

Por favor no finjas, eso no ayuda. Sé sincera, da tu corazón, da un abrazo!

domingo, 14 de agosto de 2011

Estas conmigo!

Pienso mucho en la vida después de la vida...en que habrá mas allá, cuando uno deja de existir en este mundo, a donde te vas? 

De hecho sé que mi hijo sigue vivo, en otra dimensión, en otro mundo, quiero creer que está bien, que está en paz, que es feliz esté donde esté. Una vez una tía me contó que una señora le había dicho: Que bonito debe ser el cielo, no? y mi tía le pregunta: Por que? a lo que la señora responde: Porque nunca nadie ha regresado. 

Yo siento a mi hijo conmigo y le hablo siempre, pero han habido tres ocasiones en las cuales lo he sentido muy muy cerca.

Como toda mamá, uno no quiere que su hijo sufra, que sienta dolor y hasta el día de hoy me pregunto si mi hijo sufrió, si le dolió... los días después de su muerte me atormentaba pensando en como estaría, si estaría bien, hasta el día de hoy lo hago pero con menor intensidad, pero en esos días era como una obsesión y lo único que hacia era pensar en como estaba, donde estaba, si estaba bien, si al momento del accidente se asustó, si le dolió...recuerdo una noche haberme ido a dormir pensando mucho en eso y no puedo decir con toda claridad si estaba dormida o despierta, pero creo haber estado entre dormida y despierta y estoy segura haber visto la carita de mi hijo acercarse a mi con una gran sonrisa y darme un beso, me desperté al instante o bueno no se....pero recuerdo haber abierto los ojos y haber sentido que mi hijo estaba bien.

La segunda vez, tuve que ir al departamento con Juanjo para firmar la venta...yo ya había regresado al depa pero siempre de día nunca de noche, ese día tuvimos que ir en la noche porque la vecina que nos compró el departamento solo podía a esa hora, llegamos al departamento y no pude bajar, le dije a Juanjo que no podía, el accidente había sucedido de noche, no podía entrar al edificio y menos al que fue nuestro departamento, le dije que por favor suba el y que yo lo esperaba en el carro pero que se apure y si yo tenia que firmar algo que me baje los papeles. El subió y me quede sola en el carro. No pasaron ni 3 minutos y empecé a sentir que no podía respirar, me faltaba el aire y me estaba ahogando, prendí el contacto y abrí las ventanas, trate de calmarme y respirar, me recosté en el asiento, en eso sentí una suave brisa que entraba por la ventanas acompañada de un olor a alcohol, poco a poco me fui calmando, pude volver a respirar y sentí una paz increíble que me iba envolviendo mientras el olor a alcohol se hacia cada vez mas fuerte...Gabriel? Empecé a hablar con él y mientras las lágrimas corrían por mis cara pude sentir que mi hijo estaba ahí conmigo, abrazándome en silencio, dándome paz, tranquilidad, amor muchísimo amor.
El ultimo olor que tengo de mi hijo, es el olor a alcohol, cuando estaba en cuidados intensivos y me acerque a él, olía a alcohol, lo olí, cuando estaba acá conmigo me encantaba olerlo, ese olorcito a él, era delicioso y ese último día también me acerqué a olerlo y olía a alcohol, se me quedó ese olor grabado en mi mente, en mi corazón y ese día él vino a estar conmigo y todavía olía a alcohol.

Y la ultima vez que lo he sentido con total claridad fue este viernes...no había tenido un buen día y cuando manejaba de regreso a mi casa en la noche, estuve pensando muchísimo en él, recordando el momento del accidente y deseando con todas mis ganas el abrazarlo una vez mas, solo quería eso, un abrazo de mi chinito! Llegué a mi casa, mis hijos ya estaban dormidos y Juanjo no estaba....me acosté y me quede dormida pensando en mi chiquito...de hecho fue un sueño pero creo que lo que sucedió fue muy real dentro de lo real de un sueño. 
Estaba en un lugar, no se cual y una persona que no recuerdo quien era me dijo: Solo ha bajado un ratito, de ahí tiene que regresar y me señaló una puerta blanca, recuerdo haber caminado muy lentamente a esa puerta, con miedo, con duda, con ansiedad, con felicidad, con ganas, recuerdo que me sudaban mucho las manos y antes de abrir la puerta voltee a mirar a esta persona y ella sonrió, abrí la puerta y ahí estaba él, sentadito en un banquito, me vio y sonrió, esa sonrisa suya tan picara, con esos ojitos chinitos que hablaban...me arrodillé en el piso y extendí mis brazos y el vino corriendo y me dió un abrazo, esos abrazos que duran toda la vida, esos abrazos que no quieres que terminen nunca, esos abrazos que te llenan de amor, de felicidad, de paz y pensé: Lo estoy abrazando una vez mas y no quería soltarlo, lo abrazaba con tanta fuerza...hasta que me dijo: Mami me tengo que ir, cogió mi cara entre sus manos, esas manitos gorditas que Leia ha heredado, me miró, sonrió y me desperté. NO!, no quería despertarme, quería seguir durmiendo, quería seguir soñando, quería quedarme ahí con él por siempre... al instante que abrí mis ojos, se me cayeron millones de lagrimas, sentía todavía en mis brazos su calor, podía sentirlo conmigo. Estoy segura que estuve con mi hijo, estoy segura que lo abracé, que lo toque.

Puedo decir que mi hijo esta bien, que esta conmigo y que estará conmigo por siempre!

viernes, 5 de agosto de 2011

Es morir lo peor?

Le dedico este post a una gran mujer: la mamá de Ciro!


Uno siempre piensa que perder a alguien es lo peor que te puede pasar y para una madre lo peor que le puede pasar en la vida es perder un hijo.
Yo al haber atravesado por esta trágica experiencia hasta hace unos meses hubiese dicho que si, que ver morir a un hijo es lo peor que te puede pasar. 
No es la ley de la vida, no es algo natural, lo natural es que un hijo entierre a su padre, así es como se supone que debe ser.....los mayores mueren antes que los jóvenes. Pero a veces el orden natural de las cosas se altera y somos los padres los que con todo el dolor de nuestro corazón  nuestra alma, nuestro espíritu, debemos enterrar a un hijo. 

Pero, es eso lo peor?

Hace unos meses estaba conversando con una gran persona...Javier...y le contaba acerca de mi experiencia con la muerte de mi hijo, el dolor por el que estaba y estoy atravesando y lo trágica de toda esta vivencia y él en su infinita sabiduría me relata que cuando el  viajó a Ayacucho (el nido del terrorismo), dictó una serie de talleres a las personas victimas del terrorismo entre estas personas se encontraban dos madres que habían perdido a sus hijos...una de ellas en lo que duro el taller no habló y se dedicó a escuchar. En la ultima clase la otra madre que había perdido también a su hijo dijo: " Lo peor que te puede pasar es que que tu hijo muera", la otra señora que se había dedicado a esuchar a lo largo del taller se para y dice: "NO, eso no es lo peor que te puede pasar. Lo peor que le puede pasar a una madre es que te roben a tu hijo y tu no sepas donde esta.".

Me quede pensando mucho en el camino a mi casa y no pude aguantar las lagrimas al pensar en eso y me llegó directo al corazón una respuesta que no esperaba encontrar jamas: Si, eso es peor que la muerte.
El no saber donde esta tu hijo, con quien esta, si esta sufriendo, si tiene hambre, si tiene frío, si esta adolorido, asustado, si le están haciendo daño, si te llama con desesperación y tu no acudes a salvarlo.....Dios mio pensé ...gracias a Dios que yo si sé donde esta mi hijo, que se que esta en paz o quiero creer eso, que esta a salvo, que esta bien, que no esta sufriendo. Con el alma desgarrada por el dolor de su muerte puedo decir que siento un poco de tranquilidad y paz al saber donde esta mi hijo y saber que tengo un lugar donde ir a ponerle unas flores.

Pienso mucho y rezo mucho por la mama de Ciro, no puedo siquiera imaginarme lo que esta mujer vive todos los días al no saber que fue de su hijo. Ojala y pronto tenga la paz que merece, nadie merece pasar por el calvario que ella esta pasando, nadie!

Si yo les hiciera a todas las madres la siguiente pregunta:
Que preferirías, no saber donde esta tu hijo o saber que tu hijo murió?

Yo como madre, madre de un hijo que está en el cielo, sé con absoluta certeza la respuesta que todas me darían... así ellas no quieran aceptarla.

Le mando desde acá a la mamá de Ciro todas las fuerzas de madre posible!