lunes, 19 de septiembre de 2016

Me gustan las personas auténticas e imperfectas


Desde que partió Gabriel valoro muchas cosas que antes no valoraba. 

Al enfrentarte con la muerte, te enfrentas con tus peores miedos, te enfrentas con tus demonios, la muerte te lleva al límite pero es ahí donde esta el aprendizaje y es ahí donde empiezas a ver la vida con otros ojos...con los verdaderos diría yo y es ahí donde empiezas a valorar de corazón.

Una de las cosas que más valoro hoy en día es la autenticidad de las personas, no soporto la hipocresía, no soporto la falsedad.
Me encanta cuando estoy con personas que se muestran como son, sin vergüenza, sin temor. 
Me encantan las personas que no fingen ser lo que no son y no fingen tener lo que no tienen.
Me encanta conversar con personas transparentes, con personas de mirada limpia y clara, con personas que no tienen temor de mirarte fijamente a los ojos, con personas que prefieren conversar contigo que mirar su teléfono.
Me gusta poder conversar acerca de todo, de temas profundos, esos que te llegan al alma, de temas trascendentales, de aquellos que te puedes quedar horas filosofando.
Me gusta sentirme llena del corazón y del alma después de esas conversaciones, me gusta sentir que aprendí algo o mucho, me gusta sentir que aprendieron de mi también.

No me gustan las personas que dicen ser felices todo el tiempo, que nunca les pasa nada, que sus hijos, sus esposos, sus matrimonios, sus trabajos son perfectos...es que acaso eso existe?

Me gustan las personas que dicen la verdad, que se pelean con el marido, que gritan a los hijos, que lloran en el baño porque no pueden más, que necesitan un break de sus familias...me gustan, me gustan porque las veo reales, las veo auténticas y me gustan también cuando me cuentan que se amistaron con su esposo, que aman a sus hijos mas que a su vida, que se van de vacaciones todos juntos.

No somos perfectos entonces...por qué queremos mostrarnos perfectos ante el mundo? Por qué siempre estamos demostrando lo que no somos, lo que no tenemos? Queremos mostrar aquello que anhelamos, pero eso no somos.

Yo trato todos los días de ser yo misma y mostrarme así ante el mundo, ante los demás. No trato de fingir que todo es perfecto en mi mundo porque no lo es pero dentro de la imperfección de mi vida yo encuentro la perfección.

Mi grupo de amigas es cada vez mas pequeño porque trato de rodearme de personas autenticas e imperfectas con vidas autenticas e imperfectas, con esposos auténticos e imperfectos, con hijos auténticos e imperfectos, con matrimonios auténticos pero imperfectos.

Me rodeo cada vez más de personas reales, reales y totalmente imperfectas!

Con amor e imperfección,

Uchi




lunes, 12 de septiembre de 2016

Me permito soñar


A veces pienso, no solo a veces sino siempre, en como seria mi vida si Gabriel estuviera acá pero no solo como seria mi vida sino como seria mi familia.
El que Gabriel no este fisicamente con nosotros se siente, se siente cuando veo la gran diferencia de años entre mis hijos. Cristobal tiene 15 y Leia tiene 5...si Gabriel estuviera esa diferencia no se notaria tanto, esa diferencia no seria diferencia, tal vez a veces pienso que hasta la relación de Cristobal con Leia seria distinta, se llevarían mejor porque tal vez Gabriel haría como una especie de equilibrio entre ellos...no lo se y nunca lo sabré pero así y todo lo pienso, lo pienso mucho.

No puedo evitar imaginar como seria con él acá, como seria nuestra dinámica, que estaríamos haciendo, como se llevaría él con Leia, con Cris, conmigo, con su papá. 
Pienso en si le gustaría el deporte, o la música, o el arte, en si tendría que llevarlo a clases en las tardes como lo hago con sus hermanos, en como tendría que partirme en tres para poder estar con ellos y atenderlos por igual.

Creo que los padres que hemos perdido un hijo sin importar la edad que este hijo tenia al partir, nos vamos a hacer esta serie de preguntas toda la vida, vamos a imaginar aquello que nunca va a suceder, tan solo va a suceder en nuestras mentes y en nuestro corazón. Siempre vamos a añorar esos momentos no vividos, vamos a tener recuerdos de vivencias fantasiosas, vamos a quedarnos dormidos soñando con aquello que jamás va a suceder. 
Como dice Joaquin Sabina en una de sus canciones: "No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió"

Pero continuo, así es continuo con mi vida y con la vida de mis hijos y con la vida de Gabriel guardada en mi memoria, en mi corazón y en mi alma. Continuo porque la vida es bella y porque merece ser vivida con alegría, continuo porque es lo que me toco vivir y lo acepto con la cabeza en alto, ya que no puedo cambiar lo que sucedió pues puedo elegir como vivirlo y elijo vivirlo con Amor!

Si, siento dolor, siento pena, siento tristeza a veces siento rabia, celos, envidia...si, siento todo eso y más porque soy humana y porque me doy permiso para sentir, me doy permiso para expresar, me doy permiso para llorar, me doy permiso para soñar con aquellos momentos que sé que no pasarán pero si yo quiero que pasen en mi mente pues me doy permiso para eso también.

Me permito soñar despierta en como sería mi chiquito, me permito soñar despierta en como sería su vida, mi vida, nuestras vidas, me permito soñar despierta e imaginármelo grande, enamorado, tal vez casado, con hijos, tal vez sin hijos, viajando, disfrutando de la vida, tomándose una copa de vino mirando el mar...Si, me permito soñar porque eso alegra mi corazón, mi alma, mi vida.
Soñar es gratis y me saca una sonrisa aunque a veces también me saque lágrimas, pues igual las recibo con amor y sigo soñando...

Llena de sueños y con amor...

Uchi



lunes, 22 de agosto de 2016

La importancia del deporte (en el duelo)


Casi siempre he hecho deporte. Lo he hecho por temporadas algunas largas otras mas cortas.
Me considero una mujer activa y me gusta verme y sentirme bien.

Cuando Gabriel partió yo acababa de dar a luz a Leia, habían pasado 26 días. En ese momento no estaba haciendo deporte pero durante el embarazo de Leia hice algo de ejercicio. Me preparé para el parto con una doula y en algunas sesiones hacíamos algo de yoga y pilates.

Obviamente los primeros 3 meses no tenia nada de ganas ni ánimos de hacer deporte, aparte Leia nació por cesárea así que igual tenia que esperar un tiempo para poder empezar a hacer algo.

A los 4 meses de la muerte de Gabriel, nos mudamos al nuevo departamento que compramos (el nuestro lo vendimos al día siguiente de la muerte de Gabriel y nos mudamos a la casa de mis papas hasta que consiguiéramos uno nuevo) y este departamento esta a una cuadra del pentagonito.

Hubieron muchas mañanas en que pasaba con mi auto por el pentagonito y veía a las personas correr y junto con eso sentía unas ganas de salir corriendo, pero salir corriendo como si quisiera escapar de lo que sentía, de lo que vivía, escapar de mi vida. 
Como en la vida no existen las coincidencias, una de mis vecinas corría y un día me preguntó si no quería empezar a correr con ella. Le dije que si, fui corriendo a comprarme un buen par de zapatillas y así empezó mi pasión por este deporte. Al principio corría con ella pero un día me dijo que no podía salir así que me anime a salir sola y desde esa fecha no he parado de correr. 
Corro porque correr me centra, me hace estar en el momento presente, me enfoca, me ayuda a encontrar respuestas y porque siento que es un momento en que estoy solo yo conmigo misma. A veces corro porque quiero escapar de algo, de algo que pienso, de algo que siento o de algo que tengo temor a sentir, pero al correr en vez de escapar me conecto con eso que no quiero, siento mas y pienso menos. No corro y nunca he corrido en ninguna carrera, en ninguna maratón porque no soporto la multitud, me gusta correr sola, yo, la pista y el viento, corro para mi, no corro para demostrar nada a nadie ni para demostrarme nada a mi misma, corro porque el correr acalla mi mente y solo por eso amo este deporte. 

Si quieres empezar a correr lo primero que te aconsejo es, invertir en un buen par de zapatillas. Las zapatillas son básicas para correr. Tienes que encontrar las que se acomoden a tu pisada y cambiarlas cada 6 meses. Corre a tu tiempo, corre para ti, que no preocupe nada solo enfócate en el presente y déjate llevar.

Algunos beneficios de correr son:

  1. Mejora la actividad cerebral.
  2. Evita la depresión.
  3. Evita enfermedades cardiovasculares.
  4. Proporciona buenas sensaciones.
  5. Mejora el bienestar psíquico.
  6.  Limpia las arterias y los pulmones.
  7. Tonifica los músculos, fortalece los huesos y refuerza los cartílagos.
  8. Despeja la mente y aclara las ideas.
  9. Aumenta la capacidad respiratoria.
  10. Te hace sentir mas optimista, entre otras.
Mi amor por el yoga empezó unos meses después. Un día conversando con mi mamá decidimos ir a una clase de prueba. Fui, hice la clase y nunca más dejé de ir.
Soy una persona que piensa mucho, mi mente va a mil por hora todo el tiempo. Muchas veces estoy agotada pero no físicamente sino mentalmente. Mi mente va mas rápido que mi cuerpo y eso me puede jugar muy malas pasadas.
El yoga me ayuda a callar mi mente también, me ayuda a relajarme, a vivir el hoy, a respirar bien, a estar agradecida todo el tiempo.

Algunos beneficios del yoga son:

  1. Alivio de tensiones.
  2. Paz interior.
  3. Mejora la inmunidad.
  4. Te ayuda a vivir con más conciencia.
  5. Mejora tus relaciones.
  6. Te ayuda a dormir mejor.
  7. Mejora nuestra capacidad pulmonar.
  8. Combate el estrés.
  9. Te hace más feliz.
  10. Aumenta la energía y la vitalidad, entre otras.

Te recomiendo hacer algún deporte. Te va a ayudar a calmar tu mente y tu corazón, te va a ayudar a despejar tu mente de pensamiento indeseados, te va a ayudar a respirar mejor, a estar mas consciente, a vivir el día a día, a dormir mejor, a estar mejor no solo fisicamente sino también mentalmente.

Con amor,

Uchi