martes, 16 de septiembre de 2014

El duelo no es una enfermedad



Por qué nos es tan difícil conectarnos con el dolor?

No estamos acostumbrados a sentir dolor, ni físico, ni espiritual...nuestra generación es la generación del placer...algo te incómoda, te duele entonces te medicas, haces lo que sea por evitar ese momento de dolor y/o sufrimiento....por qué???
Le tenemos miedo al dolor, huimos del dolor, lo evitamos a toda costa, no lo queremos, no queremos sentirlo, no queremos experimentarlo.
Si tan sólo dejáramos que el dolor nos enseñe, si tan sólo dejáramos que entre y que nos muestre lo que tiene por mostrar.

El otro día estuve en un velorio acompañando a una persona muy querida.
En un momento ella se quiebra, lo cual es completamente natural, acaba de perder a su pareja, obvio que tiene que quebrarse, obvio que tiene que llorar pero no, las personas no están acostumbradas a eso, las personas no quieren que sufra, que se conecte, que sienta, entonces que hacen? Te ofrecen con la mejor intención una pastillita, una pastillita nada mágica. Esa pastillita no hará desaparecer el dolor, esa pastillita no hará que aceptes la partida de tu ser querido más rápido, no hará que dejes de llorar, lo único que hará es desconectarte por un momento sólo por un momento de la realidad que esta viviendo, anestesiará por un momento tu mente y tu corazón pero no retrocederá el tiempo, no hará que esa persona querida despierte. Y cuando el efecto de la pastillita pase (porque no dura para siempre) te conectarás de una manera más dura con la realidad, te caerás de cara al piso y el dolor será aún más grande.

Hay algo que tenemos que entender EL DUELO NO ES UNA ENFERMEDAD! El duelo no requiere medicación, no en un duelo normal y saludable. Como en todo hay excepciones y hay duelos crónicos en los cuales la medicación es recomendada y aceptada.

No le tengamos miedo a conectarnos con el dolor y dejar que no enseñe, el dolor puede ser un gran maestro pero sólo si lo permitimos.

Ursula

lunes, 8 de septiembre de 2014

Todo es perfecto!



Después de lo que he vivido estos dos días no puedo dejar de preguntarme...nuestra fe tiene un limite?
Dos muertes cercanas, dos personas jóvenes...tanto dolor y sufrimiento a su alrededor...hasta donde puede una persona sufrir? es que acaso hay un limite para el sufrimiento también?

Sí, a raíz de la muerte de Gabriel he comprendido, entendido, interiorizado muchas cosas, he tratado de entender con lo mas profundo de mi alma y dejar de lado mi limitada mente, lo he conseguido en algunas cosas pero cuando sucede esto, cuando ves que nada tiene sentido, que una persona puede sufrir una y otra vez es ahí cuando vuelvo a preguntarme todo de nuevo, cuando vuelvo al día uno en donde no comprendía nada pero luego entiendo o por lo menos lo intento de ver mas allá de lo evidente.

Trato de ver que todo es perfecto, que no hay errores en esta vida, que nuestro plan de vida es ideal y que se van acomodando las piezas de nuestro rompecabezas poco a poco.

Hay misterios en la vida que nunca entenderemos, hay misterios en la muerte que no podemos ni siquiera intentar comprenderlos, hay misterios que van mas allá de lo que nuestros ojos humanos pueden ver.

Estoy segura que esto que ha pasado, que estas dos muertes no son errores (ninguna muerte lo es), el universo es muy sabio.

Una de las muertes, comprendo la misión de esa persona, lo que vino a hacer y lo que le faltaba por hacer para poder partir, lo hizo y regresó a casa.
Por es mas difícil tratar de comprender la otra muerte...pero estoy segura que esta gran madre tiene un propósito y una misión enorme en esta vida...estoy segura va a haber mucho aprendizaje alrededor de ella, todos los que la rodean y conocen tienen mucho que aprender, valorar, amar...ella va a ayudar a muchas personas a despertar, a abrir los ojos...

Todo lo que nos pasa en la vida es para que aprendamos, para que sanemos, para que evolucionemos y a veces el plan es tan grande y perfecto que lo que le sucede a una familia tiene un efecto no solo en esa familia sino en muchas mas.
Todo lo que se va a lograr a partir de esta muerte van a ser cosas inimaginables, increíbles y con una bendición eterna.

Yo lo veo así porque es la única manera en que puedo intentar comprender tanto dolor.

Una vez mas...la muerte nos abre a la vida!

domingo, 7 de septiembre de 2014

Una vez más


Una vez más me sorprende la muerte.
Una vez más nos pone al límite, nos hace ver nuestra vulnerabilidad, nuestra mortalidad, nos hace ver que no podemos controlar todo mucho menos cuando vamos a partir.

Una vez más la muerte nos enseña a amar la vida, a vivir el presente, a vivir sólo por hoy todos los días , a decir hoy: te quiero, te amo, te extraño, te admiro...una vez más nos enfrenta con su maravilloso misterio, ese misterio que nos envuelve, nos alucina, nos engaña (muchas veces), nos sorprende.
Nos hace sentirnos ignorantes, humanos, nos hace intentar responder sus preguntas, esas preguntas que sabemos no tienen respuestas y si las tiene no las vamos a encontrar con nuestra mente humana y limitada.

Una vez más nos hace mirarnos a nosotros mismos, nos hace mirar muy dentro de nosotros y preguntarnos si estamos haciendo bien las cosas, si estamos realmente viviendo o simplemente sobreviviendo, si estamos amando con locura, si estamos abriendo nuestro corazón y nuestra mente a los demás y a nosotros mismos.
Nos hace cuestionar nuestras creencias, nuestras vivencias.
Nos para frente al abismo de nuestra vida, nos hace maldecir a la vida, al destino, al dolor pero al mismo tiempo también nos hace abrazar la vida, respirarla, amarla, sentirla...la muerte nos hace sentir más vivos que nunca.

Por qué se van los buenos? Porque son los afortunados, son los que ya cumplieron con lo que vinieron a hacer, dejaron sus lazos de amor tejidos entre las personas que tocaron su vida, porque ya están en paz, en armonía, alcanzaron la máxima luminosidad y regresaron a casa si justamente eso regresaron a casa.

Gracias por iluminar las vidas de las personas que te conocieron, en especial la vida de esas tres mujeres a las cuales les dejaste más de lo que te puedes imaginar, endulzaste sus vidas y las hiciste felices, gracias por quedarte hasta que lo cumpliste.

Que tu luz brille por siempre Sandro! 

Ursula