miércoles, 20 de julio de 2011

4 años, 9 meses y 20 días

Antes que nada quiero agradecer a todas las que me han escrito, muchísimas gracias de corazón! Como soy nueva en esto no se como responder, pero créanme que las tengo presente y les agradezco cada palabra.


Mi hijo vivió 4 años, 9 meses y 20 días acá en la tierra, pero vivirá por siempre en la eternidad, en los recuerdos y en los corazones de todos los que lo quisimos.

Los 4 años, 9 meses y 20 días que tuve a mi chiquitín conmigo fueron especiales, fueron de enseñanza, de paciencia, de comprensión, de risas, de llantos, de abrazos interminables, de te quieros susurrados, de manitas pegajosas, de besos de caramelo.

Llegaste a mi vida un 9 de marzo del 2006 a las 5.20 de la tarde, mediste 51 cm y pesaste 3 kilos 700. De los tres fuiste el único que nació de forma natural, sufrí mucho para darte la vida y sufrí mucho mas cuando decidiste partir de ella.

Recuerdo tu mirada, esos ojitos chinitos que me miraban siempre desafiantes, había algo en tus ojos, algo especial, siempre me hablaban y creo que lo hacían de algo que yo no quería escuchar.

Dormiste con nosotros los 4 años, 9 meses y 20 días que estuviste por acá, yo pienso y siento que los dos siempre supimos en algún grado de inconsciencia que teníamos poco tiempo juntos y quisimos aprovecharlos al máximo y SI que lo hicimos!

Tu ahora eres un ser especial, un ser superior a todos nosotros y creo que siempre lo fuiste.
Decidiste venir a este mundo porque tenias una misión que cumplir acá, ahora entiendo tu misión y la comparto contigo.

GRACIAS por decidir venir aunque sea por poco tiempo a este mi mundo, GRACIAS por elegirme entre todas las mujeres a mi para ser tu mamá en esta vida, eso mi pulguita me hace sentir sumamente orgullosa y lo grito con todas mis fuerzas: SOY MAMA DE GABRIEL!

Ahora eres mi maestro, acá en la tierra me enseñaste a través de tu inocencia, de tu transparencia, de tu pureza, de tus juegos, palabras, de tus miradas y también de tus silencios. Y ahora desde el cielo me enseñas a través de otras personas, me enseñas con esos momentos que quieren pasar desapercibidos pero que cada vez me doy mas cuenta de ellos, me enseñas con los detalles, con las cosas cotidianas de cada día, me hablas a través de tu hermano, estas conmigo cuando tu hermanita me mira y sonríe, cuando tu hermano te recuerda y viene y me abraza con todas sus fuerzas, estas conmigo cuando papi llora en mi hombro y soy yo la que lo consuela. 

Cada día que pasa me ayudas a entender mejor tu partida, a entender que tenia que ser así, no había otra forma, ni otro día ni otro momento, ese era tu momento de regresar a tu mundo, al mundo que todos iremos cuando nos toque partir.

NO LLORO TU MUERTE CHIQUITO LINDO, CELEBRO TU VIDA, CELEBRO LOS 4 AÑOS, 9 MESES Y 20 DÍAS QUE TE TUVE POR ACÁ!

4 comentarios:

  1. Ushi acabo de leer tus tres escritos, eres fuerte, valiente, te conozco desde que naciste, nuestros primeros años fueron juntas eras Ushi la chiquitita, hoy esa chiquitita me da una lección de vida, de no rendirse ante las adversidades, Ushi eres grande y grande de corazón y alma no sabes como te admiro, tus ganas de luchar de no rendirte son un ejemplo para muchos y en muchos casos, no soy madre, pero tus palabras me calan el alma... Sigue adelante y sigue escribiendo, sigue enriqueciéndonos el espíritu, dándonos UNA LECCIÓN DE VIDA, te mando un beso y un abrazo muy grande... Fabiola

    ResponderEliminar
  2. Que lindooooooooooooooooooooo, me encanta como escribes, porque siento en tus oraciones versos de amor, cantos de cuna, puro amor, un CORAZÓN que a pesar de haber sido herido en lo mas profundo esta lleno de AMOR........

    TQM

    ResponderEliminar
  3. Ursula, ayer te vi en el programa de Beto y me llamó mucho la atención lo que haces. Mi abuela vivió la muerte de 4 de sus hijos y nunca entendí como pudo salir adelante, gracias a ti lo entiendo, ella era una luchadora como tú. Que te vaya bien en tus proyectos...

    ResponderEliminar
  4. Ursula, no te conozco, pero estoy en lágrimas... entre alegría y desconcierto, hace un mes y medio Iker, mi hijo también dejó este mundo en el que estuvo 4 años, 5 meses y 15 días.... me ha sorprendido ver que TODO lo que dices, prácticamente palabra por palabra es lo que pienso TODOS los días. Apenas lo comento con nadie porque pensarán que definitivamente he perdido la cabeza, el hecho de darme cuenta de que he sido bendecida por tenerlo ese tiempo, darle las gracias por haberme elegido ser su mami (de hecho todas las noches le decía que me encantaba ser su mami, y el me respondía que estaba enamoradito de mí), esa especie de intuición de que tenía poco tiempo con el, esa satisfacción no haberme dejado nada en el tintero, maravillarme cada vez que veo un pajarito Tiki (gorriones) por la calle, cerrar los ojos y notar el aire en mi cara y darme cuenta de que es más que una brisa en mi cara, saltar de alegría cada vez que veo pasar un tren. Tengo una niña de 5 meses, tenía 3 y medio cuando Iker se fue. Siempre decía "menos mal que ha nacido la tata", yo pensaba que no utilizaba bien el término "menos mal", pero ahora lo entiendo todo. También entiendo su propósito en esta vida, y también he aprendido muchísimas lecciones con él.
    Asi que te AGRADEZCO de todo corazón que te decidieras ha hacer este blog y compartir tu experiencia, porque eso me acaba de hacer ver que voy por el camino correcto y que no estoy loca, sino que tengo los ojos abiertos y estoy receptiva a ver, escuchar y aprender...
    Yasmín

    ResponderEliminar